null: nullpx

No solo los elefantes, administración Trump también restauró el permiso para importar partes de leones como trofeos

La medida favorece los intereses de vendedores de armas y cazadores (entre ellos los hijos del presidente Trump), así como empresarios turísticos en África, pero despierta la preocupación de científicos y grupos ambientalistas del mundo por el impacto que podría tener en la población de estos felinos en riesgo de extinción.
17 Nov 2017 – 05:41 PM EST
Comparte
Según la African Wildlife Foundation, el número de leones en la naturaleza está disminuyendo constantemente debido a la pérdida de hábitat. La Lista Roja de especies en peligro de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza UICN asegura que su población ha decaído un 42% en los últimos 20 años. Crédito: Getty Images

Los cazadores de EEUU y el mundo obtuvieron una gran victoria esta semana con la decisión de la administración Trump de revertir la prohibición casi total a la venta de partes de elefantes cazados en África por deporte. Y los leones son los siguientes en la línea de fuego.

Mientras el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (FWS) anunció que estaba levantando la prohibición de la importación de trofeos de elefantes de Zimbabwe y Zambia, también publicó silenciosamente nuevas directrices que mostraban que los leones disparados en los dos países africanos también serían elegibles para terminar colgados en los hogares estadounidense como trofeos de caza.


La medida favorece los intereses de vendedores de armas y cazadores (entre ellos los hijos del presidente Trump), así como empresarios turísticos en África, pero despierta la preocupación de científicos y grupos ambientalistas del mundo por el impacto que podría tener en la población de estos felinos en momentos donde toda la megafauna africana se enfrenta a un rápido declive.

En 2014, EEUU le prohibió a los cazadores estadounidenses traerse a casa partes de elefantes de Zimbabue debido a las preocupaciones sobre la conservación de los animales en el país. El año pasado, además, el FWS incluyó al león como una especie amenazada y estableció restricciones estrictas para traer cabezas, patas y otras partes del cuerpo.

Según la African Wildlife Foundation, el número de leones en la naturaleza está disminuyendo constantemente debido a la pérdida de hábitat. La Lista Roja de especies en peligro de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza UICN asegura que su población ha decaído un 42% en los últimos 20 años.

¿Conservación o caza?

Entre las principales críticas a estas nuevas medidas, los ambientalistas denuncian la injerencia de intereses privados frente a los de conservación de las especies.

Y es que antes de ser públicamente anunciadas por el FWS, estas decisiones fueron comunicadas en un evento no oficial organizado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y Safari Club International, un grupo con sede en Arizona que cabildea contra las restricciones de caza y las subastas de viajes a los miembros para ir a África a cazar a leones, rinocerontes, elefantes, búfalos del Cabo y leopardos.

"En lugar de ser los protectores de la vida silvestre, el gobierno federal ahora es un promotor de la caza de trofeos. Con esto les decimos a los africanos negros que no pueden matar elefantes por sus colmillos, pero que está bien que los blancos ricos se aparezcan y les disparen. Es el colmo de la hipocresía", denunció Wayne Pacelle, presidente de la organización Humane Society en EEUU.

Por su parte, el director ejecutivo del Instituto para la Acción Legislativa de la NRA Chris Cox defendió el actuar asegurando que la decisión respalda "una gestión científica sólida de la vida silvestre y la caza regulada".

El apoyo a la cacería de animales no es sorpresa en la administración. El secretario del interior Ryan Zinke, que también tiene injerencia sobre el FWS, ha impulsado un mayor acceso de caza a las tierras públicas y hasta revirtió la prohibición de municiones de plomo para la caza.

La semana anterior, Zinke creó un Consejo Internacional de Conservación de la Vida Silvestre. “Por el tipo de miembros propuestos para la nueva junta se ve que estaba enfocada en promover la industria de la cacería y no la conservación", explica en su sitio web la African Wildlife Foundation.

En el pasado, los republicanos en el Congreso han apostado también por proyectos de ley que permitirían la captura de lobos o cacería de osos y eliminar a las águilas calvas, entre otros.


La liberación para importar trofeos de caza de animales es una decisión coherente con la pasión de los hijos del presidente Trump -quienes han sido fotografiados posando con una cola de elefante cortada y un leopardo muerto- y con el reclamo de Donald Jr al gobierno de Obama en 2016.

Este es un tuit de Mia Farrow de mayo del 2015, que llamaba la atención sobre el gusto por la cacería de estos hermanos.


El hijo mayor del presidente ha dicho que ha matado a "15 o 16 especies" en África y el año anterior aseguró que el FWS debería alentar a los cazadores estadounidenses a cazar legal y éticamente en el extranjero. "Últimamente, (los cazadores) hemos sido un grupo olvidado. Quiero cambiar eso ahora y para siempre. Y haremos todo lo que podamos para asegurarnos de que cualquier tipo de presidencia de Trump sea la mejor desde Theodore Roosevelt para los amantes de la naturaleza, los cazadores, nuestras tierras públicas y para este país ya que se relaciona con cualquier cosa al aire libre”, recordó The Guardian.


Comparte

Más contenido de tu interés