null: nullpx

Entre TV, Twitter y Diet Cokes pasan los días de Trump en la Casa Blanca, según 'The New York Times'

De acuerdo con testimonios de personas cercanas al presidente, el magnate lucha por validar su presidencia cada minuto del día. Y mientras medios liberales cuestionan su gestión, el mandatario vive monitoreando ininterrumpidamente cuanto se dice de él.
10 Dic 2017 – 11:38 AM EST

El diario neoyorquino publicó este sábado un artículo en el que analiza la lucha permanente del presidente de EEUU, Donald Trump, por ser tomado en serio en su actual cargo.

Luego de 60 entrevistas a congresistas, consejeros, allegados y socios, el diario repasa cómo se desarrolla en el día a día la batalla del presidente con menor aceptación de la historia moderna, por legitimarse como líder de una de las naciones más poderosas del mundo.

En el desglose de la cotidianidad de Trump que presenta el diario quedan expuestas sus armas, su estrategia, su táctica y también sus desventajas: esa inestabilidad y volatilidad que caracterizan su temperamento y que algunos políticos y comentaristas se han atrevido a señalar públicamente como "enfermedades mentales", aunque no exista ninguna sospecha o evaluación médica que apoye esas versiones.

“Él siente que hay un esfuerzo para minar su elección y que las acusaciones de confabulación (con Rusia para afectar los comicios) son infundados (…) Él siente apasionadamente que la izquierda liberal y los medios quieren destruirlo. Que la manera cómo llegó a donde está fue respondiendo y contraatacando”, dice en el reportaje el senador republicano Lindsey Graham.

“El problema que va a enfrentar es que hay una diferencia entre competir en una elección y ser presidente. Tienes que encontrar un punto medio entre ser un peleador y ser presidente”, afirmó Graham, uno de los legisladores que mantiene mejor comunicación con el presidente.

Dentro de la información colectada por The New York Times para este reportaje también destaca la estrategia que Marc Short (el director de Asuntos Legislativos) desarrolló para educar al presidente, a sabiendas de su tendencia a interpretar los asuntos a partir de las personalidades involucradas: una colección de mini perfiles de todos los legisladores, una especie de Álbum Panini político a la medida de Trump.

Según este reportaje del NYT, el presidente de EEUU se percibe a sí mísmo más como un "forastero calumniado" en la lucha por hacerse tomar en serio, que como un poderoso gigante al dominio del mundo y eso explica por qué permanentemente está a la defensiva y en conflicto por preservar una presidencia que según él, ha sido deslegitimada desde el inicio por sus opositores.

En el trabajo, titulado 'Hora a hora dentro de la batalla de Trump por la auto preservación', se ofrecen algunos datos que ilustarn cómo es una jornada en la vida del presidente:


  • Madrugadas de lucha

    : Despierta a las 5:30 y enciende la TV para ver noticias. El recorrido suele incluir: CNN para un panorama general, "Fox & Friends" en busca de confort, inspiración y una previsión sobre el día que comienza; a veces también ve, "Morning Joe" para energizarse.

  • Al ataque vía Twitter:

    Una vez que ha conseguido encender su ánimo, el presidente toma su iPhone y a menudo arranca el contraataque en resistencia a sus detractores vía Twitter, desde su almohada.

  • Primera parada:

    El primer salón de la Casa Blanca al que se dirige es la Sala de Acuerdos, donde —a veces en pijama— hace las primeras llamadas del día.

  • Siempre en pantalla:

    El mandatario ve televisión (silenciada en muchas ocasiones) entre 4 y 8 horas diarias, al tiempo que maquina sus contraataques contra la izquierda liberal y los medios que le cuestionan.

  • Control permanente:

    En la Casa Blanca no está permitido que nadie más que Trump (y el equipo técnico en caso necesario) toque el control remoto de las televisiones, que solo son silenciadas cuando hay reuniones.

  • Mapas electorales:

    En las paredes de la residencia presidencial aún cuelgan los mapas que muestran, resaltados con color, los condados donde obtuvo mayoría de votos en noviembre de 2016.

  • A quien quiera escuchar:

    El presidente Trump comenta lo que ve en TV con quien sea que esté a su alrededor, incluso con el personal doméstico de la Casa Blanca.

  • Hombre sediento:

    Trump consume una docena de 'Diet Coke' a lo largo del día.

  • Asesoría estratégica:

    el presidente llama al exgeneral John F. Kelly, su jefe de gabinete, hasta 12 veces al día (lo llega a llamar 4 ó 5 veces durante una cena).

  • Tareas de reforzamiento:

    Trump revisa alrededor de media docena de periódicos impresos sobre los que anota comentarios con un marcador negro. Según fuentes cercanas a Bannon, éste está convencido de que Trump solo lee para reforzar. ¿Qué refuerza? Su percepción de la realidad, a decir de Tony Schwartz (su escritor anónimo en El arte de la negociación). Según allegados, al Presidente Trump aún le emociona ver aparecer su nombre en los titulares de la prensa y se muestra afectado cuando no aparece en las noticias.

  • Tiempo de recreo:

    Trump encuentra un rato de relajación hacia las 6:30 de la tarde, durante la cena en la Casa Blanca a la que solo asisten invitados autorizados por el jefe de gabinete, Kelly. Disfruta de recorrer con ellos la residencia y especialmente de mostrarles los baños (sin que exista una razón específica para ello), además de las extraordinarias vistas de la Recámara Lincoln y el Balcón Truman.

  • Tregua y descanso:

    Al terminar la cena Trump regresa a la televisión, normalmente a Fox y a CNN. Al mismo tiempo se comunica sin restricciones con viejos amigos (como su ex jefe de estrategia Steve Bannon) para dar rienda suelta a sus obsesiones (las noticias falsas, su decepción por el fiscal general Jeff Sessions, Rusia, Barack Obama y, desde luego, Hillary Clinton) antes de retirarse a dormir entre 5 y 6 horas.

Trump, Moore, Franken, Weiner y otros nueve casos de acoso sexual que sacudieron la política en EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.