publicidad
Erika Hurt inconsciente en un parking en 2016.

La Policía difundió la foto de esta mujer en plena sobredosis con su hijo de 10 meses y ella ahora da las gracias

La Policía difundió la foto de esta mujer en plena sobredosis con su hijo de 10 meses y ella ahora da las gracias

Es una de las imágenes de la crisis de los opioides en Estados Unidos. En 2016 la policía fotografió a Erika Hunt en un parking inconsciente, un año después la mujer muestra en Facebook que está recuperada.

Erika Hurt inconsciente en un parking en 2016.
Erika Hurt inconsciente en un parking en 2016.

Tenía solo 25 años. Una jeringuilla vacía en una mano, la cabeza caía muerta hacia atrás, y aún más atrás, fuera del foco que captaba la imagen, su bebé de 10 meses en el asiento del coche.

La policía de Hope, Indiana, tomó en octubre de 2016 la foto de Erika Hurt en plena sobredosis en el parking de un Dollar General. Después la hizo pública y se hizo viral. “Estaba enfadada y quería culpar a la policía por poner mi intimidad ahí fuera y enseñar al mundo mi adicción privada, y todo eso", declaro a NBC News, que ha contado la historia de Erika al completo.

No sabía entonces que esta foto sería la clave para su recuperación. "Hasta entonces nunca me había visto actuando como una adicta", dijo Hurt al Washington Post. Verse a sí misma en un parking, en plena sobredosis, la hizo visualizar lo más oscuro de su drogadicción.

Esto, unido al tiempo que estuvo en la cárcel, separada de su hijo, fue lo que la ayudó a rehabilitarse. "Fue muy doloroso, después de eso me dije que no me iba a perder nada más de su vida", dijo Hunt.

Un año después Erika Hurt ha subido a Facebook una imagen bien distinta. Feliz, con su hijo en brazos, y con la leyenda "one year sober" (un año sobria). Pero también ha posteado la imagen del horror, de aquel momento tan bajo.

publicidad



La foto de Erika es una más de las imágenes que la epidemia de opioides en Estados Unidos deja cada día. Dos meses antes de que la policía tomara la foto de Erika Hurt, se propagó por todas partes otra imagen de una pareja semiinconsciente, drogada con opioides, con su nieto de 4 años en el asiento de atrás.

Aquella foto fue una prueba más de que la crisis de los opioides permeaba en todos los estratos de la sociedad y no solo en personas con modos de vida marginales.

Y a esta imagen le suceden historias similares cada día: "Pareja sufre una sobredosis simultanea frente a sus hijos", "Niños encuentran a sus padres muertos por sobredosis", "Arrestan a los padres de un bebé que casi muere por sobredosis de heroína".

Estos titulares son la personalización de unas cifras de adicción a los opioides tan elevadas que esta semana el presidente Trump declaraba la epidemia de los opioides como una emergencia de salud pública. 142 personas mueren al día en Estados Unidos por sobredosis, alertó un informe preliminar de la comisión creada por Trump para atender la epidemia, a cargo del gobernador de New Jersey Chris Christie. Esto significa que mueren cuatro veces más personas por sobredosis que en 1999.

Con este paso, la administración no destinará nuevos recursos a esta crisis ni podrá intervenir en la industria farmacéutica para abaratar el precio de algunos medicamentos. La decisión sí permitirá que el gobierno pueda anular algunas regulaciones y dará más flexibilidad a los estados sobre cómo pueden usar fondos federales y también expandir el uso de tratamientos con telemedicina, según informó The Washington Post.

En fotos: Ohio, el desolador reflejo de la epidemia de los opioides
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad