null: nullpx
Salud Mental

Los adolescentes pasan más de 7 horas al día enganchados a las pantallas, ¿qué está pasando aquí?

Los hábitos tecnológicos de los menores son, cada vez en mayor medida, un motivo de preocupación (claro que también lo son los nuestros, los de los adultos). Un estudio difundido estaba semana revela que los niños estadounidenses de entre 8 y 12 años pasan 4 horas y 44 minutos al día frente a la pantalla, mientras que los adolescentes están enganchados 7 horas y 22 minutos. ¿Cuáles son las consecuencias?
2 Nov 2019 – 4:51 PM EDT

Aunque ya estemos curados de espanto, las últimas cifras que arroja el informe de Common Sense Media, una organización sin ánimo de lucro dedicada a promover el uso seguro de la tecnología y los medios entre los menores de edad, muestran de que los tentáculos de los celulares y pantallas alcanzan cada vez más parcelas de la vida y de formas preocupantes.

Los niños estadounidenses de entre 8 y 12 años pasan 4 horas y 44 minutos frente a la pantalla cada día, mientras que los adolescentes están enganchados 7 horas y 22 minutos diariamente. La encuesta, realizada a más de 1,600 menores de edad entre marzo y abril pasado, indica que el porcentaje de adolescentes que dice pasar más de 8 horas diarias frente a una pantalla es del 29%, y solo el 4 % dice que no ocupa su tiempo de ocio de esta manera.

De acuerdo con Common Sense Media, en 2015 el tiempo que se dedicaba a ver videos online ocupaba el quinto lugar en lo que se refiere a las actividades preferidas, después de la televisión, la música, videojuegos. Hoy, los videos en línea son la actividad favorita entre los jóvenes.

Esto tiene importantes implicaciones, señala el estudio: ver video online es una actividad individual, con menos oportunidades para compartirse en familia. Padres e hijos pueden ocupar el mismo espacio físico, pero no las mismas experiencias.

Otros datos importantes que arroja el sondeo son:

  • Los niños de familias con mayor educación y nivel adquisitivo pasan dos horas menos (como media) frente a las pantallas. Un dato que confirma la tendencia de que, conforme aparecen más pantallas en las personas de clase media o baja, y sabemos más sobre el efecto que las redes sociales tienen en la salud, van desapareciendo de la vida de los más pudientes.
  • El 53% de los niños tienen su propio celular a los 11 años; el porcentaje es de un 69% cuando alcanzan los 12.
  • Los jóvenes pasan poco tiempo creando su propio contenido o interactuando con otros en las pantallas. Entre los niños de 8 a 12 años, poco más de la mitad de todo el tiempo de su uso se dedica a la televisión o los videos, y el 31% a los juegos. Leer online, crear contenido como arte o música cuenta por un 2%.
  • El 69% de los adolescentes de entre 13 y 18 años ven videos en línea en comparación con el 34% que lo hacía en 2015. Algo similar ocurre en los niños de edades entre 8 y 12 años, que pasaron del 24% en 2015 al 56% en la encuesta de este año.
  • Los teléfonos inteligentes le ganan la partida a los aparatos de televisión en captar la atención de los niños y los adolescentes. Así, en 2015 los adolescentes de entre 13 y 18 años veían en promedio una hora y 31 minutos de televisión al día y actualmente se ha reducido a 67 minutos. Entre los niños de 8 a 12 años el promedio de tiempo dedicado a ver el televisor cada día en 2015 era de una hora y 29 minutos y actualmente es de 64 minutos.
  • Los adolescentes ahora ven menos programas en directo y más en servicios bajo demanda. En 2015, el 48% de los programas que veían los jóvenes eran en directo y el 33 % en diferido. Actualmente sólo el 24% ven contenidos en directo y el 40% bajo demanda.

¿Qué está pasando aquí? Presentamos cinco apuntes que arrojan más contexto a la situación:



Por qué hay que tomarse en serio el juego de los niños

Loading
Cargando galería
Publicidad