null: nullpx

En el Cinco de Mayo menos destacado en años, Pence asegura que Trump "se preocupa" por los hispanos

El presidente rompió la tradición y no celebrará la festividad mexicana. En su lugar, el vicepresidente participó de una pálida celebración en la que habló en español y transmitió un mensaje del mandatario sobre los hispanos.
4 May 2017 – 7:51 PM EDT

Donald Trump rompió otra tradición en Washington: la celebración del Cinco de Mayo, una festividad mexicana notable en EEUU que conmemora la batalla de Puebla de 1862, cuando el ejército de México derrotó a una fuerza expedicionaria francesa.

Y lo hizo no sólo adelantando la celebración un día, festejándolo este jueves 4 y no el viernes 5, sino porque ni siquiera participó del evento y lo dejó en manos del vicepresidente Mike Pence.

En una pequeña recepción en la que tampoco hubo políticos destacados, ni artistas de alto nivel, como sucedía con Barack Obama o con George W. Bush, Pence aseguró que "la comunidad latina de EEUU es 'una prioridad' para el presidente Donald Trump". Agregó que además el presidente cree que "una reforma migratoria real y positiva es posible".

"El presidente ha hecho de la comunidad latina una prioridad, y siempre lo será", dijo Pence en la recepción de Cinco de Mayo más opaca de cuantas el Ejecutivo ha organizado en los últimos años.


En fotos: encuentre las diferencias entre el cinco de mayo celebrado por Bush, Obama y Trump

Loading
Cargando galería

El vicepresidente agregó que Trump "está luchando cada día para empoderar a los hispanos estadounidenses para que contribuyan más al futuro del país", y se ha asegurado de que haya latinos presentes en cada una de sus reuniones con ciudadanos para impulsar distintas políticas.

Pence optó por no mencionar las acciones ejecutivas firmadas por Trump para acelerar las deportaciones y construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos. Tampoco habló sobre los intentos de asfixiar económicamente a las ciudades santuarios, cuyas autoridades no colaboren con los servicios de inmigración.

Bajo Obama y Bush, quien insituyó la costumbre de celebrar el día en la Casa Blanca, la fecha se usó para promover el acercamiento a la comunidad hispana (pese a que se trata de una fiesta mexicana a la que en México no se le presta atención)

El año pasado, Obama invitó a unos 500 personas a una recepción en la residencia presidencial que amenizó la banda de rock mexicana Maná.

Este año, la reunión ni siquiera se celebró en la Casa Blanca, sino en un inmueble contiguo que alberga oficinas de la residencia presidencial, el histórico edificio ejecutivo Eisenhower.

A la recepción asistieron unas 150 personas, según la Casa Blanca, entre ellas el embajador de México, Gerónimo Gutiérrez, y el secretario de Trabajo, Alexander Acosta, el único hispano del gabinete.

Aunque la celebración haya tenido tan poco brillo, Pence hizo un esfuerzo por mostrar cercanía con los latinos, y dijo algunas palabras en español.

"Buenas tardes a todos y feliz casi Cinco de Mayo", dijo el vicepresidente al iniciar su intervención en la reunión.

Más contenido de tu interés