null: nullpx
Líderes Religiosos

Acusan a líderes religiosos del sur de California de someter a indigentes a trabajos forzados y robarles

Según documentos judiciales, los líderes utilizaron a personas sin hogar, y muchas veces drogadictos, como mano de obra forzada, encerrándolas en hogares colectivos y obligándolas a mendigar hasta nueve horas al día, seis días a la semana. Atraían a los afectados con la promesa de ayudarles y rehabilitarlos.
11 Sep 2019 – 11:56 AM EDT

Una docena de líderes de una organización religiosa con sede en el sur de California fueron arrestados este martes por utilizar a personas sin hogar como mano de obra forzada, encerrándolas en hogares colectivos y obligándolas a mendigar hasta nueve horas al día, seis días a la semana, declararon los fiscales del caso en un comunicado.

El expastor de los Ministerios del Valle Imperial, Víctor González, y otros 11 implicados fueron arrestados entre San Diego, El Centro y Brownsville, Texas, y enfrentan cargos de conspiración, trabajo forzado, trata de personas y fraude.

El grupo administra cinco hogares sociales en el sur de California, con la misión de “rehabilitar” a los drogadictos a través de terapias grupales basadas en la fe y recaudar dinero para abrir iglesias en otras ciudades y poder desarrollar la misma actividad, según se explica en la acusación. Cuentan con unas 30 iglesias entre Estados Unidos y México.

De ahí sacaban a sus víctimas, muchas de ellas sin hogar y algunas de apenas 17 años, atraídas con la promesa de tener comida y refugio hasta que pudieran regresar con sus familias.

Sin embargo, los líderes de este culto, que se autoproclaman como rehabilitadores de personas con adicciones, no solo las retuvieron a la fuerza sino que les robaron hasta sus cupones de alimentos y algún que otro beneficio de bienestar social. Llegaron a amenazarles, incluso, con quitarles sus hijos.

“Solo Dios los ama”

"Las ventanas se cerraban con llave en algunas sedes de estos hogares grupales, lo que llevó a una desesperada víctima de 17 años a romper una ventana, escapar y correr a una propiedad vecina para llamar a la policía", explica el comunicado.

Los miembros del ministerio le dijeron a la gente que "no recibirían transporte a casa, o que sus seres queridos los habían rechazado y que debían quedarse porque "solo Dios los ama”.

Los castigos por violaciones de las reglas del albergue, incluyendo hablar sobre el mundo exterior, supuestamente incluían el retirarle los alimentos a la persona por un tiempo determinado, según denuncia la fiscalía. La única lectura permitida era la Biblia.

"La acusación alega un terrible abuso de poder por parte de funcionarios de la iglesia que se aprovecharon de las personas sin hogar vulnerables con la promesa de una cama y comida caliente", declaró el fiscal federal Robert Brewer en el comunicado. "Estas víctimas fueron mantenidas cautivas, despojadas de sus humildes medios financieros, su identificación, su libertad y su dignidad", añadió.

Además de trabajar hasta 54 horas por semana para proporcionar dinero a la iglesia, a algunas víctimas se les negó tratamiento médico cuando lo necesitaban.

A una mujer diabética se le negaron medicamentos, suministros y alimentos para su bajo nivel de azúcar en la sangre, pero logró escapar y buscar ayuda, mientras a otra se le negó el tratamiento por un prolapso en el útero, informaron las autoridades.

Vigilados y aislados

En una conferencia de prensa este martes, Chris Tenorio, asistente del fiscal federal de distrito, explicó que muchas víctimas cuentan que al entrar a los albergues estos centros se convertían automáticamente en una suerte de prisión que buscaba retener a la mayor cantidad de personas posible.

Las víctimas contaron que estaban aisladas y vigiladas de cerca, dijo Tenorio, citado por la CNN. Eran amenazados constantemente con que serían castigados y no se les permitía ir a ningún lado sin supervisión, explicó.

La identificación de las víctimas de trata puede ser particularmente difícil, adelantó Brunner, porque a menudo están aisladas y realizan actividades aparentemente legales, en granjas, hogares, restaurantes y fábricas.

"Me gustaría que (si ha sido una víctima en) este caso, enviara un mensaje...", dijo Brewer." “Queremos ayudarle. Debe informar este tipo de delitos a las fuerzas del orden público para que podamos ayudarle".

Todas las presuntas víctimas que han sido identificadas ya se encuentran en libertad y bajo supervisión y apoyo.

Mira también:

Escándalos sexuales, fortuna y drogas: líderes religiosos que han generado controversia

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Líderes ReligiososCaliforniaReligiónMexicoSan Diego
Publicidad