null: nullpx

¿Cuánto le costará a Samsung el entierro del Galaxy Note 7?

Una seguidilla de problemas rodeó al aparato poco tiempo después de su lanzamiento. La empresa surcoreana debió reemplazar 2.5 millones de aparatos en septiembre porque sus baterías se calentaban excesivamente e incendiaban. Y esta semana debió paralizar por completo su producción después de que esos reemplazos comenzaron a fallar.
12 Oct 2016 – 2:47 PM EDT

El 2 de agosto pasado, Samsung presentó su nuevo modelo Galaxy Note 7 por todo lo alto. Desveló las nuevas herramientas del aparato en un evento que transmitió por YouTube. Quien tuviese una de sus gafas de realidad virtual Cardboard o Gear VR podía incluso conocer desde su casa el nuevo teléfono inteligente como si estuviese en el lugar.

El lanzamiento al mercado lo hizo poco después, el 19 de agosto. Pero apenas cinco días más tarde recibió el primer reporte de que uno de sus Note 7, dispositivo con el que buscaba competir con el nuevo iPhone 7, había 'explotado' en Corea del Sur.

De ahí en adelante, su teléfono insignia nunca se recuperó.

Samsung, la mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, pidió a quienes tuvieran un Note 7 en sus manos que lo llevaran para recibir un reemplazo porque las baterías se estaban calentando o incendiándose. En total, 2.5 millones de dispositivos debieron ser reemplazados.

Pero, cuando la compañía parecía sobrellevar el golpe, le llovió sobre mojado. Los teléfonos que habían sido reemplazados también presentaron problemas. Hasta la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por su sigla en inglés) ordenó a los dueños de un Note 7 que los apagaran mientras estuviesen en el aire.

Y, esta semana, el Galaxy Note 7 se convirtió en uno de los fiascos tecnológicos más costosos de la historia de esta industria. Samsung paralizó su producción de este modelo y pidió a sus socios que lo venden que dejen de hacerlo.

Por el momento se desconoce cuál es el problema con los teléfonos reemplazados. En una sección de preguntas y respuestas sobre los Note 7 que tiene en su página web se limita a explicar que está investigando y mientras lo haga toda persona que posea uno debe apagarlo inmediatamente y puede pedir un reembolso.

Una portavoz de Samsung en Estados Unidos sí respondió a Univision Noticias que la empresa tiene en curso un proceso para reciclar los teléfonos defectuosos como estipulan las regulaciones gubernamentales.

Analistas han recomendado a Samsung que dilucide lo antes posible la causa del problema porque, de lo contrario, el impacto financiero podría ser más pronunciado. Mientras tanto, competidores como LG Electronics, que usan el sistema Android, podrían pescar en río revuelto.

A continuación te explicamos, con cifras, el dolor de cabeza económico que el entierro del Galaxy Note 7 ha causado a la firma:

  • Este miércoles, Samsung anunció que la pérdida por haber sacado este modelo del mercado alcanzará los 2,300 millones de dólares en el tercer trimestre de este año (julio a septiembre).
  • Ante esa pérdida, la empresa recortó en una tercera parte la ganancia que había estimado para ese mismo período. Es decir, ahora anticipa una ganancia de 5.2 billones de wons, o 4,700 millones de dólares, frente a los 7.8 billones de wons que había previsto antes de la debacle de este smartphone.
  • La compañía esperaba producir (y vender) 19 millones de Note 7, a un precio promedio de 882 dólares. Un cálculo hecho por la agencia Reuters estimó con esos datos que Samsung dejará de vender cerca de 17,000 millones de dólares.
  • Las potenciales ventas no son lo único que se ha esfumado. Los inversores se han puesto nerviosos por las noticias que Samsung ha dado en los últimos días. Ello se ha traducido en una caída del 10% en el precio de sus acciones en la bolsa de Seúl esta semana. El desplome es el más pronunciado desde mayo de 2012, según datos históricos de Reuters.


RELACIONADOS:TecnologíaEmpresasSamsungSmartphones
Publicidad