Salud Mental

¿Intentas superar un duelo? Sheryl Sandberg cuenta cómo logró sobreponerse a la muerte de su marido

Cuando su marido murió a los 47 años de un infarto, la directora de operaciones de Facebook quedó devastada. El viaje para superar la pérdida lo cuenta ahora en Plan B, un libro para ayudar a otras personas a llevar su duelo que presentó el miércoles en Miami.
30 Jun 2017 – 12:33 PM EDT

Para Sheryl Sandberg, la reconocida COO de Facebook y autora de Lean In, la vida cambió dramáticamente el 1 de mayo de 2015. Ese día, su marido Dave Goldberg, un exitoso empresario de Silicon Valley, fue encontrado muerto mientras estaba de vacaciones en Punta Mita, México. Tenía apenas 47 años. Semanas después se confirmó que el padre de dos había muerto de complicaciones cardíacas.

Ese día, Sandberg comenzó un intenso proceso de duelo, lo cual describió en un íntimo post de Facebook 30 días después de la muerte de Goldberg.

"He vivido treinta años en estos treinta días. Soy treinta años más triste. Siento que soy treinta años más sabio”, escribió. “Y sé que muchos momentos en el futuro serán consumidos por el vasto vacío también”.

Consumida por el dolor y sin saber cómo avanzar o ayudar a sus hijos, Sandberg se acercó al profesor de negocios, psicólogo y amigo de la familia, Adam Grant. Con su ayuda, comenzó a buscar respuestas a las preguntas sobre el duelo y la sanación.


Ahora Sandberg y Grant están compartiendo sus hallazgos en la recién publicado libro Option B que Sandberg presentó este miércoles en Miami, en la última etapa del tour de presentación. La expectativa era tal que las entradas estaban sobrevendidas y parte de los asistentes, que habían pagado 27 dólares, tuvieron que conformarse con ver a la directora de operaciones de Facebook desde una sala por video.

El libro, llamado Opción B, explica cómo enfrentar la adversidad, aumentar la resiliencia y buscar la alegría. El título se refiere a hacer lo mejor de la opción que no esperaba, la opción B. Mezcla autobiografía, explicaciones científicas y anécdotas inspiradoras de personas que han luchado en situaciones difíciles, y está diseñado para ayudar a guiar a los demás.


En una presentación perfecta, con un guión aprendido al dedillo, Sandberg explicó que la clave de superar un duelo —la resiliencia, la capacidad de adaptación a circunstancias adversas— no es algo con lo que uno nace, "es un músculo, se entrena". Y gracias a esa resiliencia Sandberg consiguió crecer en su dolor.

Cuando preguntó a la audiencia quiénes sufrían estrés postraumático un 80% de los allí congregados, principalmente hombres y mujeres blancos y de clase media, levantaron la mano. Después preguntó cuántos habían experimentado crecimiento postraumático. Apenas un 5% alzó la mano. ¿A qué se refería?

"Desde que murió Dave estoy mucho más cerca de mis padres, y de mi segunda madre. Nunca pensé que podría estar más cerca de ellos, y así es. Cambiaría todo esto por tener a Dave de nuevo, pero es un crecimiento y hay que verlo como tal", dijo.

En el libro, por ejemplo, Sandberg recomienda que las personas que están en duelo “patear el elefante fuera de la habitación”, que significa reconocer la inmensa dificultad de lo que está pasando.

Con franqueza

Después de semanas de no saber qué decir después de la muerte de su marido, Sandberg comenzó a responder con más franqueza a sus amigos y colegas, en parte como resultado de la retroalimentación positiva que recibió después de su post en Facebook. Empezó a decir: "No estoy bien, y es bueno poder ser honesto contigo sobre eso".

Ella también recomienda escribir en un diario; observar los momentos de alegría; darse el permiso de reír y “ lean into the suck,” que significa simplemente aceptar y reconocer la horrible de lo que está sucediendo.

Y en una recomendación que puede parecer contraintuitiva, Sandberg recomienda practicar el agradecimiento pensando en "lo que podría ser peor". Por ejemplo, en vez de centrarse en el hecho de que Goldberg se había ido, Sandberg se sintió agradecida del hecho de que sus hijos no habían muerto también. "Nunca se me ocurrió que podría haber perdido los tres", dijo Sandberg a NPR. "Y en el segundo que dices eso, piensas: 'Estoy bien. Mis hijos están vivos".

El humor también es una herramienta fundamental: "reíse te hace estar alegre", explicó. Y la distancia, la perspectiva. Contó entonces cómo su hijo había perdido un partido de baloncesto y ella le preguntó si estaba disgustado. Fue el niño quien le dijo "mamá: es solo un partido de 6to grado".


Option B también incluye ideas para personas que quieren responder correctamente a amigos o seres queridos que están sufriendo o pasando por un momento difícil. Por ejemplo, en lugar de preguntar "¿cómo estás?", Sandberg recomienda preguntar "¿cómo estás hoy?".

"’¿Cómo estás?’, me dolió, porque no reconocía que algo fuera de lo común había ocurrido", escribe Sandberg en el libro. “Pero '¿cómo estás hoy?' muestra que eres consciente de que la persona está luchando para superar cada día”.

Otro consejo: en lugar de ofrecer "cualquier cosa", haz algo. La pregunta, '¿Hay algo que pueda hacer?' puede ser poco útil. Un mejor enfoque es hacer algo específico, no importa lo pequeño que sea.

Sandberg nunca habría elegido este camino. Pero ya que está en ello, ella se está enfocando en lo mucho que ha crecido y está buscando ayudar a los demás. Ese "crecimiento post-traumático" ha traído un sentido más fuerte de significado a su vida, dice.

¿Tristeza o depresión? Explicamos los síntomas

Loading
Cargando galería
Publicidad