null: nullpx

El cuerpo de prensa de la Casa Blanca se deja de bromas e invita a un historiador a su cena de gala

El autor de Hamilton será el invitado de honor a la gala que, tradicionalmente, era presentada por algún comediante, pero la experiencia de este año con la secretaria de prensa Sarah Sanders y las tensiones con los medios parecen haber forzado el cambio.
19 Nov 2018 – 6:37 PM EST

La coyuntura política y la relación entre los medios de comunicación y el poder es tan seria en el Washington de Donald Trump que la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA) no tendrá en su cena del próximo año a un comediante para que amenice la velada, como ha sido la costumbre, sino a un historiador presidencial para que explique cómo funciona la sagrada Primera Enmienda de la Constitución.

La asociación que representa a los trabajadores de los medios asignados para la cobertura de la presidencia anunció este lunes que Ron Chernow será el invitado de honor del evento que se realizará el 27 de abril del próximo año. Chernow es uno de los biógrafos e historiadores presidenciales más destacados de EEUU y su obra Hamilton sirvió de base para el exitoso musical de Broadway.

“Mientras celebramos la importancia de unos medios informativos libres e independientes para la salud de la república, espero con anticipación escuchar a Ron ubicando este inusual momento en el contexto de la historia estadounidense”, dijo el jefe de la asociación, Olivier Knox, quien es corresponsal jefe en Washington del grupo de radio satelital SiriusXM.


La decisión cambia décadas de una tradición que ha marcado que el invitado central de la gala fuera algún famoso comediante que entretuviera al público con sus bromas, algunas hechas a expensas de los mismos poderosos de la presidencia que también están invitados a la cena.

En medio del episodio que enfrenta al corresponsal jefe de la Casa Blanca Jim Acosta con el gobierno, la decisión de la WHCA podría buscar reducir las fuentes de conflicto con la presidencia al tiempo de ratificar los derechos constitucionales para el trabajo de informar, aun aquello que no le guste al poder.

Los que pasó en 2018

Muchos recuerdan cómo en 2017, Michelle Wolf esquilmó a la secretaria de prensa, Sarah Huckabee, quien desde la mesa de honor trataba de poner su mejor cara ante unos chistes que, algunos reconocieron, se pasaron de la raya de lo aceptable. A otros les pareció justo contra alguien que consideran que agrede a la prensa a diario. Sin embargo, la asociación tuvo que aclarar que la presentación “no estaba en el espíritu” del evento.

Wolf reaccionó con un mensaje en su cuenta de Twitter a la noticia de la invitación del historiador al evento del próximo año.

“La WHCA son unos cobardes. Los medios son cómplices. Y yo no podría estar más orgullosa”, escribió Wolf.


Al agradecer la invitación, Chertow dijo que estaba “feliz de poder cumplir” aunque prometió que no será necesariamente una noche docta o para el bostezo: “Aunque nunca me han confundido con un comediante, prometo que mi lección de historia no será aburrida”.

“Libertad de prensa es siempre un tema oportuno y este parece ser el momento perfecto para regresar las bases. Mi mayor preocupación estos días es que los estadounidenses olvidemos quiénes somos como pueblo y los historiadores deberíamos servir como los principales custodios para preservar ese rico almacén de recuerdos”, dijo en el comunicado que difundió la WHCA.

Su biografía sobre Alexander Hamilton sirvió de base para el exitoso musical que creó Lyn-Manuel Miranda, con quien trabajó como asistente histórico y junto al que recibió el premio Hacedores de Historia de la Sociedad Histórica de Nueva York por ese trabajo.

En 2010 se ganó el prestigioso Premio Pulitzer por la biografía del líder de la independencia estadounidense y primer presidente de la nación: ‘Washington, una vida’. Y en 2015 recibió la Medalla Nacional de Humanidades que concede la Casa Blanca

Su último libro, ‘Grant’, sobre el líder militar del Norte durante la Guerra de Secesión y décimo octavo presidente del país, fue publicado en 2017 y pasó cuatro meses en la lista de libros más vendidos. En los planes está una película dirigida por Steven Spielberg en la que Chernow será asesor histórico.


La verdad es que a Trump y a los suyos no les ha ido bien en esas ocasiones. De hecho, el presidente no ha asistido a las dos cenas que se han realizado bajo su mandato, algo que tiene lógica si se considera la tensa relación que mantiene con algunos de los periodistas de los medios que asisten a la gala.

En 2011 fue el presidente Barack Obama quien se encargó durante cinco minutos de bromear a costas de Donald Trump, entonces famoso magnate inmobiliario y presentador del exitoso programa “The Apprentice”, quien también había sido uno de los promotores de las teorías que ponían en duda la nacionalidad estadounidense del primer mandatario negro del país.

Algunos analistas afirman, muy en serio, que la humillación sufrida esa noche por Trump lo impulsó a buscar el desquite con una candidatura presidencial, cinco años después.

Más contenido de tu interés