null: nullpx
Política de Educación

Nombramiento de nueva secretaria de Educación indica que Gobierno apostará fuerte por la libre selección de escuelas

La política de libre selección de escuelas es polémica porque utiliza fondos públicos para subvencionar escuelas privadas, quitándole recursos a las escuelas públicas gratuitas.
23 Nov 2016 – 3:19 PM EST

Betsy DeVos, la donante del Partido Republicano seleccionada por el presidente electo Donald Trump para el puesto de secretaria de Educación, es una defensora de la libre selección de escuelas que ha prometido reformar el sistema educativo estadounidense, al cual ha calificado de “inaceptable”.


De Vos es la fundadora de la American Federation of Children, grupo que impulsa la libre selección de escuelas, y una defensora de larga data de los vales educativos y las escuelas charter.

El movimiento de libre selección de escuelas, o "school choice", defiende la libertad de los niños de asistir a las escuelas que quieran más allá del barrio en donde residen y permite que se utilicen fondos públicos para pagar por escuelas privadas o religiosas.


El movimiento es polémico porque la subvención de escuelas privadas le quita recursos a las escuelas públicas gratuitas.

DeVos y su esposo, Dick DeVos, han sido activistas del Partido Republicano durante años y en 1993 se involucraron en una campaña que logró que su estado, Michigan, aprobara su primera ley de escuelas charter.

En el año 2000 intentaron enmendar la constitución estatal para permitir el uso de créditos contributivos o vales educativos para pagar por educación privada en el estado con dinero público, pero fracasaron. DeVos ha descrito ese fracaso como algo “realmente trágico”.

Las escuelas charter son escuelas públicas administradas por entes privados que tienen más autonomía que las públicas tradicionales en cuanto a su funcionamiento administrativo y métodos de enseñanza.

Por lo tanto pueden ser más innovadoras y responder mejor a las necesidades de sus estudiantes que las escuelas públicas regulares, y se les exige mejor desempeño académico.

A diferencia de las escuelas públicas tradicionales, las charter también pueden inscribir a estudiantes radicados fuera de su propio distrito escolar.

Todo indica que la promoción de las charter será uno de los focos de la administración Trump, quien durante la campaña electoral prometió establecer un fondo de 20,000 millones de dólares para los 11 millones de niños en edad escolar que viven en la pobreza, para que asistan a las escuelas públicas o privadas que sus padres deseen.


En fotos: así crece el equipo de gobierno de Donald Trump

Loading
Cargando galería


Entonces Trump prometió darles preferencia en la asignación de fondos a los estados que promocionen las charter o que tengan leyes de libre selección de escuelas.

Trump calificó este miércoles a DeVos como una “brillante y apasionada defensora de la educación”.

“Bajo su liderazgo reformaremos el sistema educativo de EEUU y romperemos con la burocracia que está retrasando a nuestros niños para poder entregarles educación de clase mundial y libre selección de escuelas para todas las familias”, expresó Trump.

DeVos, por su parte, expresó que el “statu quo en la educación no es aceptable. Juntos podemos trabajar y hacer cambios transformacionales que aseguren que cada estudiante en Estados Unidos tenga la oportunidad de alcanzar su más alto potencial”.


La selección de DeVos fue criticada por organizaciones que agrupan a maestros y a personal escolar como la Asociación Nacional de Educación, cuya presidenta, Lily Eskelsen García, expresó que DeVos “ha impulsado una agenda corporativa para privatizar, desprofesionalizar y socavar la educación pública para nuestros estudiantes”.

“Creemos que las oportunidades de éxito de un niño no deben depender de ganarse una lotería para la charter, ser aceptado por una escuela privada o vivir en el código postal apropiado…DeVos ha trabajado consistentemente contra estos valores y sus esfuerzos a través de los años han hecho más por socavar la educación pública que por apoyar a los estudiantes”, agregó Eskelsen García.

La Alianza Nacional por las Escuelas Charter Públicas, por su parte, aplaudió la designación y expresó que durante su carrera DeVos “ha trabajado para darle poder a los padres y darles a las familias fuertes opciones educativas para que puedan hacer lo que mejor para sus hijos”.

No todo el estamento político conservador, sin embargo, aplaudió la designación de DeVos.

Frank Cannon, presidente del conservador centro de política pública American Principles Project, calificó a DeVos como una “secretaria de Educación del 'establishment', a favor de los Common Core”.

Agregó que su nombramiento “parece contradecir todo lo que Trump ha dicho sobre política educativa hasta el momento”.

Sin embargo, DeVos desmintió a Cannon y a otros críticos y en una declaración escrita diseminada por Twitter afirmó que "no soy partidaria (de los Common Core). Punto".

"¿Que organizaciones a las que he pertenecido apoyan los Common Core? Por supuesto. Pero esa no es mi postura", dijo DeVos.

Los Common Core son estándares educativos comunes adoptados por 42 estados del país que intentan que todos los estudiantes de las escuelas, vivan, por ejemplo, en Alaska o Florida, se gradúen de secundaria con los mismos conocimientos y lleguen preparados a la universidad.

La idea es rechazada por conservadores que afirman que los Common Core promueven una misma solución a estados con distintas realidades y que son una imposición del gobierno federal.

Trump ha dicho que los Common Core son “un desastre” y que los anularía al llegar a la presidencia, a pesar de que el gobierno federal no intervino en su creación, fueron adoptados voluntariamente por los estados y la ley prohíbe expresamente al departamento de Educación intervenir en ellos.


Publicidad