null: nullpx
Coronavirus

Iglesias en California ya pueden abrir para ofrecer servicios religiosos de manera limitada

A pesar del levantamiento de las restricciones, los líderes católicos en el estado han decidido actuar con cautela y retrasarán la apertura hasta mediados de junio.
25 May 2020 – 06:46 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Autoridades del Departamento de Salud Pública de California anunciaron la reapertura en todo el estado de los lugares de culto para los servicios religiosos, aunque se requerirán ciertas modificaciones para mantener a los feligreses seguros y evitar la propagación del covid-19.

La reapertura de los lugares de culto está sujeta a la aprobación de cada uno de departamentos de Salud Pública en los 58 condados de California.

Bajo una nueva guía, las iglesias pueden celebrar servicios religiosos y funerales con un límite de asistencia del 25% de la capacidad de un inmueble o hasta 100 asistentes, lo que sea menor.

Esta guía ha creado molestias entre algunos lideres como el obispo Bob Jackson, de la iglesia Acts Full Gospel, en Oakland, California.

“El presidente dice una cosa, el gobernador algo distinto, los condados algo distinto, y han creado una gran confusión", dijo Jackson a Univision Noticias. “¿Cómo voy a abrir una iglesia para seis mil personas con el 25% de mis ovejas? ¿Cómo limitar solo a 100 personas mi congregación? “, añadió Jackson. “Esos números para mí no significan nada; no quiero parecer desafiante ni que no me importa lo que ellos digan, pero lo mejor es no reabrir el próximo domingo en la fiesta de Pentecostés y esperarnos hasta finales de junio” concluyó el obispo Jackson.


Si bien la gran mayoría de las grandes reuniones siguen prohibidas bajo la orden estatal de quedarse en casa, el Departamento de Salud Pública ha publicado también pautas para las protestas en persona y eventos diseñados para la expresión política. La guía limita la asistencia al 25% de la ocupación máxima de un área, o hasta 100 asistentes.

“Juntas, nuestras acciones han ayudado a doblar la curva y reducir las infecciones en nuestro estado. A medida que los sectores continúan abriéndose con cambios que apuntan a reducir el riesgo, recuerde que covid-19 todavía está presente en nuestras comunidades”, dijo en un comunicado la doctora Sonia Angell, Oficial de Salud Pública del Estado y Directora del Departamento de Salud Pública de California. “A medida que más personas salgan de nuestras casas, mantener la distancia física, cubrirse la cara en público y lavarse las manos con frecuencia son más importantes que nunca para ayudarnos a protegernos a nosotros mismos y a quienes nos rodean”.

Estas medidas no convencen a Jackson, quien cuestiona: "¿Cómo es posible que, entonces, sí permitan que miles de personas se aglomeren en las playas? ¿Cómo es posible que permitan que las personas se reúnan en grupo para tomar vino?”.


Las iglesias y centros de culto como mezquitas y sinagogas recibieron la orden de cerrar el 19 de marzo y desde entonces han sostenido servicios virtuales, aunque algunos reanudaron el domingo sus servicios en persona, en violación a la orden.

Las nuevas directrices emitidas por la administración del gobernador Gavin Newsom tuvieron que adelantarse, debido a la presión de más de un millar de pastores cristianos, a los que se les unió el presidente Donald Trump, quien firmó una orden ejecutiva para considerar las iglesias como “esenciales” y presionó para su reapertura inmediata.

Trump dijo que desautorizaría a los gobernadores que no permitieran la reapertura inmediata de las iglesias.

“Algunos gobernadores han considerado licorerías y clínicas de aborto como esencial”, dijo Trump, que añadió no estar de acuerdo. "No está bien. Así que estoy corrigiendo esta injusticia y llamo a las casas de culto esenciales”.

“El presidente puede decir lo que quiera, pero él sabe que no tiene jurisdicción sobre las decisiones de los gobernadores”, dijo el pastor Melvin Valiente, de First Baptist Church, en la ciudad de Maywood, California, al este de Los Ángeles.

