Scion

Probamos el Scion iA 2016

Un gran balance entre motor y chasis hace que está diminuto sedan sea el nuevo campeón de manejo de la categoría de los subcompactos


Finalmente ocurrió. Después de de dos años sin presentar nuevos modelos Scion, la marca de vehículos `juveniles’ de Toyota dio una inequívoca señal de vida con el lanzamiento al final del 2015 de dos nuevos y muy necesarios productos para renovar su alineación. Uno de ellos, el Scion iA es una versión de la versión de tres volúmenes del totalmente nuevo Mazda2 de Mazda, el cual por cierto no será comercializado en los Estados Unidos.

El Scion iA competirá en el mercado estadounidense como uno de los mejores sub-compactos del mercado sin necesidad de compartir su aspecto ni su mecánica con su donante, a diferencia de en Canadá, donde el público no sólo tendrá la posibilidad de optar por el mismo vehículo bajo el nombre Mazda2, sino también bajo el nombre Toyota Yaris Sedán, el cual por cierto, no tiene nada que ver con el Toyota Yaris que se vende en los Estados Unidos y mucho con el auto que te estamos mostrando. ¿Te parece confuso? No hay problema, a nosotros también.

DISEÑO

El diseño es muy Mazda. Suaves líneas de carácter, semejantes a la de los modelos más recientes de la casa de Hiroshima, navegan a lo largo del vehículo dándole haciendo esbelta a una masa que es rechoncha por necesidad. En el frontal Toyota logró añadir algo de su propio ADN, logrando una parilla de líneas angulares y profundas que nos recuerda al Corolla Sport, que aunque no necesariamente fluye con el resto del diseño tampoco rompe diametralmente con él. La parte trasera luce como un modelo a escala del elegante Mazda3.

EN LA CABINA

La cabina es sólida, bien terminada y notoriamente silenciosa para un vehículo subcompacto. El diseño es familiarmente Mazda, donde el único toque Toyota está en el logo que reside en el centro del volante de tres rayos. De resto conseguimos un tablero esencialmente igual al del nuevo MX-5 Miata y que utiliza el mismol combo de instrumentos digitales y analógicos que conseguimos en el Mazda3, una combinación que transmite propósito y calidad.

El tablero incluye una pantalla de 7 pulgadas sensible al tacto para el sistema de navegación y entretenimiento, el cual también es controlable a través de una perilla rotativa y un par de botones en la consola central, no muy distinto al sistema Command de Mercedes-Benz. El Scion iA también incluye encendido por botón y acceso inteligente, siendo el auto más barato del mercado en ofrecer estas tecnologías.

La falta de un portón trasero, limita severamente la utilidad del iA poniéndolo en desventaja frente a sus prácticos competidores como el Honda Fit o el Ford Fiesta.

TREN MOTRIZ

El corazón del Scion iA es un motor 4 cilindros de 1.5 litros de desplazamiento acoplado a una transmisión transeje automática de 6 velocidades con cambios manuales y modo Sport o a una transmisión manual con igual número de velocidades. El 1.5 litros genera 106 caballos de fuerza y 103 lbs.-pie de torque y rinde según los estimados de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA según sus siglas en ingles) 33 de millas por galón en circuito urbano y en 42 autopista para el modelo con transmisión automática y de 31/41 para los modelos equipados con la caja de cambios manual.

DETRÁS DEL VOLANTE

Después de probar el Scion iA equipado con transmisión manual lo menos que podemos decir es que el primer sedan de Sción se comporta como idealmente todo mini auto se debería comportar. El motor, sin ser ningún portento de potencia, revoluciona amablemente y hasta con gusto. Es difícil de no sentir admiración por el desempeño del iA, sobre todo cuando tomamos en cuenta las limitaciones inherente a su tamaño que los subcompactos tienen para lograr una buena experiencia de conducción. Los tiros cortos de su deliciosa palanca de cambios en combinación con un embrague bien balanceado hacen que la conducción del Scion iA sea muy placentera y algo enviciante. La dirección y los frenos están a la par del espíritu deportivo y sofisticado del Scion iA, lo que contribuye a unos ejemplares modales de ruta.

La combinación de motor y chasis del nuevo Scion iA, con su direccionamiento preciso y su acertada distribución de potencia, hacen que está diminuto sedan sea sin duda el nuevo campeón de manejo de la categoría de los subcompactos, hasta nuevo aviso.

El Scion iA es construido junto con el Mazda2, en la planta de ensamblaje de Mazda en Guanajuato, México y cuenta con un precio base de $16,495 para el iA con transmisión manual y de $17,595 para el automático y, siguiendo las jóvenes tradiciones de Scion el iA viene con un solo nivel de equipamiento.


RELACIONADOS:SedanesPruebas de Manejo