null: nullpx
Seguro Médico

Por qué tantos niños latinos no tienen seguro médico en EEUU

Los niños de familias hispanas y afroamericanas de EEUU son los más afectados por no poseer Medicaid y CHIP, pero las causas no se relacionan con el origen étnico.
25 May 2016 – 6:25 PM EDT

Los niños de familias latinas y afroamericanas de Estados Unidos son los más afectados por no poseer Medicaid y CHIP, aun cuando califican para tenerlo. Esa es la conclusión de una investigación reciente llevada a cabo por Glenn Flores, jefe de investigación sobre políticas de salud de Medica Research Institute en Minnesotta, quien atribuye esta realidad a varias causas.

“La mayoría de los padres (51%) no está consciente de que su niño es elegible para Medicaid o CHIP. En un tercio de los casos, la cobertura del seguro se perdió debido a su expiración sin que los padres aplicaran otra vez”, explicó Flores a Univision Noticias.

En la investigación solo 49% de los padres latinos y afroamericanos encuestados sabía que sus hijos calificaban para el seguro subsidiado. Sin embargo, el 95% de estos casos sí había sido asegurado en el pasado.

Más que con el origen étnico, según el especialista las razones más comunes se relacionan con otros factores, como que "la familia tenía demasiados ingresos y no calificó, cambio de trabajo, cambio de dirección o aplicaron, pero nunca recibieron una respuesta”. También influyen aspectos como el estatus migratorio de los padres, tener dos padres trabajando y bajos ingresos.

Problemas de salud y dificultades financieras

El estudio desarrollado por Medica Research Institute indica que 38% de los niños sin seguro tenía una salud por debajo del nivel óptimo y la mayoría no tenía ningún proveedor de atención primaria porque para sus padres son muy costosos. Entre las necesidades no cubiertas están atención de salud mental (70% de los casos), atención dental (61%), atención oftalmológica (46%), dispositivos para la movilidad (67%) y la atención especializada (57%).

Debido a los problemas de salud de sus hijos, más de un tercio de estos padres tenía dificultades financieras, 23% había reducido su horario laboral y 1 de cada 10 había dejado de trabajar.

Flores, el autor del estudio, afirma que es evidente la necesidad de una mejor educación parental sobre Medicaid y CHIP, así como hacer esfuerzos especiales para llegar a las poblaciones con mayor riesgo de falta de conciencia. En ese sentido, a través del programa Kids’ HELP, él y su equipo han documentado cómo una intervención en los padres resulta en múltiples beneficios: más niños son asegurados más rápido, mejora el acceso al cuidado de salud y la satisfacción de los padres, mejora la calidad de vida de los niños, se ahorran miles de dólares por niño, se crean puestos de trabajo, se eliminan las disparidades, “y la intervención potencialmente podría salvar miles de millones de dólares a nuestro país”.

Los investigadores se enfocaron en Dallas, condado de Texas que resultaba idóneo para su análisis por sus características socio-económicas. Entre los años 2011 y 2014, visitaron lugares donde hacen vida familias de bajos ingresos, buscando individuos que cumplieran con tres características: menores de 18 años que no tuviesen seguro de salud, cuyos padres fuesen latinos, hispanos o afroamericanos y que fueran elegibles para Medicaid y CHIP. Los resultados del estudio fueron publicados en International Journal for Equity in Health.


Publicidad