“Para mí, es importante que sigamos los protocolos de seguridad por el bien de todos; las guías son correctas, pero yo esperaré hasta el mes de julio para poder convocar a mis feligreses, sobre todo porque Los Ángeles es el epicentro de la pandemia en California”, dijo. “Aparte, en la vecina ciudad de Vernon, a menos de una milla de distancia de donde nosotros nos congregamos, en una fábrica procesadora de carne de Farmer John se encontró el viernes a más de 130 trabajadores enfermos de covid-19”.

La nueva guía para servicios religiosos:

El nuevo protocolo para servicios religiosos y ceremonias culturales alienta a las organizaciones a continuar con los servicios y actividades en línea, para proteger a las personas que están en mayor riesgo de sufrir covid-19.


Para reabrir para servicios religiosos y funerales, los lugares de culto deberán:

• Establecer e implementar un plan de prevención del covid-19 para cada ubicación, capacitar al personal en el plan y evaluar periódicamente el cumplimiento de las medidas.

• Capacitar a los empleados y voluntarios sobre covid-19, incluido cómo evitar que se propague y qué condiciones de salud crónicas pueden hacer que las personas sean más susceptibles a contraer el virus.

• Implementar protocolos de limpieza y desinfección.

• Establecer pautas de distanciamiento físico.

• Recomendar que el personal y los invitados usen cubiertas de tela para la cara y que revisen la temperatura y los síntomas del personal al comienzo de sus turnos.

• Establecer parámetros o considerar eliminar el canto y las recitaciones grupales. Estas actividades aumentan dramáticamente el riesgo de transmisión de covid-19. Por esta razón, las congregaciones que participan en el canto, particularmente en el coro, y la recitación grupal deben usar cubiertas faciales en todo momento y, cuando sea posible, estas actividades deben llevarse a cabo afuera con un distanciamiento mayor de 6 pies.

En tres semanas, el Departamento de Salud Pública, en consulta con los departamentos locales de salud pública, revisará y evaluará el impacto de las pautas de los servicios religiosos y proporcionará más orientación como parte de una restauración gradual de las actividades.

Católicos deciden esperar

“Vamos a continuar rezando y les informaremos exactamente de cuándo y cómo se van a realizar las cosas, pero es importante que centremos nuestra atención en rezar y protegernos unos a otros”, dijo en un video de la arquidiócesis de Los Ángeles, el arzobispo, José H. Gómez, líder de cinco millones de católicos.

“No va a ser lo mismo porque hay que respetar la distancia social”, expresó en su mensaje. “Quizá, al principio tenemos que limitar el número de personas que asistan a la celebración de la Misa, pero poco a poco vamos a tratar de que las cosas vuelvan a la normalidad”.

El obispo titular de la Diócesis de Orange, Kevin W. Vann, líder de 1.3 millones de católicos anunció el viernes que las misas públicas pueden comenzar en ese condado, al sur de Los Ángeles, durante la solemnidad de Corpus Christi, el domingo 14 de junio (incluyendo las Misas de vigilia del sábado 13 de junio) en un enfoque gradual con medidas para salvaguardar la salud pública.

El líder religioso, asimismo, extendió una dispensa de la obligación de asistir a misa los domingos y días de obligación hasta el momento en que se considere seguro tener grandes reuniones durante la misa.

La primera fase allí es permitir que los católicos sanos regresen a una misa limitada con estrictas pautas de distanciamiento social. La fase dos permitiría a grupos más grandes y la fase tres permitiría que los coros regresen a la iglesia y reuniones sociales.

“La pandemia está lejos de terminar, así que comenzaremos con pequeños pasos”, dijo Vann en una declaración por escrito. “Al darme cuenta de que la reinfección es una preocupación, como vimos que ocurrió en Texas y en otros lugares, les pido a nuestros párrocos que preparen sus iglesias para garantizar que se sigan estas pautas sin excepción”.

El plan de la Diócesis de Orange contempla seguir pautas estrictas para el distanciamiento social y la desinfección, además que se alentará a las personas mayores de 65 años o enfermedades crónicas que consideren no regresar a misa por el momento, y cualquier persona que muestre algún síntoma de enfermedad, o cualquier persona que tenga un miembro del hogar que esté enfermo o que muestre síntomas de enfermedad no debe ir a la iglesia.

Estos son los gobernadores más críticos de Trump por su manejo de la crisis del coronavirus

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés