null: nullpx
Violencia

La policía usa balas de goma que pueden matar, cegar o mutilar de por vida a los manifestantes

La policía de numerosas ciudades está utilizando métodos para controlar a las multitudes supuestamente no letales, desde balas de goma a gas lacrimógeno o aerosoles de pimienta. Read this story in English.
3 Jun 2020 – 11:50 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

En ciudades de todo el país, los departamentos de policía han tratado de frenar los disturbios provocados por la muerte de George Floyd disparando balas de goma a las multitudes, a pesar de que cinco décadas de evidencia muestran que estas armas pueden incapacitar, desfigurar e incluso matar.

Además de las balas de goma, que generalmente tienen un núcleo de metal, la policía ha usado gases lacrimógenos, granadas explosivas, gas pimienta y proyectiles para controlar a las multitudes de manifestantes que demandan justicia para Floyd, de 46 años, quien murió después que un oficial de policía de Minneapolis se arrodillara sobre su cuello, mientras otros oficiales lo sostenían.

Algunas manifestaciones pacíficas se han vuelto violentas, con personas rompiendo ventanas, incendiando edificios y saqueando tiendas.

El uso de balas de goma por parte de la policía ha provocado indignación, con imágenes gráficas en las redes sociales mostrando a personas que perdieron un ojo o sufrieron otras lesiones después de recibir el impacto.

Un estudio publicado en 2017 en el British Medical Journal encontró que el 3% de las personas impactadas por balas de goma murieron a causa de la lesión. El 15% de las 1,984 personas analizadas sufrieron lesiones permanentes por estas, también conocidas como "proyectiles de impacto cinético".

Las balas de goma deben usarse solo para controlar "una multitud extremadamente peligrosa", dijo Brian Higgins, ex jefe de policía del condado de Bergen, Nueva Jersey.

"Dispararlas en multitudes abiertas es imprudente y peligroso", dijo el doctor Douglas Lazzaro, profesor y experto en trauma ocular en la NYU Langone Health.

La última semana de mayo, una abuela en La Mesa, California, fue hospitalizada en una unidad de terapia intensiva después de recibir el impacto de una bala de goma entre los ojos. El actor Kendrick Sampson dijo que sufrió el impacto de siete balas de goma en una protesta en Los Ángeles.

En Washington, DC, la Guardia Nacional supuestamente disparó balas de goma el lunes 1 de junio para dispersar a los manifestantes pacíficos cerca de una iglesia histórica donde el presidente Donald Trump después se sacó una foto.

En una declaración, el fiscal general William Barr defendió las acciones de los agentes de la ley locales y federales en Washington, diciendo que habían "hecho un progreso significativo restaurando el orden en la capital de la nación".

Barr no mencionó el uso de gas lacrimógeno o balas de goma.

La fotógrafa independiente Linda Tirado dijo que fue cegada por una bala de goma en una protesta en Minneapolis.

En un correo electrónico, el vocero del Departamento de Policía de Minneapolis, John Elder, dijo: "Utilizamos balas de espuma menos letales, de 40 mm. No usamos balas de goma".

Elder no mencionó la marca de estas balas de espuma. Pero un sitio web las describe como proyectiles que son " una solución excelente si necesita incapacitar a un solo sujeto o controlar una multitud".

Nadie sabe con qué frecuencia la policía usa balas de goma, o cuántas personas sufren daños cada año, dijo el doctor Rohini Haar, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California-Berkeley y experto médico de Physicians for Human Rights. Muchas víctimas no van al hospital.

La policía no está obligada a documentar su uso, por lo que no hay datos nacionales que muestren con qué frecuencia se usan, dijo Higgins, ahora profesor adjunto en el John Jay College of Criminal Justice en Nueva York. No existen estándares nacionales para su uso.

Cuando apuntan a las piernas, las balas de goma pueden evitar que una persona peligrosa o una multitud se acerque a un oficial de policía, dijo Lazzaro.

Pero cuando se dispara a corta distancia, pueden penetrar en la piel, romper huesos, fracturar el cráneo y hacer explotar el globo ocular, dijo. Las balas de goma pueden causar lesiones cerebrales traumáticas y " heridas abdominales graves, incluidas lesiones en el bazo y el intestino junto con los principales vasos sanguíneos", dijo el doctor Robert Glatter, médico de emergencias en la ciudad de Nueva York y vocero del Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia.


Disparar balas de goma a distancia disminuye tanto su fuerza como su precisión, lo que aumenta el riesgo de disparar a las personas en la cara o impactar en los transeúntes, dijo Lazzaro.

Physicians for Human Rights, un grupo de defensa sin fines de lucro con sede en Nueva York, ha pedido que se prohíban las balas de goma.

El ejército británico desarrolló balas de goma hace 50 años para controlar a los manifestantes nacionalistas en Irlanda del Norte, aunque el Reino Unido dejó de usarlas hace décadas.

Las fuerzas de seguridad israelíes utilizan balas de goma contra manifestantes palestinos. La policía francesa fue criticada por usar balas de goma el año pasado después que docenas de manifestantes resultaran heridos.

Violación de los derechos humanos

"Las balas de goma se usan casi todos los días en algún lugar del mundo", dijo Haar. "Usarlas contra civiles desarmados es una gran violación de los derechos humanos".

Según Physicians for Human Rights, muchas armas policiales consideradas "menos que letales" pueden causar graves daños.


  • Las armas acústicas, como los cañones que hacen ruidos muy fuertes, pueden dañar la audición.
  • El gas lacrimógeno puede dificultar la visión y la respiración.
  • El spray de pimienta, aunque es doloroso e irritante, no causa daños permanentes, dijo Lazzaro.
  • Las bolas de spray de pimienta, que se han utilizado para sofocar protestas recientes, pueden ser mortales cuando se usan incorrectamente. En 2004, una mujer de Boston de 21 años fue golpeada en el ojo y asesinada por un gránulo de gas pimienta disparado por la policía para dispersar a las multitudes que celebraban la victoria de la Serie Mundial de la ciudad.
  • Los dispositivos de desorientación que crean ruidos fuertes y luces brillantes, conocidos como granadas de conmoción cerebral o explosiones repentinas, pueden causar quemaduras graves y lesiones, incluido daño al tímpano. Las multitudes que corren por pánico pueden causar lesiones por aplastamiento.
  • Los cañones de agua pueden causar lesiones internas, caídas e incluso congelación si el clima es frío.
  • La fuerza física, como golpear a alguien para controlarlo, hace que aproximadamente 1 de cada 3 personas sean hospitalizadas, dijo el doctor Howie Mell, vocero del Colegio Americano de Médicos de Emergencia y ex médico táctico, que trabajó con los equipos SWAT.

Las balas de goma son menos dañinas que someter a las personas por "fuerza física o balas normales", dijo Mell. "Pero en estos días se están disparando mucho más de lo que se suelen disparar".
Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de Ia Kaiser Family Foundation no relacionado con Kaiser Permanent

"Justicia para George Floyd”: el clamor que comenzó en Minneapolis es ahora es una protesta global

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés