null: nullpx

Seis preguntas sobre el proyecto de ley de salud con el que se quiere reemplazar Obamacare

Mientras Washington DC reflexiona sobre un nuevo plan para nuestro cuidado de salud, es muy probable que los estadounidenses se sientan abrumados por el ruido político y frustrados por la confusión política, por lo que deben hacerle preguntas a los legisladores.
Opinión
Zingale dirige el equipo Healthy California en la fundación sin fines de lucro, The California Endowment, cuya misión es promover mejoras fundamentales para la salud de los californianos.
2017-03-23T11:42:52-04:00

Mientras Washington DC reflexiona sobre un nuevo plan para nuestro cuidado de la salud, es probable que los estadounidenses se sientan abrumados por el ruido político y frustrados por la confusión política.

Las contradicciones abundan. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), bajo el nuevo plan de salud que se está considerando en el Congreso 24 millones de personas perderán su cobertura, mientras el presidente promete que nadie quedará por fuera. La Cámara de Representantes se está moviendo a una velocidad vertiginosa, pero algunos de sus homólogos del Senado dicen "tomarlo con calma". Los foros comunitarios en sus distritos han causado que algunos políticos actúen de forma más pausada: otros simplemente están evitando enfrentamientos con sus votantes.

Ante la carencia de datos claros y de una ruta a seguir sencilla de entender, el pueblo estadounidense sólo tiene una opción: hacer preguntas. Y hay por lo menos seis preguntas claves que necesitan ser contestadas claramente.

Aquí están.


1. Si estoy contento con mi cobertura de atención médica, ¿puedo mantenerla?

El plan propuesto no solo afecta a las personas que actualmente participan en los intercambios de Obamacare y Medicaid (Medi-Cal en California), sino incluso algunas personas que obtienen su seguro de salud en el trabajo. El proyecto de ley deroga una parte de la ley existente que requiere que la mayoría de los empleadores proporcionen seguro a sus trabajadores.

Y, por supuesto, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) dice que el plan del Congreso eliminaría a 14 millones de personas de los registros de atención médica en un año, algunos de los cuales están cubiertos por su empleador, no por los intercambios de Obamacare o Medicaid. ¿Quiénes son exactamente estos millones de personas que perderán su cobertura de salud?

Si usted tiene un seguro hoy y le gusta, "¿voy a ser capaz de mantenerlo?" Esa es probablemente la cuestión primordial que debe preguntar.


2. ¿Subirán mis primas o deducibles?

La Oficina de Presupuesto del Congreso asegura que las primas subirán hasta un 15% en el primer o segundo año, y luego bajarán, al menos para algunos. Pero mucho depende de la edad que tengas. Tenemos que preguntarnos si la Oficina de Presupuesto del Congreso tiene razón al concluir que los estadounidenses mayores podrían pagar cinco veces más que los jóvenes.

3. ¿Mis impuestos subirán o bajarán?

Los partidarios del plan en el Congreso dicen que si usted gana más de $200,000 al año, verá un recorte de impuestos y, si participa en el mercado de valores, bienes raíces u otras inversiones, se beneficiará de recortes en el impuesto de ganancias de capital.

Simplemente no está claro qué pasa con todos los demás.


4. ¿Hará un mejor trabajo abordando la crisis de los opioides y otros problemas relacionados con la adicción, o incluso tratando a las personas afectadas por una epidemia como zika?

El nuevo plan eliminaría el requisito de que los estados cubran el tratamiento de la adicción bajo Medicaid. ¿Será posible que estados como California y Nueva York se las arreglen para mantener la cobertura de la adicción por su cuenta? ¿Verán los estados más afectados por la crisis de los opioides, particularmente en el suroeste, un aumento en las muertes relacionadas con la sobredosis? ¿Qué tan preocupados debemos estar de que el plan no incluya recursos adicionales para tratar a las personas si se produce una epidemia?

5. ¿Se protegerá la salud de la mujer?

El plan discrimina a personas con cobertura de Medicaid, lo que les impediría acceder a los centros de salud de Planned Parenthood. ¿A dónde más irían estas mujeres para recibir información sobre control de la natalidad, exámenes de detección de cáncer cervical y de mama y pruebas y tratamiento para enfermedades de transmisión sexual?


6. ¿Cuál será el papel de los grupos de presión de las HMO (organizaciones para el mantenimiento de la salud) y de las compañías farmacéuticas que acaban de ser nombrados para puestos clave en la agencia de salud y servicios humanos de Estados Unidos?

Alexandra Campau, ex cabildera (lobbyist) de Washington DC para Blue Cross y para la empresa alemana Fresenius; y Timothy Clark, ex cabildero de las grandes compañías farmacéuticas, están entre los nuevos empleados recientes. ¿Serán estos representantes de cabildeo los responsables federales de velar por los intereses de los pacientes?

Estas son seis claves que hay que preguntarse ahora y mientras continúe el debate sobre el cuidado de la salud. Sin duda el plan propuesto es solo el primer paso en lo que es probable implique un montón de negociaciones y compromisos. Pero estos son los tipos de preguntas que se deben hacer, sin importar los giros que tome la política.


Y lo más importante: si un nuevo plan para nuestro cuidado de la salud termina siendo firmado como ley en 2017, es probable que esté con nosotros por un tiempo muy largo. Ahora es el momento de hacer las preguntas correctas.

Daniel Zingale es vicepresidente senior de Healthy California en The California Endowment

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

La revocación de Obamacare: una amenaza para la salud de las mujeres

Loading
Cargando galería
Publicidad