200 activistas ambientales fueron asesinados en el 2016: "El peor año" para defender la naturaleza

El 60% de los ambientalistas muertos en el 2016 falleció en América Latina, según revela un nuevo informe de la organización Global Witness. Brasil, Colombia y Honduras registraron cifras récord.
14 Jul 2017 – 8:25 PM EDT

El 2016 fue un año muy peligroso y letal para los defensores del ambiente en todo el mundo.

Un nuevo reporte hecho por la organización Global Witness reveló este jueves que al menos unos 200 ambientalistas fueron asesinados el año anterior por políticos, empresarios y criminales que buscaban silenciar su lucha por un ambiente sano.


Esto no solo es malo sino que es un 10% peor que en 2015, convirtiéndose en el año con más activistas fallecidos registrado hasta ahora y en más países. En el 2015 las muertes se registraron en 16 países, pero para el 2016 la cantidad de país aumentó a 24, es decir, 8 naciones se incorporaron a esta 'lista roja'.

Las luchas que acabaron con su vida se oponían primordialmente a la minería y petróleo (en 33 de los casos), a la explotación forestal (23 asesinatos), a la agroindustria (23 muertes), la caza ilegal (18 fallecidos) y al mal uso de agua o construcción de represas hidroeléctricas (7 casos).

Los responsables identificados o sospechosos de estas muertes son mayoritariamente grupos paramilitares (en 35 casos) y la policía (otros 33). También se cuenta entre victimarios a “terratenientes, guardias de seguridad privada, cazadores furtivos, colonos, madereros, sicarios y representantes empresariales”, aduce Global Witness.

“Esta es una ola de violencia en la que las empresas mineras, madereras, hidroeléctricas y agrícolas pisotean a las personas y al medio ambiente en su búsqueda de ganancias”, lamentó el nuevo reporte de Global Witness.

La lista roja por países

De acuerdo con Global Witness, el 60% de los ambientalistas muertos en el 2016 falleció en América Latina y el 40% de víctimas eran miembros de grupos indígenas.


Brasil fue el que registró la mayoría de las muertes con 49 asesinatos y le siguió Colombia, con 37.

La cruel lucha por la riqueza natural del Amazonas hace que Brasil sea, una vez más, el país más mortífero del mundo para los activistas ambientales, destaca el informe.

Sobre Colombia los analistas aseguran que este récord histórico tiene que ver con consecuencias inesperadas del proceso de paz. Es decir, que las áreas que hasta ahora estaban bajo el control de las guerrillas ahora están en la mira de la “la codicia de compañías extractivas y paramilitares”.

En Filipinas fueron asesinadas 28 personas, en India 16. Mientras tanto, Honduras sigue siendo el país más peligroso por su número de asesinatos per cápita durante la última década. Este 2016 la cantidad de silenciados llegó a 14.

Continúa en la lista Nicaragua con 11 asesinatos, el Congo con 10, Bangladesh con 7 muertos y Guatemala con 6 más. En Irán y en México se registraron 3 víctimas mortales en cada uno, y en Myanmar, Sudáfrica y Perú: dos en cada país.

Finalmente, Pakistán, Malasia, China, Tailandia, Uganda, Vietnam, Zimbabue, Camerún y Tanzania completan la lista de asesinatos con un fallecido registrado en cada uno. Un asesinato en Irlanda es el único ocurrido en Europa durante el año anterior.

Entre los muertos que documenta el informe ' Defensores de la Tierra' está la activista hondureña Berta Cáceres, tiroteada el 2 de marzo de 2016 mientras dormía en su casa por su lucha para frenar el proyecto de construcción de una presa en Honduras que finalmente, este mismo mes fue detenido pues porque los bancos europeos que iban a financiar su construcción cambiaron de parecer ante la presión internacional.

Vivir con miedo

Además de las muertes, cientos de personas viven hoy mismo sufriendo amenazas de muerte, chantajes, arrestos, desapariciones forzadas y agresiones sexuales, denuncia Global Witness, pidiendo a los gobiernos a tomar acciones para protegerlos.

Entre ellos destaca la nicaragüense Francisca Ramírez, de 39 años y madre de cinco. Ramírez explicó a Univision Planeta que su oposición a la creación interoceánico que forzaría a miles de indígenas a abandonar su tierra le ha provocado amenazas, agresiones y arrestos.


También figura Jakeline Romero, una indígena colombiana amenazada por oponerse una de las más grandes minas del mundo a cielo abierto que es promovida por tres mineras, la suiza Xstrata, la británica Anglo American y la australiana BHP Billiton, así como la campesina peruana que se opone a la empresa minera Yanacocha y ha denunciado ser constantemente amenazada y atacada, a pesar de que Perú ratifica la inocencia de la campesina Máxima Acuña, a la que la empresa minera que destruyó su casa y acusó de ocupar sus terrenos.

Publicidad