Johnson & Johnson sabía desde hace décadas que sus polvos de talco estaban contaminados con asbesto

La compañía de consumo y farmacéutica J&J conocía desde hace décadas que sus polvos de talco, uno de sus productos icónicos, estaban contaminados con asbesto (también llamado amianto), según una investigación de la agencia de noticias Reuters.
14 Dic 2018 – 2:10 PM EST

J&J conocía la presencia de pequeñas cantidades de asbesto en sus productos desde 1957, según una investigación elaborada por Reuters a partir de informes internos y otros documentos confidenciales. Esta investigación pone de manifiesto que los ejecutivos de la compañía, científicos, médicos y abogados eran conscientes de la situación y no lo revelaron al público ni a las autoridades.

Los documentos también muestran los esfuerzos del gigante farmacéutico para influir en los planes de las autoridades para limitar la presencia del asbesto en productos de talco, así como influir en los estudios sobre los efectos de los polvos de talco en la salud.

Las primeras menciones de polvo de talco con asbestp datan de unos informes de laboratorio de 1957 y 1958. Desde entonces y hasta principios de la década de 2000, la compañía tuvo acceso a similares informes elaborados por laboratorios independientes y sus propios científicos.

En 1976, cuando la FDA estudiaba limitar los productos cosméticos con polvos de talco, J&J aseguró a los reguladores que no se había detectado la presencia de amianto en ninguna muestra de talco producido entre 1972 y 1973. Sin embargo, en al menos tres tests de tres laboratorios diferentes entre 1972 y 1975 sí se había encontrado asbesto, y en un caso con niveles "bastante altos".


El asbesto o amianto, un producto potencialmente cancerígeno si sus fibras re respiran, ha sido un componente habitual en el talco mineral.

El pasado verano un jurado de St. Luis, Missouri, ordenó a la multinacional a pagar 4,690 millones de dólares a 22 mujeres y sus familias, que culpan del cáncer de ovario que padecían al amianto presente en los productos para bebés. La compañía apeló el fallo. En su defensa, la compañía ha venido utilizando el argumento de que el talco, un mineral que se encuentra muy próximo al amianto en el proceso de minado, es un producto seguro.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), no obstante, indica que no hay un nivel reconocido como "seguro" de exposición al amianto. Su uso está prohibido desde hace décadas en gran parte del mundo por su elevada toxicidad.

Aunque la mayor parte de las personas expuesta al mineral nunca desarrolla cáncer, para otras personas una exposición, aunque sea pequeña, resulta suficiente para desatar la enfermedad años después. De hecho, muchos demandantes alegan que las cantidades que inhalaron cuando usaron el producto fueron suficientes.

Las acciones de J&J se hundieron en Wall Street el viernes como resultado de esta revelación.

Las demandas generan más dudas: ¿el talco puede causar cáncer de ovario?

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Cáncer
Publicidad