La administración Trump permitirá de nuevo la importación de restos de elefantes como trofeos a EEUU

Aunque en noviembre el presidente había anunciado la decisión de revertir esa medida, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre está otorgando nuevamente permisos para importar a Estados Unidos las partes de elefantes cazados legalmente en Zimbabue y Zambia.
7 Mar 2018 – 7:51 PM EST

A pesar de los tuits presidenciales que calificaron en noviembre pasado la práctica de importar elefantes como trofeos de caza como un "espectáculo de terror", la administración Trump decidió permitir de nuevo –y sin hacer mucho ruido– que los estadounidenses importen las partes del cuerpo de los elefantes africanos cazados legalmente en Zimbabue y Zambia.


La medida avala la importación de restos de elefantes fusilados en Zimbabue a partir del 21 de enero de 2016 y a aquellos legalmente autorizados a ser cazados antes del final de este 2018. Se ha establecido una regla similar para los animales que resulten muertos por la caza deportiva en Zambia, donde la cantidad de paquidermos ha pasado de 200,000 en 1972 a poco más de 21,000 el año 2016.

Si bien es verdad que bajo la administración de Obama se permitió el ingreso al país de trofeos de la caza de elefantes, en 2015 las autoridades del Servicio de Pesca y Vida Silvestre anunciaron la prohibición sustentada en que este país había sido incapaz de demostrarle a EEUU que la población de sus elefantes hubiera mejorado y que había una estrategia de manejo y leyes para protegerla.

El actual gobierno de Trump no ha explicado qué números nuevos analizaron para cambiar de opinión y volverlo a permitir. De hecho, el mismo Censo de Elefantes confirmó que este país había perdido el 6% de estos paquidermos durante 2016.

Según los funcionarios del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, "alentar a los cazadores ricos de grandes animales a matar a las especies amenazadas ayudaría a recaudar dinero para los programas de conservación".

El primer Gran Censo de Elefantes que se hizo en 2016 con análisis de los últimos siete años en 18 países reveló que cada día mueren en África 96 elefantes. A este paso, la especie podría desaparecer de ese continente en apenas 10 años.

Una historia que parece trabalenguas

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre había anunciado en noviembre de 2017 que a partir de ese momento EEUU revertía la prohibición casi total al marfil (que existía en este país desde junio de 2016). Entonces, la indignación internacional reventó en redes sociales.

Asediado por el repudio a esta medida, el propio presidente Donald Trump salió unos días después a retractarse y anunció que el veto para la importación de partes de elefantes como trofeos se mantenía hasta nuevo aviso.


"Pongo en espera la gran decisión de los trofeos hasta que haya revisado todos los hechos de la conservación, estudiada por años", escribió el presidente en su cuenta de Twitter tras las críticas de representantes de organizaciones de conservación consternados por el hecho de que los colmillos de esta especie sean vistos como trofeos.

Sin embargo, sin que este aviso público ocurriera aún, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre está emitiendo ya oficialmente permisos para importar restos de elefantes. Así consta en cartas oficiales.

Paul Babaz, presidente de la organización Safari Club International celebra esta decisión. En un comunicado oficial aseguró que esta es una medida positiva para Zimbabue y Zambia porque "el Servicio de Pesca y Vida Silvestre reconoce que la caza es beneficiosa para la vida silvestre y que estos países saben cómo manejar sus poblaciones de elefantes".

Por su parte, los grupos ambientalistas aseguran que continuarán dando la pelea. Wayne Pacelle, presidente y director ejecutivo de la organización Humane Society expresó su enorme consternación en una publicación de su blog. "¿Qué tipo de mensaje envía para decirle al mundo que los africanos pobres que luchan por sobrevivir no pueden matar elefantes para usar o vender sus piezas para ganarse la vida, pero que está bien que los estadounidenses ricos maten a las bestias por sus colmillos para mantener como trofeos?".

En fotos: El lado más salvaje de África retratado por una fotógrafa brasileña

Loading
Cargando galería
Publicidad