null: nullpx

Trump reveló información "altamente clasificada" al canciller y al embajador de Rusia

Funcionarios y exfuncionarios dijeron a The Washigton Post y The New York Times que el presidente compartió datos sobre Estado Islámico en un encuentro que sostuvo con ambos en la Oficina Oval de la Casa Blanca la semana pasada.
15 May 2017 – 5:18 PM EDT

El presidente Donald Trump reveló información altamente clasificada sobre Estado Islámico al ministro de Relaciones Exteriores y al embajador de Rusia en el encuentro que sostuvieron la semana pasada en la Casa Blanca.

Las fuentes aseguraron a The Washington Post, información que luego fue confirmada por varios medios, que con su acción, el mandatario puso en riesgo una fuente de inteligencia clave sobre el grupo extremista que quiere instaurar un califato en Siria e Irak.

También dijeron que la información provino de un socio de Estados Unidos a través de un acuerdo de inteligencia considerado tan sensible que algunos detalles ni siquiera han sido brindados a países aliados de Estados Unidos y funcionarios de seguridad dentro del gobierno estadounidense.

El socio no había autorizado a Estados Unidos a compatir la información con Rusia y, según las fuentes de The Washington Post, el haberlo hecho pone en riesgo la cooperación de un aliado con acceso a las redes internas de Estado Islámico.

Trump describió, según los medios, cómo Estado Islámico estaba tramando un ataque e incluso especificó la ciudad donde sería perpetrado.

Control de daños inmediato


Después del encuentro, funcionarios de la Casa Blanca corrieron a hacer control de daños, alertando a la CIA y a la Agencia de Seguridad Nacional.

Se trata de información en los más altos niveles de clasificación usados por las agencias de inteligencia de Estados Unidos. "Reveló más información al embajador ruso de la que hemos compartido con nuestros propios aliados", dijo una de las fuentes al periódico.

El encuentro con el canciller Sergey Lavrov y el embajador Sergei Kislyak se dio apenas un día después de que Trump echó a James Comey de la jefatura del FBI, desatando una de las mayores polémicas de su incipiente gobierno. Comey era el encargado de investigar los presuntos lazos entre la campaña del presidente y funcionarios del Kremlin. Tanto Trump como Rusia lo han negado.

Si bien Trump reveló información sensible, como presidente tiene amplia autoridad para desclasificar secretos gubernamentales, por lo que es improbable que haya quebrantado la ley con su actuar.

Cerca de una hora después, el asesor en temas de seguridad del presidente, H.R. McMaster, catalogó los reportes de "falsos" y aseguró desde la Casa Blanca que en la reunión en cuestión "el presidente y el canciller revisaron las amenazas comunes de organizaciones terroristas, incluyendo amenazas a la aviación".


"En ningún momento se habló de fuentes ni métodos de inteligencia ni fueron reveladas operaciones militares que no hayan sido comentadas públicamente con anterioridad". "Estuve en el lugar (en la Oficina Oval) y eso no sucedió", agregó.

En la misma línea de McMaster, el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que "durante la reunión, el presidente y el ministro de Relaciones Exteriores(de Rusia) discutieron un abanico de temas, entre los cuales estuvieron los esfuerzos comunes y las amenazas respecto al contraterrorismo".

Una de las fuentes de The Washington Post dijo que el comportamiento del presidente es "temerario" pues "parece no tener consciencia de la magnitud de las cosas con las que está lidiando, especialmente cuando se trata de la inteligencia y la seguridad nacional".

Más bien parece haberse jactado del acceso que ahora como mandatario tiene de este tipo información. "Cuento con una gran inteligencia. Tengo personas que me dan gran información de inteligencia todos los días", dijo a los funcionarios rusos en la Oficina Oval según una fuente con conocimiento de ese encuentro.

Ve también:


Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés