null: nullpx

Trump defiende las "bellas estatuas confederadas" y afirma que "la cultura de nuestro gran país está siendo destruida"

En medio del debate de la presencia de símbolos confederados en espacios públicos, el presidente publicó varios mensajes en Twitter señalando su tristeza por su retirada y aprovechó para criticar a senadores republicanos que fueron críticos con su respuesta.
17 Ago 2017 – 9:29 AM EDT

El presidente Donald Trump mostró su tristeza este jueves por la retirada de "bellas estatuas y monumentos confederados" en el país y atacó duramente a dos miembros de su propio partido que han sido muy críticos con él por la respuesta que dio a los actos violentos de Charlottesville, Virginia, protagonizados por supremacistas blancos.



"Triste de ver que la historia y la cultura de nuestro gran país está siendo destruidas con la retirada de nuestras bellas estatuas y monumentos", dijo el presidente en un tuit, en un momento en el que este tipo de símbolos ha vuelto a poner en el primer plano las tensiones raciales en Estados Unidos.

Trump se quejó también por la "belleza que está siendo retirada de nuestras ciudades, pueblos y parques la echaremos de menos y nunca podrá ser reemplazada de una manera similar".

Aunque no son solo los supremacistas blancos quienes defienden la simbología confederada sureña (hay serios historiadores que desaconsejan “remover” aspectos de la memoria nacional) estos tuits emparentan al presidente con las opiniones de grupos de extrema derecha, cuya cercanía le ha granjeado muchas críticas al presidente.

Estos nuevos mensajes prometen agudizar la polémica sobre cómo desde la Casa Blanca se estaría defendiendo y hasta promocionando ideas radicales que por décadas han permanecido marginalizadas, pero que con el respaldo presidencial amenazan con verse amplificadas.

Tras los acontecimientos del pasado fin de semana en Virginia, en el que murieron tres personas, numerosos alcaldes por todo el país se han apresurado a eliminar de los lugares públicos símbolos confederados, tratando de evitar eventos violentos similares. De hecho, el mandatario ha recibido numerosas críticas -incluidas desde su propio partido- por no haber condenado de manera clara la violencia de los grupos racistas.

Al igual que hizo en su improvisada y criticada rueda de prensa del martes, el mandatario volvió a comparar al general sureño Robert E. Lee -cuya estatua fue defendida por los supremacistas en Charlottesville- con los expresidentes Washington y Jefferson.

"No puedes cambiar la historia, pero puedes aprender de ella. Robert E Lee, Stonewall Jackson, ¿quién es el siguiente? ¿Washington, Jefferson? Qué locura", añadió en otro mensaje de la red social.

Su defensa, que coincide con la de los grupos supremacistas, vuelve a incidir en el mensaje lanzado el martes cuando acusó a la izquierda radical de la violencia en Charlottesville, deshaciendo el mensaje que había declarado un día antes en el que culpó a neonazis y radicales de lo ocurrido en el fin de semana.

Críticas a senadores

Trump también aprovechó la red social para criticar a dos senadores republicanos que han sido críticos con su gestión de la crisis provocada tras los incidentes violentos en Virginia.

En varios mensajes en la misma red social, Trump se lanzó contra Lindsey Graham, de Carolina del Sur, y Jeff Flake, de Arizona.

"La publicidad que busca a Lindsey Graham al declarar falsamente que dije que hay equivalencia moral entre el KKK, los neonazis y los supremacistas blancos... y gente como la Sra. Heyer. Una mentira tan desagradable. Simplemente no puede olvidar su derrota electoral. La gente de Carolina del Sur va a acordarse!", escribió Trump.

Graham, quien siempre ha sido muy crítico con Trump, declaró que la respuesta de Trump a violencia de los últimos está dividiendo al país y se quejó de la "equivalencia moral" que realizó el mandatario entre los racistas blancos y Heather Heyer, la mujer de 32 años muerta al ser atropellada por un supremacista.

"Yo, junto con muchos otros, no respaldamos esta equivalencia moral", afirmó Graham. "Muchos republicanos lucharán contra la idea de que el Partido de Lincoln tiene una alfombra de bienvenida para los David Duke del mundo", añadió el senador en alusión al exlíder del Ku Klux Klan.

Pero Graham no es el único contra el que Trump lanzó dardos este jueves. Trump mostró su apoyo público a Kelli Ward, contrincante de Flake en elecciones primarias republicanas de cara a los comicios legislativos de 2018.

"Es estupendo ver que el Dr. Kelli Ward está presentándose contra Flake Jeff Flake, que es débil en las fronteras, el crimen y un factor irrelevante en el Senado. ¡Es tóxico!", dijo el mandatario.

Flake ha sido uno de los grandes opositores del magnate en materia migratoria, especialmente en su empeño por construir un muro fronterizo que afectaría al estado que representa.


En fotos: Así fue la batalla campal en Charlottesville entre los supremacistas blancos y los opositores a su marcha

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald Trump

Más contenido de tu interés