null: nullpx
Relaciones Internacionales

Putin niega que Moscú interviniera en las elecciones de 2016 y Trump le cree porque fue "muy convincente"

Durante una rueda de prensa ofrecida por ambos mandatarios tras reunirse por más de dos horas en Helsinki, Finlandia, el presidente estadounidense insistió en que "no hubo colusión", ignorando así a los servicios de inteligencia de su país que aseguran lo contrario. Según él, "no ve ninguna razón por la que Rusia hubiese intervenido en los comicios". Putin, por su parte, calificó las acusaciones de injerencia en las elecciones presidenciales de EEUU como "absolutas tonterías".
16 Jul 2018 – 11:23 AM EDT

Los presidentes de EEUU y Rusia, Donald Trump y Vladimir Putin, ofrecieron este lunes una rueda de prensa conjunta tras la reunión privada que sostuvieron en Helsinki, la capital de Finlandia, en la que Trump aseguró que no veía motivos para creer que Rusia había interferido en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 para ayudarlo a ganar, y que Vladimir Putin "fue extremadamente firme y convincente" al negarlo.

El primero en tomar la palabra fue el presidente ruso, quien aseguró que "no hay razón objetiva para que las relaciones sean difíciles, la guerra fría terminó y Estados Unidos y Rusia necesitan solucionar sus problemas juntos".

Uno de esos asuntos en los que urge comenzar el diálogo, según mencionó, es el tratado de no proliferación de armas nucleares: "Necesitamos trabajar para ampliarlo", dijo.

"Espero que nos entendamos mejor ahora", subrayó Putin, quien añadió que no se han podido resolver todos los problemas, pero reconoció que "hemos dado un primer paso".

Minutos antes de que los mandatarios salieran al salón donde se llevó a cabo la rueda de prensa, los agentes de seguridad sacaron a la fuerza a un hombre que aseguró ser periodista y llevaba un letrero que decía: "Armas nucleares, tratado de prohibición".


"No hubo colusión, no conocía a Putin en ese tiempo"

Trump, por su parte, asegura haber enfatizado la importancia de presionar a Irán. Según él, "el diálogo con Putin fue muy productivo".

También reveló que discutieron la crisis en Siria y aseguró que pasaron "una buena cantidad de tiempo" hablando de la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. Sin embargo, no condenó la conducta de Moscú públicamente.

"No veo ninguna razón por la que Rusia hubiese intervenido en las elecciones. No hubo colusión, todo el mundo lo sabe", dijo Trump. "El presidente Putin fue extremadamente firme y convincente en su negativa hoy", añadió.


El presidente de EEUU llegó a reconocer que, pese a que tiene "una gran confianza" en las distintas agencias de inteligencia estadounidenses y, aunque su jefe de la CIA le haía dicho que era Rusia, dijo que "no tenía ninguna razón para creerlo", por lo que dio por válida la palabra de Putin, quien se mostró "muy convencido" a la hora de negar la injerencia rusa y calificó los señalamientos de "absolutas tonterías".

Trump no se mostró para nada combativo con su homólogo ruso, no pronunció ni una sola palabra crítica. Incluso lo llamó: "Un buen competidor". Y aclaró: "Eso es un halago".

"Vergonzoso", "triste", "una completa desgracia"

Senadores demócratas ya han comenzado a reaccionar a la conferencia de prensa ofrecida por Trump y su homólogo ruso. Tim Kaine calificó el momento de "triste y bochornoso", mientras que Elizabeth Warren señaló a Trump por "avergonzar a EEUU en un escenario internacional" para "debilitar nuestras alianzas y acoger a un dictador".


En fotos: La reunión privada entre Vladimir Putin y Donald Trump en Helsinki

Loading
Cargando galería

"Rusia intervino en nuestras elecciones y atacó nuestra democracia. Putin debería rendir cuentas, no ser recompensado. Una vergüenza", escribió Warren en un tuit.

El senador Chris Murphy, por su parte, dijo que todo este viaje ha sido un gran insulto: "como sacarle el dedo del medio a su propio país", escribió.


Los senadores demócratas no fueron los únicos en criticar el encuentro. También lo hicieron al menos dos senadores republicanos: Jeff Flake y Lindsey Graham.

"Nunca pensé que vería el día en que un presidente estadounidense se pararía al lado del presidente ruso para culpar a EEUU de la agresión rusa, esto es vergonzoso", escribió Flake.

Graham, por su parte, lo calificó como "una oportunidad perdida para hacer responsable a Rusia por su intromisión en las elecciones de 2016 y ofrecer un mensaje contundente que evite este comportamiento en futuras elecciones".

"No hay duda de que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales de 2016", dijo Paul Ryan, líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes según lo informa la agencia AP. "El presidente debería tomar en cuenta que Rusia no es nuestro aliano y continúa siendo hostil a nuestros ideales y valores más básicos".

"Estados Unidos debe enfocarse en señalar a Rusia como responsable y en poner fin a estos infames ataques a la democracia", agregó Ryan.


“Trump, eres una desgracia”: los carteles de la masiva protesta contra Donald Trump en Londres

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés