Medicina y Farmacia

Una nueva tecnología de reemplazo de disco lumbar y el cirujano cubano que la desarrolló

Rolando García fue cocreador del implante, que usa una tecnología “inteligente” que le devuelve a los pacientes el movimiento natural de su columna y acelera su proceso de recuperación.
16 Ago 2016 – 6:47 PM EDT

A Jorge Padrón lo atormentaba un dolor de espalda que arrancaba en la cintura y se extendía hacia sus piernas. Ni siquiera acostado se le calmaba. Había empezado a sentirse así hace diez años, lentamente y sin motivo aparente, pero el deterioro cada vez se hacía mayor.

Aunque estaba tomando medicinas y antiinflamatorios, tenía un malestar insoportable que siempre regresaba”, narra Padrón, de 40 años, a Univision Noticias.

En las vértebras más bajas de su columna tenía un disco herniado, desgastado, colapsado, que le pinchaba un nervio y limitaba sus movimientos.


En poco menos de dos años visitó a cinco especialistas en Florida sin mucha suerte. “La única solución que me daban era una cirugía que tiene una recuperación muy larga. La mayoría de los pacientes que se la hacen se quejan después de que siguen sintiendo dolor. No se pueden ni tocar los pies”, agrega.

Por un muchacho que se sentó a su lado en un restaurante de la Pequeña Habana de Miami, Padrón escuchó sobre el cirujano Rolando García y un tipo de implante médico que recién había sido aprobado por la oficina de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés).

Dos meses después de ese encuentro accidental se sometió a la operación, que se hace a través del abdomen como una cesárea. A los tres meses ya levantaba pesas. “Al principio estaba un poco incrédulo, pero ahora de verdad puedo hacer todos los ejercicios que quiero, puedo correr, puedo ponerme boca arriba, boca abajo, pararme de manos. Todo. Tengo 100% la misma calidad de vida que tenía antes de que empezara el dolor”.


Padrón es uno de los casi 100 pacientes en quien García ha realizado un reemplazo de los discos dañados en el área lumbar (la baja espalda), con una “tecnología de movimiento inteligente” llamada ActivL.

De hecho, García fue el primer doctor que realizó la cirugía con ActivL en Estados Unidos, una tecnología que desarrolló junto al doctor James Yue, del Yale Medical Center, desde el año 2000 y que buscaba darle a los pacientes una mejor solución que una fusión vertebral lumbar.



“Un disco que está dañado, que está causando dolor en el área lumbar, se puede sustituir con un implante. Pero este implante en particular, el ActivL, es muy avanzado frente a los que existían antes. Es una tecnología fabulosa que cuando se hace bien no tiene igual”, comentó el doctor a Univision Noticias.

La diferencia fundamental se encuentra en la manera en que se mueve el disco implantado, porque es más cercana al movimiento natural de la columna, aunque los materiales sean los mismos que se usa en las otras prótesis: cromo y plástico.


Reemplazo de disco lumbar
La cirugía reemplaza el disco dañado causante del dolor por los implantes artificiales con tecnología de “movimiento inteligente”.

La operación de reemplazo de disco es realizada en personas con dolor de espalda o una combinación de dolor de espalda y piernas.

La operación de reemplazo de disco es realizada en personas con dolor de espalda o una combinación de dolor de espalda y piernas. Tiene una duracción de hora y media y el mínimo tiempo de reposo es de 6 a 12 semanas.

 

La operación de reemplazo de disco es realizada en personas con dolor de espalda o una combinación de dolor de espalda y piernas. Tiene una duracción de hora y media y el mínimo tiempo de reposo es de 6 a 12 semanas.

 

La operación de reemplazo de disco es realizada en personas con dolor de espalda o una combinación de dolor de espalda y piernas. Tiene una duracción de hora y media y el mínimo tiempo de reposo es de 6 a 12 semanas.

 

FUENTE: FDA | Orthopedic Care Center | UNIVISION

La motivación del inmigrante

García nació en Holguin, Cuba, pero emigró muy joven a Puerto Rico. Comenta que fue, precisamente, su condición de inmigrante la que hizo que se especializara en ortopedia en la Tulane University School of Medicine en New Orleans y, finalmente, en los problemas de columna.

“En la universidad me dijeron: lo más difícil es entrar en la escuela de medicina y yo dije: yo quiero hacer lo que sea más difícil. Después me dijeron: lo más difícil es entrar en ortopedia y yo dije: pues perfecto. Mis padres, mis hermanas y yo salimos de Cuba con nada. Vi cómo mis padres lucharon fuertemente para que nosotros pudiéramos salir adelante. Ambos me dieron el ejemplo de que mientras más esfuerzo más grande es el fruto”, rememora.


En su carrera profesional García ha realizado casi 500 reemplazos de discos, con distintos tipos de implantes. De hecho, fue el cuarto médico en hacer este tipo de procedimientos en el país y el primero en Florida.

En su práctica en Miami, Florida, atiende cada semana, junto a sus asistentes, a unas 100 personas que llegan cuando ni la terapia, ni las medicinas les han funcionado, han tenido que tomar reposos laborales y sus parejas se quejan de que el dolor les está cambiando el carácter.

“Uno puede darle una vida completa a una persona que no estaba caminando bien. La satisfacción y el orgullo al operar a una persona que tiene mucho dolor o algún tipo de parálisis es muy grande”, comenta.

Publicidad