¿Puede internet ayudar a prevenir los tiroteos masivos?

Aunque usted no lo crea sí, pero quizá no en el sentido de inmediatez que le damos a la tecnología sino en uno a futuro: la capacidad de anticiparnos. La gran red provee innumerables fuentes de información y herramientas para la misión de llegar primero que la violencia.
Opinión
Especialista en tecnologías digitales y cibersociedad.
2018-02-22T11:32:57-05:00

El tiroteo de Parkland en Florida, en un trágico Día de San Valentín, dejó un lamentable saldo de 17 inocentes asesinados por un adolescente perturbado y fuertemente armado.

Nikolas Cruz, un ex estudiante de 19 años de la misma Marjory Stoneman Douglas High School, donde acribilló a sus víctimas con un fusil de asalto Colt AR-15 semiautomático, capaz de escupir hasta 120 proyectiles por minuto. Además de otras tragedias similares, como la de Sandy Hook o Columbine, también vinieron a la mente tiroteos en otros contextos, como el de Las Vegas u Orlando.

Cuatro enlaces de Univision Noticias que resumen el infame evento:

Estos acontecimientos suelen ser rápidos e inesperados. De modo que es poco lo que internet puede ayudar en los momentos de acción excepto, quizá, mandar señales a la policía y “first responders” por canales dedicados 24x24, pero igual harán poco para detenerlo. No obstante, puede contribuir a que los usuarios los evitemos o salvemos la mayor cantidad posible de vidas.

Conocer las mejores prácticas

Hay acciones ya en práctica que ayudan a prevenir los tiroteos del todo. Reforzar la seguridad de la escuela, con accesos restringidos, personal entrenado, dispositivos de vigilancia y conexión 24x24 con la policía y otros organismos. Se han convertido en rutina. En la web hay abundancia de artículos que son oro puro para las autoridades de una escuela elemental, media, de high school e incluso universitaria.

Las escuelas hacen bien teniendo todo esto a la mano, pero también padres y representantes de los estudiantes, para saber ellos mismos de qué estar pendientes y cómoactuar en consecuencia.

Dejo una selección con algunas en inglés:

Ahora, más crucial es lo que debe hacerse si uno (ojalá nunca, pero…) se encuentra en medio de una balacera en un aula o pasillo de su institución educativa. Cosas como “correr si puede; esconderse si debe y enfrentarse al perpetrador si no hay otra alternativa” están explicadas y razonadas en muchos sitios web. Lo ideal es buscar las mejores fuentes, que no especulan o improvisan, sino que consultan a los expertos en seguridad.

Aquí tienen algunas en español e inglés:

Detectar posibles ataques futuros

Reporta Univision que “el FBI realizó una investigación el año pasado (septiembre) luego de recibir información de que un joven, identificado como Nikolas Cruz (el autor de la masacre en Florida), había dejado en YouTube un mensaje amenazador. Sin embargo, según indicó el agente especial Robert Lasky en una conferencia de prensa este jueves [15 de febrero], no pudieron identificar al autor de dicha amenaza.”

El FBI falló al no enviar esta denuncia a su oficina de Miami y la tecnología no facilitó la identificación de la amenaza que, en efecto, era Cruz. Pero internet tiene todo lo necesario, si hay conciencia y coordinación previa. Parece que la tecnología de vigilancia, manejo de perfiles y escenarios que se usa en Homeland Security no se aplican a estos casos de violencia interna.

Hay todo tipo de preocupaciones sobre la privacidad y el gobierno metiendo sus narices en la vida de ciertas personas que no lo merecen, pero es pertinente tratar casos que hagan sonar más de una alarma con dosis más fuertes de Inteligencia Artificial.

Creo que el Tiroteo de Parkland va a aumentar la conciencia sobre las señales detectables en la red y la coordinación para que lleguen a las instancias respectivas ¡a tiempo!

