null: nullpx
Cumbre G7

Cumbre del G7: salud, cambio climático, Rusia y China marcan la agenda

Además de debatir sobre salud global y firmar una declaración conjunta en la que se establezcan compromisos para evitar que se produzca una próxima pandemia, este sábado la agenda del G7 también está marcada por las presiones de Estados Unidos que busca el apoyo de sus socios del grupo para plantarle cara a China.
12 Jun 2021 – 11:07 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Resiliencia económica, salud y política exterior son las tres sesiones programadas para este sábado como parte de la cumbre del G7, temas muy amplios que se espera que engloben debates como la pandemia, el cambio climático y las relaciones de Occidente con Rusia o China.

Durante esta jornada también se espera que los líderes de las siete naciones que conforman el grupo (EEUU, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Canadá y Japón) firmen una declaración sobre la salud global en la que se comprometen recursos y estrategias comunes para evitar que una pandemia como la del coronavirus vuelva a ocurrir.

Este compromiso se conocerá como 'Declaración de Carbis Bay', por el lugar en donde se celebra la reunión y según el primier ministro británico Boris Johnson, anfitrión de la cumbre, "marca un momento histórico y de orgullo para todos nosotros".


Como parte de la sesión de salud está planificado que intervengan virtualmente Melinda French Gates, copresidenta de la Fundación Gates, y Patrick Vallance, asesor científico en jefe del gobierno británico.

Por la noche, los líderes y sus invitados tendrán una cena de barbacoa en la playa.

Además de los siete líderes nacionales también participan los principales funcionarios de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo.

Plantarle cara a China

Pero además de la 'Declaración de Carbis Bay', este sábado Estados Unidos busca presionar a sus aliados para que se pronuncien públicamente contra las prácticas de trabajos forzados de China y abra el debate sobre la necesidad de competir económicamente con Pekín, según dijeron dos altos funcionarios de la administración a la prensa.

De acuerdo con estas declaraciones, Biden quería que los líderes del G7 se pronunciaran en un comunicado conjunto contra las prácticas de trabajo forzoso contra los musulmanes uigures y otras minorías étnicas por parte de China, pero al parecer no todos los países del grupo tienen pensado plantarle cara a Pekín, por lo que por el momento no está claro si el presidente estadounidense cumplirá sus objetivos en este sentido.

Según un funcionario, Canadá, Reino Unido y Francia estuvieron de acuerdo en gran medida con la petición de Biden, mientras que Alemania, Italia y la Unión Europea mostraron más dudas.

“No se trata de hacer que los países elijan entre nosotros y China; se trata de ofrecer una visión y un enfoque alternativos y afirmativos que ellos querrían elegir”, dijo a la prensa un alto funcionario estadounidense, citado por The Washington Post. "Por lo tanto, lo que estamos promoviendo es una agenda positiva y segura centrada en unir a otros países que comparten nuestros valores en los temas que más importan", añadió.


Sin embargo, aunque hubo menos consenso para condenar públicamente a China en materia de derechos humanos y otros temas, los líderes del G7 revelaron este sábado un plan de infraestructura para hacer frente al avance de Pekín y que el mundo en desarrollo pueda competir con su rivalidad económica.

Al mismo tiempo, algunos líderes del grupo instaron a Biden a que no fuera más lejos en su agenda contra China de forma tal que saboteara la cooperación con el gigante asiático en otros temas clave como la crisis climática.

Declaraciones en solitario tras reunirse con Putin

La reunión entre el presidente Biden y su homólogo ruso Vladimir Putin está planificada para el próximo miércoles. Una vez finalizado el encuentro, los dos mandatarios no darán declaraciones en conjunto, como podría esperarse, sino que Biden se enfrentará solo a la prensa, para impedir darle una plataforma internacional al líder ruso como la que recibió junto a Donald Trump en la cumbre de Helsinki en 2018.

"Esperamos que esta reunión sea sincera y sencilla, y una conferencia de prensa en solitario es el formato adecuado para comunicar claramente con la prensa libre los temas que se plantearon en la reunión", dijo un funcionario estadounidense en un comunicado enviado a los periodistas, "tanto en términos de áreas en las que podemos estar de acuerdo como en áreas en las que tenemos preocupaciones importantes", esclareció.

Según los asesores de Biden, el gobierno ruso estaba deseando que Putin apareciera junto a Biden frente a la prensa tras el encuentro entre ambos, que tendrá lugar en una villa suiza a orillas del lago de Ginebra.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés