null: nullpx

Trump viaja al corazón del desastre generado por Harvey en Texas

En su estreno en la supervisión de emergencias, el presidente y la primera dama viajaron hasta Corpus Christi, cerca de donde el viernes pasado tocó tierra el huracán, devenido en una tormenta tropical que sigue azotando el sur de Texas.
29 Ago 2017 – 3:30 PM EDT

El presidente Donald Trump tuvo este martes en Texas su estreno en una labor que tarde o temprano tiene que enfrentar todo ocupante de la Casa Blanca: supervisar una zona de desastre causado por algún fenómeno natural.

En una estación de bomberos de Corpus Christi, la ciudad cerca de la cual Harvey entró al continente con fuerza de huracán categoría 4, Trump y su comitiva se reunió con el gobernador de Texas Greg Abbott, el director de FEMA Brock Long y representantes de agencias estatales que participan en la emergencia.

Luego de escuchar los reportes sobre la situación y cómo marchan las labores de rescate y asistencia de las víctimas, no solo de Houston, sino de Rockport, Galveston y otras localidades afectadas por el desastre natural que este martes rompió récord de precipitaciones en el territorio continental estadounidense, el mandatario se limitó o a agradecer el esfuerzo colectivo.

“Queremos hacerlo mejor que nunca antes. Queremos que cuando le veamos dentro de 5 años, dentro de 10 años. Esto es de proporciones épicas. Nadie ha visto algo como esto y solo quiero decir que trabajar con el gobernador y todo su equipo ha sido un honor para nosotros”.

También agradeció a los dos senadores republicanos de Texas, John Cornyn y Ted Cruz, quienes estaban presentes en la reunión en Corpus Christi por su liderazgo en medio de la emegencia.

Según la Casa Blanca, el objetivo de la visita presidencial era informarse sobre la coordinación entre las diferentes agencias federales, estatales y locales que atienden la emergencia y que tendrán que trabajar juntas en el esfuerzo e recuperación y reconstrucción que viene.

Trump volverá este sábado a Texas para visitar la zona más golpeada por las inundaciones provocadas por el ciclón Harvey, informó la Casa Blanca.

"Volveremos a una zona diferente del estado, para tener la oportunidad de ver áreas que no pudimos ver hoy", explicó a periodistas la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Los errores de Katrina

Tras su visita a Corpus Christi, el presidente se dirigió a Austin, la capital tejana, donde se reunió además con algunos miembros de su gabinete que le acompañaron para evaluar la respuesta futura a la emergencia.

Trump y la primera dama Melania Trump no viajaron hasta Houston, el epicentro de las labores de la emergencia generada por el huracán, hoy tormenta tropical, para no distraer ni afectar las operaciones en marcha.

El mandatario parece estar muy atento a no repetir los errores del pasado, específicamente los que cometió el gobierno federal en 2005 con la lenta respuesta que dio al desastre del huracán Katrina y lo que le costó al presidente George W. Bush.


De hecho, en un momento, Trump recordó que no eran momentos de darse felicitaciones y que ya habrá tiempo de hacerlo cuando la crisis haya sido superada.

Al final de ese encuentro, el presidente se dirigíó a un grupo de seguidores que le esperaban fuera de la estación de bomberos y les dirigió unas breves palabras de apoyo.

En los primeros días tras el paso del Katrina, Bush alabó el “endiablado buen trabajo” que estaba haciendo el entonces director de FEMA, Michael Brown pese a que los medios mostraban imágenes de personas en los techos de sus casas inundadas y centro de refugiados totalmente a la deriva.

En el caso de Houston, quienes parecieran ser más susceptibles a la crítica por ahora son los alcaldes de Houston y otras localidades, que decidieron no ordenar la evacuación, incluso enfrentándose a Abbott, quien en unas confusas declaraciones sugirió a la población de zonas potencialmente afectadas abandonar sus hogares aun cuando no se hubiera dado la orden.

La verdadera prueba para el gobienro será la respuesta a largo plazo que vaya a dar a la recuperación de la región a largo plazo, algo que pondrá a prueba la capacidad de la casa Blanca de negociar con el Congreso un paquete de ayuda que atienda las necesidades de los daminificados.

Fotos aéreas: La destrucción de Harvey a su paso por Texas

Loading
Cargando galería
Publicidad