No solo Nikolas Cruz hizo alarde de su odio y de sus armas. Ya en 2011 el perpetrador de la llamada “ Masacre de Tucson” que mató a 6 personas e hirió a 14 escribió: “Por favor, no se molesten conmigo” en su cuenta de MySpace y publicó fotos posando con rifles. Igual Adam Lanza, asesino de Sandy Hook en 2012, dio muchos indicios no atendidos en social media.

Son los propios estudiantes quienes pueden detectar y apuntar hacia los sospechosos. Ellos saben quiénes son los peligrosos, los amenazantes, los que se jactan de manejar armas y exponen sus teorías conspiratorias o planes apocalípticos en las redes. Pero eso sí, en alianza con sus padres, lo cual es una forma de combinar el dinamismo y el multitasking de un niño o adolescente, con el criterio y atención adultas de un progenitor o representante.

Entrene a sus hijos a detectar comportamientos amenazantes, poses peligrosas, despliegue de armas en textos, fotos y videos. Sin alharaca, con discreción y en privado. Y si esos comportamientos son manifiestos en persona, es bueno que se comuniquen en casa o directamente en la escuela (No es fácil y muchos no lo harán por una obvia solidaridad generacional, pero hay que sugerir y estimular). Un vistazo a los social media de estos estudiantes no es mala idea. ¡Ah y algo más! No es suficiente denunciar un caso sospechoso (sobre todo si lo es realmente). Es importante hacer seguimiento para asegurarse que llegó a la policía y se le dio el tratamiento adecuado.

Los padres también pueden promover la comunicación entre ellos y los maestros. Lo que un hogar no detecta, lo puede detectar otro. Si están en red se multiplica la eficiencia de búsqueda y corroboración. Pero tampoco se trata de crear foros de discusión con tópicos como “Fulano de Tal, el taciturno de Rage Valley”. Los mensajes de texto, privados y confidenciales, pueden crear una red silenciosa de información, más de corroboración que de discusión sobre éste o aquél.

Vale decir que todas estas iniciativas deben evitar la cacería de brujas, los ajustes de cuentas o las agendas personales. Basarse en los hechos y dejar que las acciones sean realizadas por autoridades escolares o policiales.

No alimentemos a los trolls

Docenas de periódicos, noticieros y websites han compartido fotos, videos, audios y textos producidos por los asesinos para promocionarse o amenazar. Este contenido le da enorme notoriedad al psicópata y estimula las réplicas. Un patrón interesante que el FBI ha detectado es que los tiroteos ocurren en “clusters” o grupos relativamente seguidos, lo cual revela que mueven a los “copycats” a ejecutar los suyos propios. Ni qué decir de medios semi-profesionales o enteramente amateurs, que persiguen desesperadamente los clicks a costa del sensacionalismo. Sin quererlo o saberlo, glorifican al perpetrador.

(Porque, recordemos, que al decir “medios” no solo incluimos a la gran prensa, sino a miles de infociudadanos o simplemente ciudadanos que tienen blogs, perfiles de Facebook, cuentas de Twitter u otros espacios a veces con considerable número de seguidores. A los efectos, todos somos difusores masivos de información y hacemos bien cuando publicamos con criterio más editorial.)

Luego de la tragedia de Parkland, se recibieron en la escuela y la policía decenas de amenazas de tiroteos. Son, pues, lo que llama la policía “el contagio” de otras almas enajenadas que buscan la fama de la forma más torcida posible. Reporta The Wellesley News que “en 2015, la profesora de investigación y estadística Sherry Towers de la Universidad Estatal de Arizona creó un modelo matemático para probar la "contagiosidad" de los tiroteos masivos. (…) En promedio un tiroteo masivo ocurre cada 12,5 días en los Estados Unidos. Towers descubrió que por cada tres tiroteos que se producen, al menos un incidente de imitación tiene lugar dentro de los 13 días posteriores al ataque inicial.”

Muchos medios masivos han cometido el error de mostrar, algunos de modo sensacionalista, algunas matanzas en primera página y con gran despliegue. Algo que los perpetradores esperan y celebran: que su “hazaña” se vea replicada en medios nacionales e internacionalmente.

Hay un caso emblemático cuando el Daily Mail de New York publicó en primera página fotos de una matanza en Virginia, lo cual inspiró a un hombre muy perturbado, apenas 5 meses después, a acribillar a 9 y herir cantidad similar en Oregon, admirado por la cobertura de prensa. Dijo del asesino de Virginia: “Su rostro bañó todas las pantallas, su nombre cruzó los labios de todas las personas del planeta, todo en un solo día. Parece que mientras más gente mates, más estás en la palestra”. En general, antes de 2015 era común mostrar fotos y profundizar en los asesinos con biografías anexas y hasta “re-enactments”.

Eso ha cambiado. Hay un acuerdo tácito en mostrar solo lo necesario de nombres, rostros y fotos de los homicidas. Por eso la prensa ha acordado no hacer despliegue de los asesinos y ser muy discreta mostrando sus fotos o videos.

Aquí dejo un link para que descarguen un a guía de cómo reportar responsablemente un tiroteo masivo en medios profesionales o amateurs:

Se ha demostrado, dice la guía, que la forma de presentar el “mass shooting” puede contribuir al contagio, de modo que empeora una situación ya de por sí siniestra. Por ejemplo, citar extensivamente un “manifiesto” de violencia, que justifique o explique las acciones del criminal, simplemente le dará combustible a otros. Estos egos heridos se nutren de resonancia pública, del “’oh!” de las audeincias. Mejor se resume o se refrasea.

Si la prensa se modera y ofrece la información con discreción, sin sensacionalismo, muchas de estas copias se minimizan o simplemente se evitan. ¿Y el que quiere saber más? Sin duda lo consigue con facilidad, pero a la mayoría le basta lo agregado y escueto.

Violencia en internet y su traslado a niños y jóvenes

En internet hay de todo. Huelga decir que, sin duda, mucha violencia en videos o videojuegos. La mayoría de los estudios no ha encontrado una correlación entre violencia en videojuegos y violencia en sus usuarios. Se presume que si un niño o joven no demuestra comportamiento violento luego de horas, días y meses de Sniper Elite o Resident Evil 7 Biohazard, ese niño no está influido negativamente por tales juegos. Pero si se notan cambios de actitud, mayor irascibilidad o arranques de ira que antes no mostraba, es muy posible que estén ejerciendo un efecto que debe vigilarse y cuidarse. Un médico o un consejero escolar pueden ser buenos asesores al respecto.

El resto del artículo lo dedico a links de interés:

Números y datos sobre las armas en EE.UU.
http://www.gunpolicy.org/es/firearms/region/united-states

Leyes nacionales y locales sobre armas (inglés)

Sitios web donde puede encontrar o crear una petición

Nota del Autor

Más allá de internet he querido dejar una nota personal sobre el asunto que nos ocupa. Si el problema de las armas se trata desde una perspectiva ideológica derecha-izquierda, irremisiblemente lo reduciremos a la dualidad control de armas vs salud mental. Los demócratas y liberales parecen ver solo el primero. Los republicanos y conservadores, el segundo.

¿Es tan difícil convencer que el problema incluye ambos aspectos? Uno solo a la vez hará la mitad del trabajo. Es importante que alguien le ponga el cascabel al gato y se discuta seriamente la prohibición de la venta de armas de asalto (como AR-15 que mató a 17 en Parkland). Por otro lado, atacar el problema público de salud mental bajo cualquier modalidad de seguro social o privado.

Se entiende que hay fuertes intereses de lobby en mantener el status quo, pero nada puede ser más fuerte que un movimiento nacional con gente de ambos partidos, para racionalizar un poco la venta y el control de a quién se venden y bajo qué circunstancias. Hasta ahora, sin presión ciudadana, parece improbable.

De que se mantenga el momento y la tracción de este movimiento dependerá que haya posibilidad de resultados, de la fuerza intrínseca y no de la necesidad de otra tragedia para reavivar el activismo. El país y millones de inocentes lo esperan y lo merecen.
…………………………
El blog de Fernando Nunez-Noda es Blognalism.net y puede contactarse en nuneznoda@3katslab.com

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad