null: nullpx

Pueblos nativos protestan frente a la Casa Blanca y el Hotel Trump en un intento desesperado por evitar la construcción del oleoducto en Dakota

El Dakota Access (DAPL por sus siglas en inglés) pasaría bajo un embalse que provee agua a las reservas y tierras sagradas de Dakota del Norte y Sur, Iowa e Illinois.
10 Mar 2017 – 5:10 PM EST

Cientos de manifestantes marcharon en Washington DC contra el oleoducto Dakota Access

Loading
Cargando galería

Cientos de personas se han reunido frente a la Casa Blanca y el hotel del presidente Donald Trump en Washington DC para mostrar pacíficamente su desacuerdo con la construcción del oleoducto Dakota Access (DAPL por sus siglas en inglés), el cual pasaría bajo un embalse que provee agua a las reservas y tierras sagradas de Dakota del Norte y Sur, Iowa e Illinois.

Los indígenas sioux de Standing Rock, en Dakota del Norte, se han opuesto desde hace meses contra la construcción de lo que ellos llaman "una serpiente negra de petróleo” que se extendería por más de 1,168 millas por Dakota del Norte y del Sur, Iowa e Illinois para transferir hasta 570,00 barriles de petróleo crudo por día.

Este es un intento desesperado por evitar que las obras continúen, pues ponen en riesgo el agua de unos 17 millones de personas, aseguran los nativos.

Un juez federal se negó esta semana a detener la construcción de la sección final de la tubería de 3.800 millones de dólares alegando que el oleoducto está a una milla o menos de las tierras indígenas pero no dentro de ellas. Esta última negativa podría significar que el petróleo pueda comenzar a fluir a través de ella tan pronto como las próximas semanas.

Según la Cámara de Comercio de Estados Unidos, su construcción proveería a la región con 12,000 nuevos empleos. Sin embargo, los nativos aseguran que la tubería impactaría cementerios, anillos de piedra de oración, artefactos y otros sitios ceremoniales e históricos indígenas, así como el cauce del río Missouri, fuente de agua potable para millones de personas.

Los participantes en la manifestación de este viernes dicen que las protestas contra el oleoducto han tenido éxito incluso si se construye porque han llamado la atención sobre la cuestión de la soberanía de los indios americanos.


Publicidad