null: nullpx

Algunos de esos "mejores" que Trump trajo al gobierno que al final no resultaron ser tan buenos

Cuando estaba formando su gabinete y el equipo de la Casa Blanca, el presidente repetía que se rodearía de "los mejores", nadie "medianamente bueno" o simplemente "bueno", sino "los mejores". Pero algunos de sus elegidos no resultaron ser "los mejores" y terminaron con aparatosas salidas de sus cargos motivadas por diferentes escándalos y evidente falta de credenciales para los puestos que desempeñaban.
20 Ago 2018 – 11:16 AM EDT
Comparte
1/7
Comparte
Cuando Donald Trump anunció que Omarosa Manigault sería directora de comunicaciones de la Oficina de Enlace Público en la Casa Blanca, llamó la atención debido a su falta de historial en política. El presidente la colmó de halagos por "todo lo que ella hizo por él" y destacó su lealtad y lo "buena persona" que era. Menos de un año después, Manigault fue despedida por el jefe de gabinete John Kelly. Ahora Manigault lanza un libro crítico sobre Trump y él la considera una "enloquecida" "perra" y "escoria", a quien reconoció haber contratado solo porque decía "grandes cosas" de él. Crédito: Reuters
2/7
Comparte
"Adoro al general Flynn; "él es un tipo duro e inteligente"; "un hombre increíble"; "alguien a quien yo respeto"; "uno de los grandes tipos que vendrá a la Casa Blanca". Trump se embriagó en halagos para el general durante los meses de campaña. En enero de 2017 lo nombró asesor de Seguridad Nacional. Pero duró menos de 20 días en la posición hasta que se vio forzado a renunciar tras un informe de The Washington Post que reveló contactos con el embajador ruso en DC que supuestamente no informó ni a Trump ni a Mike Pence. Crédito: Getty Images
3/7
Comparte
Rob Porter, el exsecretario de gabinete de la Casa Blanca. En febrero de este año estalló un escándalo debido a que dos exmujeres de Porter lo denunciaron por violencia física y psicológica. Como prueba mostraron órdenes de alejamiento y fotos con presuntas golpizas. En el mundillo republicano, Porter siempre había sido elogiado. El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, lo defendió en un principio, pero días después, la presión obligó a Porter a renunciar. Luego de su aparatosa salida, Trump dijo a los periodistas: "Él dijo que es inocente y creo que tienen que recordar eso". "Le deseamos una carrera maravillosa". Crédito: AP Photo/Evan Vucci
4/7
Comparte
El pasado 5 de julio, Scott Pruitt renunció como jefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA). ¿Por qué? Hubo varios informes que indicaban irregularidades de diversa índole en su gestión. Denuncias de que gastó tres millones de dólares de dinero estatal en seguridad, tres veces más que su predecesor y fue señalado por tratar de usar su posición de poder para facilitarle un negocio a su esposa, y se ha gastado más de $105,000 en vuelos de primera clase. Además Pruitt fue considerado un aliado cercano al sector de los combustibles fósiles que trabajó en la EPA para favorecer a esas industrias y no para cuidar el medio ambiente. Trump, sin embargo, lo defendió en numerosas ocasiones por el "gran trabajo" que ha hecho.
Crédito: The Associated Press
5/7
Comparte
Anthony Scaramucci apenas estuvo 10 días en la Casa Blanca como director de Comunicaciones. En julio de 2017, Trump nombra a Scaramucci, un hombre al que el presidente llamaba "killer" (matador) uno de sus halagos preferidos. El desembarco de Scaramucci, hombre en el que muchos veían simulitudes gestuales con Trump, provocó que el exvocero, Sean Spicer, dimitiera. Pero luego de 10 días, Scaramucci dejó su cargo a pedido del entonces nuevo jefe de gabinete John Kelly, debido a que consideraba su personalidad disrruptiva para una Casa Blanca que buscaba salir del caos de las constantes renuncias y despidos. Crédito: NICHOLAS KAMM/Getty Images
6/7
Comparte
Tom Price, el exsecretario de Salud, fue llevado al gobierno por Trump, en buena parte, para socavar Obamacare debido a que él era un férreo opositor de la ley de salud. A pesar de que fue elegido como "el mejor" para el puesto, estuvo apenas meses en el cargo. Renunció en septiembre tras denuncias de que había gastado injustificadamente al menos 400,000 dólares de dinero público en numerosos vuelos en aviones privados para viajes de trabajo y personales. Crédito: Getty
7/7
Comparte
Sebastian Gorka fue nombrado asistente de la Casa Blanca. ¿Sus credenciales? No muy destacadas. Gorka era una figura 'marginal' de la derecha que escribía en Breitbart (sitio del que Steve Bannon era editor) con cuestionables credenciales en política exterior y en seguridad. Aconsejaba a Trump sobre seguridad nacional, pero sus responsabilidades eran bastante indefinidas. Entre otras cosas, reportes señalan que Gorka llevaba una Vitézi Rend, una medalla honorífica de un grupo húngaro al que el Departamento de Estado vincula con la Alemania nazi y crímenes contra la población judía. Él afirmó que solo llevaba la medalla para honrar a su padre y ha negado acusaciones de antisemitismo. Según reportes, Gorka fue 'invitado' a retirarse por Kelly. Crédito: Getty Images
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés