null: nullpx

No nos dejemos engañar

"El uso de un juicio político es algo tan delicado que se ha usado muy pocas veces en la historia de nuestro país. Los demócratas están arriesgando la estabilidad de nuestra república simplemente porque no quieren que la fórmula Trump-Pence sea reelegida en el 2020".
Opinión
Consejero de la Campaña Trump-Pence 2020
2019-10-23T12:17:20-04:00

A muchos les gustaría pensar que el principio del juicio político en contra del Presidente Trump empezó el 25 de septiembre con el anuncio oficial por parte de la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi. Pero no nos dejemos engañar; desde antes de que el Presidente Trump tomara el juramento de su oficina en el 2017, los demócratas ya buscaban una excusa para destituir a un presidente legítimamente elegido. Un juicio político tiene dos partes, una judicial y una política. En este caso, la segunda razón reina.

El pueblo estadounidense eligió al Presidente Trump y al Vicepresidente Pence, porque querían un cambio verdadero. Muchos estadounidenses que se sentían olvidados y vieron en la formula Trump-Pence la oportunidad de hacer que sus voces fueran escuchadas, y por primera vez en décadas, sean tomadas en cuenta.

El pueblo estaba cansado de los típicos juegos políticos en Washington y vieron un equipo que querían cambiar esta dinámica por el bien del país. La idea de que llegara alguien como el ahora presidente Trump, que no sirve a los intereses de Washington sino a los del pueblo, no agradó a muchos.

Tan pronto el presidente comenzó sus funciones los demócratas, en lugar de trabajar con buena fe y a favor del pueblo estadounidense, prefirieron dar comienzo a una cacería de brujas, la cual duró dos años y les costó a los contribuyentes casi 40 millones de dólares.

El infame ‘Russia Hoax’ ('La farsa rusa') no encontró nada que vinculara al presidente o miembros de la campaña con Rusia u otros países, por lo cual inmediatamente buscaron otro escándalo, el de Ucrania.

En un acto común entre líderes mundiales, el presidente Trump llamó al presidente electo de Ucrania para felicitarlo por su elección. Fue esta llamada la que desató la segunda persecución contra este presidente, la cual finalmente empujaría a la Cámara de Representantes a llamar a un juicio político— no por razones judiciales o porque alguna ley se haya roto, sino porque el 2020 se aproxima.

Los estadounidenses están atentos, y defenderán a su presidente; ellos no permitirán que sus voces sean silenciadas y que una acción puramente política despoje de manera ilegitima al líder que ellos eligieron en 2016.

El tratar de montar un juicio político sin base alguna, demuestra una sola cosa: El odio hacia este presidente republicano por parte de los demócratas es claramente mayor que el amor a nuestra república.

Pero, ¿qué está en juego con esta maniobra política? La respuesta es simple— además de una economía en auge, un ejército fortalecido, una reforma tributaria histórica, millones de personas integradas a la fuerza laboral, tratados comerciales como el USMCA lo que está en juego es— nuestra democracia.

El uso de un juicio político es algo tan delicado que se ha usado muy pocas veces en la historia de nuestro país. Los demócratas están arriesgando la estabilidad de nuestra república simplemente porque no quieren que la fórmula Trump-Pence sea reelegida en el 2020.

Esto nos debe preocupar a todos aquellos que amamos la democracia y estoy seguro de que mientras más tácticas usen los demócratas, más se concretará el apoyo al presidente Trump. No nos dejemos engañar, no hay nada judicial a lo que los demócratas se puedan acoger, por lo cual esto no es nada más que una acción política, ilegitima y peligrosa, para la democracia y nuestra república.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad