publicidad
Protesta en apoyo a Colin Kaepernick, jugador de fútbol americano del equipo San Francisco 49ers, ante la asociación de policías de San Francisco, el 31 de agosto de 2016
Jordan Freking
Opinión

Ni de aquí, ni de allá. Un estadounidense repatriado en Tampico, Tamaulipas, México. Williams College '12

Orgullo y prejuicio: la historia de Trump, Kaepernick y los Patriotas

Orgullo y prejuicio: la historia de Trump, Kaepernick y los Patriotas

“El populismo peligroso está de moda otra vez y trae consigue una guarnición de estupidez y un postre de xenofobia”.

Protesta en apoyo a Colin Kaepernick, jugador de fútbol americano del eq...
Protesta en apoyo a Colin Kaepernick, jugador de fútbol americano del equipo San Francisco 49ers, ante la asociación de policías de San Francisco, el 31 de agosto de 2016


Nací y crecí en un pueblito en “la tierra del corazón”, que es Iowa, en donde las cosas siempre fueron muy tradicionales y conservadoras. Eso es como se debe decirlo si uno quisiera ser políticamente correcto; pero, si estamos siendo honestos, ya sabemos que eso no es nada más que una forma de enmascarar, aunque ligeramente, la ofensiva realidad de muchos lugares en los Estados Unidos. Me gustaría poder limitar esos lugares a los pueblitos rurales a los cuales nadie hace caso, pero no es así. El hecho de que Trump sea el candidato republicano para la presidencia de los Estados Unidos nos dice todo : el populismo peligroso está de moda otra vez y trae consigue una guarnición de estupidez y un postre de xenofobia.

publicidad

Para muchas personas, esta revelación es una sorpresa gigantesca; pero para mí, es un alivio. Por demasiado tiempo he tenido que justificar mi decision de salir de mi país natal —“la superpotencia número uno en el mundo”— para vivir en nada más y nada menos que los Estados Unidos Mexicanos. “¿Por qué vivirías aquí? México está muy mal. Muchos aquí quieren vivir el sueño americano y tú dejaste todo… ¿y para qué?”. Pero ahora, ya no tengo que batallar tanto con la gente. Entre la corrupción masiva del equipo Clinton y la existencia de Trump, la gente ya no me ve como un loco sino como alguien que se enteró de un secreto enorme antes que los demás y quien aprovechó antes de que todo empeorara para irse.

A esas personas que piensan así, les digo esto: me hubiera gustado no haberme enterado antes que los demás, me hubiera gustado no haber vivido todos los años en ese pueblo donde la gente no podía decidir por qué me iban a molestar ese día, o iba a ser por ser negro (aunque soy mitad irlandés) o iba a ser por ser gay. ¡Ah, y por supuesto, no puedo no mencionar mi ateísmo! Aunque yo lo haya superado o al menos escapado, hay muchos que no han tenido ese privilegio, pero divago, no estoy escribiendo esto para que lloren por mí. Estoy escribiendo esto para que entiendan mi contexto.

También estoy escribiendo esto para que sepan que llevo muchos años lidiando con mini-Trumps y para que sepan que la pestilencia que son Trump y sus seguidores no es nada nuevo. Por eso siempre se me ha hecho muy difícil estar orgulloso de mi país natal y el último año no lo ha hecho más fácil. Los Estados Unidos es un país que predica la libertad mientras les quita los derechos humanos a una gran parte de sus ciudadanos. Los Estados Unidos es un país que promete la libertad de expresión, pero cuando alguien de alguna minoría ofende a alguien en y con poder, bueno, hasta ha habido muertes. Sin embargo y sin sentido, los Estados Unidos sigue siendo “la tierra de los libres y el hogar de los valientes” o al menos eso es lo que nos dice el himno nacional.

La verdad es que no puedo disentir de dicha frase, pero lo que sí quiero hacer es destacar lo siguiente: ¿Para quién es los Estados Unidos la tierra de los libres? Definitivamente no es para Colin Kaepernick, el mariscal de campo del equipo de los San Francisco 49ers, quien ha estado recibiendo insultos raciales y amenazas de muerte después de no haberse puesto de pie cuando tocaron el himno nacional antes de empezar un partido. Él dijo que “no quería ponerse de pie para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a la gente negra y de color”; y que para él “esto es más grande que el fútbol y sería egoísta de [su] parte mirar hacia otro lado”. Ahora bien, podríamos debatir si su razonamiento tiene lógica y aunque no estés de acuerdo con lo que hizo, no se puede negar que sus acciones caen bajo el paraguas del derecho de la libertad de expresión. Pero, al parecer no es así. Hay un alboroto entre las masas. Le quieren quitar su trabajo. Lo quieren deportar. Lo quieren matar. ¿Y por qué? ¿Quién tiene el derecho a esa libertad de la cual se predica en los Estados Unidos? ¿No se supone que es para todos?

publicidad

El escándalo de Colin Kaepernick es solo el último ejemplo del porqué me fui del país, del porqué los Estados Unidos no es todo lo que los extranjeros esperan que sea y finalmente del porqué ser “tradicionalmente” patriótico no es para todos. No todos tenemos que seguir un país ciegamente. Alguien tiene que estar al pendiente para llamar la atención cuando un país no está haciendo las cosas bien. Alguien tiene que considerar al país como responsable cuando no tiene los intereses de su propia gente en mente. A menos que viviéramos bajo una dictadura, los conceptos de querer mejorar al país y ser patriótico no tienen que ser mutuamente excluyentes.

En fin, lo único que pido de mis paisanos la próxima vez que quieran expresar su patriotismo fanático en alguna forma de odio es que respiren hondo y piensen dos veces antes de hacerlo, porque quién sabe qué pasaría si nos tomáramos el tiempo de realmente escuchar lo que el otro tiene que decir. Quién sabe cuánto podríamos avanzar como una sociedad si dejáramos de ser selectivos con respecto a quién puede expresarse libremente y quién no. Tal vez si “los patriotas de verdad” hicieran estas cosas, podrían terminar mejorando el país que tanto proclaman amar.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad