Educación Pre-Escolar

Niños con moderados problemas de atención en primaria corren más peligro de no graduarse de secundaria

Un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Duke también halló que la aceptación social que un niño tenga entre sus compañeros de escuela influye en su desempeño académico futuro.
7 Jul 2016 – 4:47 PM EDT

Los niños que exhiben problemas de atención desde la escuela primaria, incluso moderados, tienen un 40% menos de probabilidades de graduarse de secundaria, según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Duke que evaluaron la influencia que tienen en la adultez de una persona su atención y destrezas socioemocionales desde el preescolar.

La investigación también halló que la aceptación social que un niño tenga entre sus compañeros de escuela influye en su desempeño académico futuro.

El estudio publicado en la revista científica School Psychology Review examinó a 386 estudiantes de kinder de escuelas afiliadas al Fast Track Project -un estudio longitudinal que comenzó en 1991 y que sigue el desarrollo de los niños en el tiempo-, y halló que las destrezas de atención son el indicador más consistente de éxito académico.

Según los investigadores, los niños que tienen problemas de atención desde preescolar tienen calificaciones más bajas en general, y en lectura en particular, que ya se pueden detectar desde el quinto grado.

Esas deficiencias se siguen acumulando con el tiempo y provocan bajas calificaciones en la escuela media, contribuyendo más tarde a bajos índices de graduación en la secundaria.


Cuando se habla de problemas de atención, se refiere a una persona que se distrae fácilmente, no presta atención a los detalles o comete errores por descuido, no sigue instrucciones u olvida o pierde fácilmente cosas como juguetes, lápices, libros.

Uno de los investigadores, David Rabiner, del Centro de Duke para Políticas de la Familia y los Niños, aclaró que los niños estudiados no fueron diagnosticados con Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD), aunque puede que algunos lo hayan tenido.

El equipo detectó que "incluso hasta dificultades más modestas de atención pueden aumentar los riesgos de resultados académicos negativos", dijo Rabiner, quien ha estudiado el ADHD y estrategias para mejorar el desempeño académico de niños que lo padecen.

El ADHD, además de problemas de atención, conlleva hiperactividad e impulsividad.

Por otro lado, el estudio arrojó otro resultado interesante, y es que la aceptación social también tiene efectos sobre el desempeño académico de los estudiantes de primaria, y los niños que no simpatizan con sus pares exhiben peores calificaciones que aquellos que si tienen más aceptación.

Sin embargo, los efectos académicos negativos son menores a los detectados en el caso de los niños con problemas de atención.

"Estamos descubriendo que el éxito de un estudiante requiere una estrategia más abarcadora, una que incorpore no solo las destrezas académicas sino las destrezas sociales, autorreguladoras y de atención", agregó Kenneth A. Dodge, director del Centro de Duke para Políticas de la Familia y los Niños, y profesor de política pública y neurociencia.

"Si dejamos de lado una de estas áreas el desarrollo del niño se retrasa. Si le ponemos atención a estas áreas el éxito de un niño podría reforzarse con reconocimiento positivo", agregó Dodge.


Lea también

Publicidad