null: nullpx
Policía

Sindicato de la policía dice que el disparo no iba para el terapeuta sino para el joven autista

El presidente del organismo en Miami, John Rivera, explicó que el agente pensó que el paciente tenía un arma en la mano y que por eso disparó.
22 Jul 2016 – 2:23 PM EDT

El disparo que hirió a un terapeuta afroamericano en una calle de Miami no iba dirigido a él. El policía de North Miami que disparó el arma pretendía alcanzar al hombre que estaba sentado a su lado, un paciente con autismo, explicó el presidente del sindicato de policías del condado de Miami Dade, John Rivera.

“Él (el policía) estaba tratando de proteger al señor (Charles) Kinsey”, dijo Rivera a Univision Noticias. “Cuando él (el policía) llega al lugar ve a los dos hombres. No sabe lo que está pasando, pero le dice (a Kinsey) que se ponga en el piso y el señor Kinsey hizo todo bien. Entonces el (hombre) blanco empezó a hacer un movimiento y tenía algo en la mano que el oficial pensó que era un revólver y que lo iba a matar y es ahí donde él dispara”, cuenta.

El incidente fue grabado por una persona con su celular y dado a conocer por el abogado de Kinsey el pasado lunes. En él se ve al hombre negro acostado en el suelo con las manos arriba y a un hombre blanco –que se decía tenía un camión de juguete en la mano– sentado a sus pies y gritando “¡cállate!”. Más adelante se ve a ambos boca abajo en el piso y siendo esposados por dos agentes que no han sido identificados.

Rivera explica que la información manejada por la policía provenía de una llamada al 911, donde se hizo referencia a un hombre armado y a un posible suicidio. Asegura que aunque Kinsey intentaba explicar que se trataba de su paciente, la distancia no le permitió escuchar al policía.

En una rueda de prensa el jueves, el jefe de la policía de North Miami, Gary Eugene, catalogó lo ocurrido como de “un asunto muy delicado” aunque detalló que el policía solo abrió fuego luego de una negociación. Informó que la investigación estará a cargo del Departamento de Ley y Orden de Florida.

Kinsey, de 47 años, declaró por su parte al canal CNN que todo ocurrió cuando intentaba convencer a su paciente de 27 años de acostarse en el suelo como lo solicitaba la policía. “Yo estaba más preocupado por él que por mí”, dijo el afroamericano a un canal afiliado a CNN. “Mientras tenga mis manos arriba no me dispararán”, cuenta que pensaba. “Estaba equivocado”, lamenta.

El oficial que disparó fue relevado de sus funciones mientras se desarrolla la investigación.

Lo ocurrido en Miami se produce en momentos de fuerte tensión racial en Estados Unidos. Cinco policías murieron en un tiroteo en Dallas hace dos semanas y otros tres el pasado domingo en Baton Rouge, Louisiana. Justo los días antes, las calles de distintas ciudades del país se caldearon por la muerte de dos hombres negros por disparos de la policía: Alton Sterling, en Louisiana, y Philando Castile, en Minnesota.

Lea también:

RELACIONADOS:PolicíaViolenciaMiami

Más contenido de tu interés