null: nullpx

Lo que Trump debe saber del último informe de la Organización Mundial de Meteorología

Apostar por fuentes de energías limpias y respaldar y ejecutar el Acuerdo de París son las mejores recomendaciones para un planeta con crisis climática, pero parece que el nuevo gobierno tiene otros planes.
21 Mar 2017 – 6:43 PM EDT

“Cada vez es más evidente la influencia de las actividades humanas en el sistema climático como lo demuestran los niveles récords de dióxido de carbono en la atmósfera que siguen registrándose de forma constante”.

Con estas palabras llamó a la acción Petteri Taalas, secretario general de la la Organización Meteorológica Mundial, (OMM), la agencia de la ONU especializada en el tiempo, el clima y el agua.

Al presentar el nuevo reporte mundial que muestra récords de temperatura en todas las latitudes, aumento del nivel del mar y deshielo, Taalas detalla que los datos que tienen a mano en este momento confirman que aún no se ha moderado el nivel de aumento de las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, lo que hace que el cumplimiento del Acuerdo de París contra el cambio climático sea más urgente y vital que nunca.


El Acuerdo de París fue ratificado por 190 países y entró en vigencia apenas el 4 de noviembre. Es un pacto vinculante que incluye como meta que el aumento de la temperatura del planeta no llegue a 2C (3.7F), pero intentando que no supere 1.5C. Y obliga a los países a presentar compromisos nacionales de reducción de emisiones cada cinco años.

Si bien Taalas no dirige su discurso al presidente estadounidense Donald Trump ni al líder de la EPA, Scott Pruitt, sí es evidente que su mensaje es de alerta y preocupación para ambos, quienes se han presentado como defensores de los que llaman el Carbón Limpio, en aras de revivir la industria de combustibles fósiles y de promocionar la producción de más vehículos con menos requisitos de eficiencia ambiental.


“Resulta fundamental que se aplique el acuerdo y que este oriente a la comunidad internacional en la lucha contra el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el fomento de la resiliencia climática y la incorporación de medidas de adaptación al clima en las políticas nacionales de desarrollo. Para adaptarnos a la rápida evolución del cambio climático es primordial que se realicen inversiones continuas en investigaciones y observaciones del clima”, dijo Talaas.

"La necesidad de una acción concertada sobre el cambio climático nunca ha sido tan dura ni las apuestas son tan altas", dice el científico David Reay, experto en emisiones de la Universidad de Edimburgo, quien participó en la redacción del nuevo reporte de la OMM.

La evidencia es contundente y refuta las palabras dichas por Trump en el pasado -cuando llamó al cambio climático un invento chino- y también es contrario a la negativa del nuevo administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, quien expresó recientemente que él “ no cree que el dióxido de carbono sea la principal causa del calentamiento global”.


Según la OMM y todos los centros adscritos, no existe duda en que el carbono es el principal contribuyente al calentamiento global y que las consecuencias se ven puntualmente en la ola de calor que vive el Ártico, los 11,743 récords de temperaturas máximas en febrero en Estados Unidos y fenómenos climáticos cada vez más severos como el paso del huracán Matthew por Estados Unidos.

El nuevo reporte está basado en miles de datos internacionales que son elaborados por decenas de institutos de investigación y servicios meteorológicos e hidrológicos de los miembros de la OMM, así como centros climáticos independientes.

Otras decisiones del gobierno estadounidense como el recorte previsto de para la EPA y el enfocar a la agencia espacial NASA en misiones espaciales y no climáticas contradicen también el consenso mundial, así como las recomendaciones expertas.


También resulta controversial la petición de Trump para el secretario de Estado Rex Tillerson de sacar a EEUU del Acuerdo de París, una decisión que la exjefa de la ONU sobre cambio climático, Christiana Figueres lamenta profundamente. Entre otra cosas, Tillerson es acusado de utilizar un pseudónimo para hablar del tema mientras fue jefe de la petrolera Exxon.

"Nuestros hijos y nietos mirarán hacia atrás a los negadores del clima y se preguntarán cómo pudieron sacrificar el planeta en aras de producir energía barata a partir de combustibles fósiles cuando es más barato hacer la transición a una economía baja en carbono que perderlo todo", dijo Robert Watson, químico ambientalista de la Universidad de Escocia, en Reino Unido.

Las autoridades estadounidenses no se han referido al nuevo informe de la OMM públicamente.




Publicidad