null: nullpx

Trump presionó a Sessions para que controlara la investigación del 'Rusiagate' aún después de haberse recusado, indica un reporte

El fiscal general era quien debía supervisar la investigación sobre la intervención rusa en las elecciones de EEUU en 2016, pero tuvo que inhibirse por no informar sobre sus reuniones con funcionarios rusos durante la campaña. 'The New York Times' indica que el presidente le pidió que mantuviera el control del caso.
29 May 2018 – 10:23 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

En 2017, el presidente Donald Trump le dijo al fiscal general Jeff Sessions, que debería revertir su decisión de retirarse de la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, según indica un nuevo informe de The New York Times.

El reporte publicado este martes señala que el mandatario se reunió con Sessions en marzo de 2017 en Mar-a-Lago, resort situado en Palm Beach, Florida, que es propiedad de Trump.

La reunión sucedió poco después de que Sessions se recusara de la investigación conocida como ' Rusiagate'.

El fiscal general se vio obligado a tomar la decisión luego de que se revelara en medios de comunicación que, mientras trabajaba para la campaña de Trump, Sessions se reunió con el entonces embajador ruso en Washington Sergey Kislyak. Sessions obvió informar esas reuniones al Congreso en su audiencia de confirmación para el cargo que ahora ocupa.

Trump, indica el informe, estaba molesto con Sessions por haberse retirado de la investigación de la intervención rusa porque esperaba que precisamente él la manejara.

"Trump, que le había dicho a sus ayudantes que necesitaba a alguien leal que supervisara la investigación, reprendió al Sr. Sessions y le dijo que debía revertir su decisión, una solicitud inusual y potencialmente inapropiada", indica el reporte, algo a lo que el fiscal general se negó.

Esta confrontación, que no había sido reportada anteriormente, fue seguida por ataques públicos y privados de Trump hacia Sessions durante varios meses. El diario neoyorquino señala que estos insultos del presidente tenían el objetivo de que el fiscal general renunciara.

Tanto el pedido de Trump a Sessions como los ataques posteriores, indica el periódico, son puntos claves que el fiscal especial que conduce las pesquisas del 'Rusiagate', Robert Mueller, está investigando en el marco de una vertiente de la investigación: si el presidente obstruyó a la Justicia.


Durante meses hubo rumores de que Trump quería despedir a Sessions. DIjo que estaba "decepcionado" de él e incluso, en una entrevista con el diario neoyorquino, el presidente dijo que de haber sabido de antemano que Sessions se recusaría de la investigación, hubiera llamado para el puesto de fiscal general a otra persona.

“Si él iba a recusarse, debió habérmelo dicho antes de asumir el cargo y yo simplemente habría escogido a otra persona. Creo que es una mala cosa, no para el presidente, sino para la Presidencia. Pienso que es injusto con la Presidencia. Esa es la manera como lo siento”, dijo Trump el año pasado.

Tras la recusación de Sessions en marzo de 2017, Trump despidió a James Comey en mayo de ese año, entonces jefe del FBI y quien precisamente abrió el caso sobre la intervención de Rusia en 2016.

Tras la recusación de Sesssions, Rod Rosenstein, su segundo en el Departamento de Justicia, quedó a cargo de tomar las decisiones sobre el caso de la intervención de Rusia. Y Rosenstein designó a Mueller para dirigir la investigación.

El diario neoyorquino indica que Sessions es un "testigo clave" para Mueller en la causa sobre posible obstrucción a la justicia.

Hasta ahora, se consideraba que la posible obstrucción a la justicia que investiga Mueller tenía que ver solo con el despido de Comey. Ahora, según este reporte, los intentos de Trump para que Sessions revirtiera su decisión de salirse de la investigación del 'Rusiagate' y los posteriores ataques del mandatario para presionarlo también están siendo escrutados como posible obstrucción.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés