null: nullpx
Abortos

El gobierno de Trump pone fin a las investigaciones de tejido fetal otorgándole otra victoria a los antiaborto

El Departamento de Salud y Servicios Humanos informó este miércoles que no renovará el contrato de investigación que tenía con la Universidad de California en San Francisco para estudiar el tejido proveniente de fetos. Los antiborto celebran la decisión mientras los científicos la lamentan porque han sido la fuente de muchos avances médicos.
6 Jun 2019 – 9:34 PM EDT

"Promover la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural es una de las más altas prioridades de la administración del presidente Trump", explicó el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) en el mismo comunicado en el que anunció que el gobierno ponía fin a las investigaciones médicas que utilizan tejidos de fetos humanos.

La decisión cancela un contrato científico con la Universidad de California en San Francisco (UCSF) que vencía justo este miércoles.

El año pasado, el gobierno anunció un plan para evaluar si se estaban usando adecuadamente fondos públicos en investigaciones con tejidos fetales. Como resultado los Institutos Nacionales de Salud (NIH) suspendieron el suministro de nuevos tejidos.

Esto representa una victoria para los antiabortistas y una mala noticia para los científicos, quienes aseguran que no hay otra manera de estudiar ciertos problemas de salud.

Los gobiernos durante décadas han financiado los estudios con tejidos fetales que de otro modo serían descartados, gracias a los cuales se ha logrado la creación de vacunas contra la rubéola y la rabia, así como medicamentos para tratar el VIH, entre otros avances que han salvado muchas vidas.

El tejido fetal ha sido usado desde 1930 para el desarrollo de vacunas y recientemente para ayudar en la investigación de células madre y tratamientos para enfermedades degenerativas como el Parkinson.

El HHS dijo en el comunicado que las universidades podrán seguir realizando investigaciones auspiciadas por el gobierno, pero sujetas a mayor supervisión. Los cambios no afectarán a las investigaciones con fondos privados, pero las iniciadas por los NIH con tejido fetal de abortos electivos no podrán continuar.

¿Una decisión política?

El rector de UCSF, Sam Hawgood, señaló que la universidad "se opone fuertemente a la decisión abrupta" del gobirno.

"La acción de hoy termina un convenio de 30 años con los NIH para usar modelos especialmente designados que solo pueden desarrollarse a través del uso de tejido fetal para encontrar una cura para el VIH", advirtió Hawgood en un comunicado.

"UCSF ejerció supervisión apropiada y cumplió con todas las leyes estatales y federales. Creemos que esta es una decisión motivada por política, poca visión y sin base en la ciencia", agregó la universidad.

Y es que el fin del uso de los tejidos fetales por parte de los Institutos Nacionales de Salud ha sido una prioridad ansiada por los activistas antiaborto, así como uno de los temas que más entusiasmo provocan entre los seguidores incondicionales de Trump, quien se define como "enérgicamente pro-vida".

Base científica

Los detractores dicen que la ciencia moderna tiene alternativas de laboratorio al tejido fetal, tales como tejidos de niños operados del corazón o células madre que se convierten en cúmulos similares a los órganos en las probetas.

Pero los científicos dicen que hay casos en el cual el tejido fetal es la mejor, incluso la única opción para obtener respuestas claras sobre algunos trastornos graves porque las alternativas no reaccionan de la misma manera que el tejido de la fase de desarrollo que se debe estudiar.

Los tejidos fetales son usados para investigaciones sobre el VIH, cánceres infantiles, tratamientos para usar el sistema inmunológico a fin de revertir el cáncer y en la búsqueda de una vacuna contra el virus del zika. Ese tipo de tejidos a veces es usado para emular el funcionamiento del sistema inmunológico humano. Los tejidos provenientes de fetos que han sido abortados ahora tendrán que ser desechados.

El principal experto médico del gobierno, el director de los NIH, Francis Collins, dijo en diciembre que "hay evidencias fuertes de que se pueden derivar beneficios científicos de las investigaciones con tejidos fetales".

Una fuente oficial, que pidió no ser identificada, declaró este miércoles que la decisión fue de Trump y no de Collins, según la agencia AP.

El gobierno informó que actualmente hay por lo menos tres investigaciones federales que emplean tejido fetal humano, aunque la cifra podría ascender a 12. Entre las investigaciones universitarias en curso, menos de 200 emplean tejido fetal humano, según datos oficiales.

Por ahora no se verá afectado ningún programa universitario, pero proyectos nuevos o proyectos en curso que necesiten permiso para ser renovados tendrán que ser sometidos a nuevas revisiones, dijeron las autoridades sanitarias.

El aborto es legal en EEUU, pero cada vez hay más obstáculos que restringen el acceso (fotos)

Loading
Cargando galería


Mira también:


Publicidad