null: nullpx
Enfermedades Hepáticas

Si eres diabético e hispano tienes más riesgo de desarrollar hígado graso: esta feria te ayudará a prevenirlo, detectarlo y hasta revertirlo

Cambios en la dieta pueden tener un gran impacto sobre esta afección silenciosa que muchas veces no presenta síntomas. La detección temprana es fundamental y este viernes en Chula Vista, California, las personas podrán hacerse el despistaje y obtener información de forma gratuita, sin importar cuál sea su status migratorio.
Fuertes Juntos sponsor logo
9 Oct 2019 – 10:35 PM EDT

El hígado graso es una de las afecciones de salud asociadas a la diabetes: estudios indican que hasta 70% de los diabéticos la padecen. La buena noticia es que no solo es prevenible, sino que también se puede revertir ya que el hígado es el único órgano que tiene la capacidad de regenerarse, explica a Univision Noticias el doctor Tarek Hassanein, fundador del Southern California Liver & GI Center.

Con miras a ayudar a todos los pacientes, tengan o no seguro médico o papeles, el viernes 11 de octubre el especialista liderará una feria gratuita de salud en el Parkway Community Center de Chula Vista (California), muy cerca de la frontera con Tijuana, México, donde se ofrecerán importantes despistajes, así como información sobre tratamiento y prevención. Se efectuará de 9am a 5pm PT en el histótico Chula Vista Women’s Club, localizado en la 357 G St., Chula Vista CA.

Se habla de hígado graso no alcohólico cuando hay excesiva acumulación de grasa en las células del hígado y condiciones como la diabetes, hipertensión y la obesidad aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad que afecta a un 25% de la población general y tiene alta incidencia entre los hispanos.

“Hay cierta predisposición genética con mutaciones que suelen ser comunes en la población hispana”, explica Hassanein, aunque aclara que está lejos de ser el único motivo del porqué el hígado graso afecta tanto a este sector de la población.


El asociar el sobrepeso a bienestar y la falta de acceso a la salud también juegan un papel importante. “No reciben suficiente asesoría nutricional o consejos que los ayuden a mejorar el hígado graso”, subraya.

De todas formas, cualquier persona, independientemente de su raza o edad, puede desarrollar hígado graso. No por casualidad es el trastorno hepático más común en EEUU.

Pocos o ningún síntoma

Pequeños cambios en la dieta pueden tener un gran impacto no sólo para prevenir el hígado graso sino también para revertirlo: “La dieta es el pilar fundamental del manejo de esta enfermedad y no todas las personas que tienen hígado graso llegarán a tener complicaciones como cirrosis o cáncer hepático”, subraya el especialista.

Bajar de peso puede reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis en el hígado, por eso uno de los primeros pasos es adegalzar.

Los chequeos médicos oportunos y regulares son vitales ya que el hígado graso es una afección silenciosa con pocos o ningún síntoma. Hay quienes sienten cansancio o tienen molestias en el lado superior derecho del abdomen, pero no ocurre en todos los casos.

Las pruebas de detección abarcan exámenes de sangre y ultrasonido. Una vez diagnosticado el hígado graso, se procede a determinar en qué fase se encuentra. Se habla de hígado graso simple cuando hay grasa, pero poca o ninguna inflamación en las células; y de esteatosis hepática no alcohólica cuando ya hay inflamación y daño a nivel celular, lo que puede causar fibrosis o cicatrización del hígado.

No hay medicamentos que hayan sido aprobados para tratar el hígado graso. Se cree que un medicamento para la diabetes o la vitamina E pueden ayudar, pero se necesita mayor investigación.

Para obtener más información sobre el hígado graso visita este enlace.

15 maneras sencillas de evitar las calorías vacías que no aportan nutrientes

Loading
Cargando galería
Publicidad