null: nullpx
Trending

Fue al médico por un dolor de espalda y descubrió que tenía tres riñones

Es una condición poco común, pero ha sido documentada antes y se le conoce como riñón supernumerario. Por lo general no presenta síntomas, por lo que muchos pacientes se enteran por accidente de la malformación.
12 May 2020 – 01:36 PM EDT

Al revisar la tomografía computarizada de un hombre que llegó al consultorio médico quejándose de un dolor de espalda, los médicos detectaron algo más que una simple hernia discal: tenía tres riñones. Y, para mayor sorpresa, a excepción del problema lumbar, se encontraba perfectamente sano, sin ningún tipo de fallas en su función renal.

Aunque sumamente raro -hay apenas unos 100 casos documentados- el fenómeno tiene nombre. Se le conoce como riñón supernumerario y, por lo general, pasa desapercibido hasta que la persona se entera por accidente, tal y como le ocurrió al brasilero de 38 años, cuya historia es recogida en la más reciente edición del New England Journal of Medicine.


Allí, los médicos que lo trataron en el hospital do Rim de Sao Paulo cuentan que tenía un riñón normal en apariencia en el lado izquierdo, y otros dos unidos y localizados cerca de la pelvis. Y en vez de que una única uretra conectara ambos riñones a la vejiga, como ocurre normalmente, los de la pelvis tenían una que llegaba directamente a la vejiga.

Nunca habíamos visto algo así. Fue una sorpresa, seguida de la preocupación de que hubiera algo mal con la salud del paciente”, cuenta - vía el diario La Nación- Renato Foresto, uno de los autores del informe.

Los médicos creen que se trata de una anormalidad congénita que ocurre cuando, durante la embriogénesis (formación del embrión durante las primeras semanas de embarazo), una estructura que típicamente forma cada riñón, se divide en dos, explican en su informe.

Por lo general el tercer riñón suele ser siempre más pequeño y no causa síntomas. De ocasionarlos, serían infecciones del tracto urinario, incontinencia y hematuria (presencia de sangre en la orina), indica otro estudio de caso reseñado en la revista Nefrología.

El hombre en cuestión no necesitó tratamiento adicional para su riñón de sobra. Simplemente le recetaron pastillas para el dolor de espalda ocasionado por la hernia discal que nada tenía que ver con su peculiaridad anatómica.

Sindactilia, la condición de la mujer que se creía sirena, y otros mitos basados en enfermedades reales

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés