Así fue el saludo militar de Trump a un general norcoreano que muchos consideran inapropiado

Las críticas se concentran en la deferencia de Trump al general No Kwang Chol que podría ser utilizada por el régimen de Kim Jong Un para mostrar su legitimidad ante el mundo cuando no existen ni siquiera lazos diplomáticos desde que terminó la guerra entre las dos Coreas en 1953.

La televisión estatal de Corea del Norte divulgó este jueves un documental sobre la cumbre entre el presidente Donald Trump y el líder Kim Jong Un en el que se ve al mandatario estadounidense saludar con la marca militar al viceministro de Defensa, No Kwang Chol, quien estuvo a cargo de los programas nuclear y misilístico de Pyongyang.

En las imágenes, Trump da la mano a varios miembros del gabinete de Kim. Al encontrarse con el general primero le extiende su mano, pero no recibió el apretón que esperaba. El militar se llevó la mano derecha a la frente y el mandatario respondió de la misma forma.

Los presidentes no están obligados a utilizar el saludo militar ni siquiera con los soldados de su propio ejército, explica el diario The Washington Post. Mucho menos a un oficial de un ejército extranjero y, en este caso, de uno con el que el país está técnicamente en guerra. Las hostilidades de la guerra entre Corea del Norte y Estados Unidos están suspendidas por el armisticio de 1953.

Michael Desch, profesor de la Universidad de Notre Dame y quien ha escrito sobre el liderazgo civil en el mundo castrense de Estados Unidos, dijo al Post que el saludo de Trump a No Kwang Chol fue inusual e "inapropiado".

John Kirby, analista militar y diplomático de CNN, lo consideró "llamativo". "Ellos (en Corea del Norte) pueden ver en esto un valor propagandístico. Muestran el nivel de deferencia y respeto que Trump les ha ofrecido a ellos y a sus líderes militares (...) Fue inapropiado de su parte desde el punto de vista protocolar, y ahora está jugando a favor de la propaganda norcoreana sobre su legitimidad en el ámbito mundial".

Para Kirby, lo apropiado hubiera sido que el mandatario solo inclinara su cabeza y estrechara su mano con el general.

Un funcionario estadounidense dijo a CNN que Trump había sido instruido sobre el protocolo que incluía no saludar con el gesto militar a miembros de la fuerza armada de un país extranjero. La Casa Blanca, sin embargo, no consideró el gesto inapropiado, sino como una forma de demostrar respeto a Kim y su entorno.

El saludo de Trump al general No Kwang Chol hace recordar las críticas que recibió el expresidente Barack Obama en 2012 por haberse inclinado ligeramente para saludar al rey de Arabia Saudita Abdullah durante una cumbre del G-20. En ese momento, Trump lo catalogó de "amateur". Los republicanos dijeron que se había "humillado".