Nutrición

Beber dos o más bebidas "light" al día incrementa el riesgo cardíaco en las mujeres

Tomar a diario dos o más bebidas artificialmente edulcoradas eleva los riesgos de padecer un ataque al corazón o muerte temprana, en particular para las mujeres de más de 50 años, según una nueva investigación que vuelve a poner sobre la mesa los riesgos para la salud de estos productos.
15 Feb 2019 – 7:37 PM EST

El estudio de la Asociación Americana del Corazón revela que los riesgos son mayores para las mujeres sin historial de problemas de corazón ni diabetes, y también entre las mujeres obesas y las negras.

El estudio, que se elaboró a lo largo de 12 años y a partir de los cuestionarios a 80,000 mujeres posmenopáusicas que participan en el Women's Health Initiative encontró que las mujeres que consumen dos o más bebidas edulcoradas cada día tienen un 29% más probabilidades de tener problemas de corazón y un 16% más probabilidades de morir de cualquier causa que aquellas mujeres que no consumían estos productos, o lo hacían en pequeñas cantidades.

Al igual que otras investigaciones sobre la relación entre las bebidas de dieta y las enfermedades cardiovasculares, se trata de un estudio observacional, lo que quiere decir que la investigación no puede mostrar causa y efecto. Esta es una limitación importante ya que no es posible determinar si la asociaci´ón entre el consumo de las bebidas y la enfermedad se debe al consumo de un edulcorante o un tipo de bebida en concreto o cualquier otro aspecto relacionado con la salud de las participantes.

"¿Qué es lo que tienen esas bebidas?", se pregunta Yasmin Mossavar-Rahmani, directora del estudio y profesora del Albert Einstein College of Medicine en el Bronx, New York. "¿Es algo en los edulcorantes? ¿Están haciendo algo a la salud de los intestinos y el metabolismo? Estas preguntas necesitan respuestas".

La investigadora señaló que muchas personas con buenas intenciones, especialmente con obesidad o sobrepeso, optan por las bebidas light para recortar calorías. "Nuestra investigación y otros estudios observacionales han mostrado que estas bebidas podrían no ser tan inocuas y su consumo se asocia con mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares", dijo Mossavar-Rahmani.

¿Evitan subir de peso las bebidas light?

Ni siquiera está claro que estas bebidas eviten ganar peso. Una investigación de 2917, por ejemplo, concluye que el consumo de bebidas edulcoradas también está relacionado con el incremento del riesgo de padecer obesidad. Mientras tanto, esta revisión de los beneficios y riesgos nutricionales de los edulcorantes, de 2015, concluye: “Los numerosos estudios disponibles no proporcionan pruebas de que el consumo de edulcorantes artificiales usados como sustitutos del azúcar aporten mayores beneficios en relación al control del peso, la regulación de la glucosa en sangre en pacientes diabéticos ni a la incidencia de la diabetes tipo 2”. Y algo más: “ No se debería recomendar el uso de refrescos azucarados ni de bebidas edulcoradas artificialmente como sustitutos del agua”.

¿Por qué, si no tienen calorías, pueden hacernos subir de peso? Entre otras explicaciones, hay que considerar las siguientes:


  • El balance energético. Nos encontramos con una sociedad educada desde su nacimiento con la explicación del balance energético: creemos que se engorda cuando se ingieren más calorías que las que se gastan y, a la inversa, se adelgaza cuando se gastan más calorías que las que se incorporan con los alimentos. Pero no es tan sencillo.
  • La reducción es virtual (que no real). Esta reducción de calorías es “virtual”. Esto quiere decir que cuando bebemos refrescos light, no se compensan las calorías que tomamos durante el día. O sea que si estás acostumbrado a tomar 1,500 calorías al día y te pasas al refresco light, las que te “ahorras” tiendes a introducirlas con otras bebidas o comidas.
  • ¿Los refrescos light pueden dar hambre? Sí, porque pueden incluso crear secreción de insulina a pesar de no tener azúcar, que esa insulina nos baje el azúcar en sangre y por tanto luego darnos más hambre como reacción a esa bajada no compensada.
  • Efectos a nivel digestivo. Los edulcorantes pueden incrementar la absorción de azúcar intestinal, según se ha demostrado. Además producen cambios en nuestra microbiota, las bacterias con las que convivimos en el intestino, y hacer que crezcan las especies menos saludables.
  • El efecto halo. Se produce cuando tratamos de compensar (falsamente). Es lo que ocurre cuando nos tomamos un gran pedazo de tarta pero echamos sacarina al café con leche (desnatada). O, para el caso, una bolsa enorme de papas fritas acompañada de un par de donuts de chocolate.

15 maneras sencillas de evitar las calorías vacías que no aportan nutrientes

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:NutriciónSalud y Mujer
Publicidad