Relaciones Internacionales

Maduro sale en defensa de Trump y dice que es víctima de "una campaña de odio brutal"

El presidente venezolano clama por relaciones "de respeto, comunicación y cooperación" con el gobierno del próximo mandatario estadounidense, aunque con un matiz: "Peor que Obama no será".
17 Ene 2017 – 3:39 AM EST

Necesitado como está en este momento de un reconocimiento internacional más allá de los contados aliados ideológicos que le quedan, Nicolás Maduro ha jugado una carta que parecería un anatema desde la visión socialista y antiimperialista que él y los suyos profesan: salir en defensa del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

En rueda de prensa este lunes, Maduro denunció "campaña de odio" contra Trump, aunque matizó sus palabras al apuntar que su gestión no será "peor" que la de Barack Obama.

"Sobre el presidente Donald Trump los grandes medios internacionales han especulado mucho. Y nos sorprende la campaña de odio que hay contra Donald Trump, brutal, en el mundo entero, en el mundo occidental, en Estados Unidos", se lamentó Maduro.


Advirtiendo que prefiere ser prudente, el mandatario socialista llamó a esperar a que comience la gestión de Trump el próximo viernes antes de emitir un juicio sobre su política internacional.

"No nos adelantemos a los sucesos, en ese sentido yo quiero ser prudente y decir esperemos. Peor que Obama no será, es lo único que me atrevo a decir", subrayó Maduro, heredero de la retórica antiestadounidense del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) quien afirmaba que "ser rico es malo".

El gobernante venezolano, que se declara víctima de un encono por parte de Obama, sostuvo que éste deja un legado de destrucción y guerra en África y Medio Oriente, un "mundo plagado de terrorismo" y "golpes de Estado" en Honduras, Paraguay y Brasil.

Hace una semana, el presidente Obama prorrogó por un año la orden ejecutiva de "emergencia nacional" declarada en 2015 sobre Venezuela, donde, según indicó, "la situación no ha mejorado" y "el Gobierno continúa erosionando las garantías de los derechos humanos".

La orden ejecutiva también autoriza al Departamento del Tesoro a imponer más sanciones contra aquellos de los que se determine que han cometido "acciones o políticas que socavan procesos o instituciones democráticas", o hayan cometido violaciones de derechos humanos en protestas en Venezuela, según la Casa Blanca.



Maduro prefiere pasar página. En su comentario de este lunes previó "grandes cambios en la geopolítica mundial" que surgirán con "la era Trump", de cara a la cual manifestó su deseo de "tener relaciones de respeto, comunicación y cooperación".

Pero el presidente electo estadounidense no parece compartir ni la visión ni lo que ha hecho el gobierno venezolano en los últimos 16 años. Poco antes de las elecciones, en un mitin de campaña en Miami, el entonces candidato republicano prometió castigar a los regímenes de Caracas y La Habana durante su mandato.

En el transcurso de la campaña presidencial estadounidense, el gobierno venezolano expresó su enfado por un anuncio publicitario de la campaña demócrata que comparaba a Trump con Chávez y pedía no votar por el magnate de bienes raíces.

Estados Unidos y Venezuela carecen de embajadores desde 2010.



Tareck El Aissami, el ascenso meteórico de un chavista radical

Loading
Cargando galería
Publicidad