Lo que DACA y DAPA realmente significan para la economía de EEUU

“No es un problema mexicano. Ni siquiera es un problema hispano. Es un problema estadounidense, e impacta cada aspecto de nuestras comunidades, nuestra infraestructura y nuestro tejido económico”.
Opinión
Representante demócrata por el Distrito 29 de California
2016-06-23T14:36:44-04:00

El destino de millones de familias se afecta con la decisión del Tribunal Supremo en el caso de Estados Unidos v . Texas. El resultado de este caso tiene un gran impacto, más allá de las vidas de los inmigrantes. La corte no levanta las restricciones ordenadas por el tribunal de Texas la ampliación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia de 2012 (DACA, por su sigla en inglés), y la implementación de Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA, por su sigla en inglés), tiene un impacto negativo para todos los ciudadanos estadounidenses, trabajadores y las familias, y el conjunto de la economía de EEUU.

La población inmigrante en los Estados Unidos es esencial para nuestro éxito. Los inmigrantes de todos los países del mundo han traído a nuestro país sus talentos y habilidades como artistas, fabricantes, propietarios de negocios e innovadores. Los inmigrantes nos han ayudado a llegar a ser el líder mundial que somos hoy.

Con el cambio demográfico, el resultado del caso Estados Unidos v . Texas afecta a muchas más personas que los beneficiarios de DACA+ y DAPA. El resultado de este caso nos hará retroceder o para mantener el liderazgo mundial económico que hemos tenido. La economía de Estados Unidos, la mayor y la más fuerte del mundo, depende de estadounidense que nacieron en Estados Unidos e inmigrantes trabajando juntos para mantener e incrementar el éxito que a veces no valoramos.

Cuando se trata de inmigración, esto es algo que, como nación, no entendemos.

No es un problema mexicano. Ni siquiera es un problema hispano. Es un problema estadounidense, e impacta cada aspecto de nuestras comunidades, nuestra infraestructura y nuestro tejido económico.

Muchos inmigrantes que vienen a los Estados Unidos comparten los mismos valores de una típica familia americana que trabaja duro y, sí, paga impuestos. El Instituto de impuestos y política económica investigó el tema y encontró que los inmigrantes contribuyen colectivamente casi 12,000 millones de dólares cada año en impuestos estatales y locales, dando miles de millones en impuestos sobre sus ingresos, finca raíz e impuestos de venta. El vacío de impuestos sin su contribución seria grande y difícil de llenar. Además, el Centro de Investigación Pew estimó que en 2012 había más de ocho millones de inmigrantes en los EEUU, los cuales representan aproximadamente el 5 por ciento de la fuerza de trabajo nacional.

Con la ayuda de DACA+ y DAPA, los inmigrantes podrán seguir contribuyendo a nuestra fuerza de trabajo. Y por lo tanto nuestra economía se beneficiará.

¿Cómo podemos comprobarlo? Los economistas, demógrafos y educadores están de acurdo: en general, la inmigración provee una contribución esencial al crecimiento de nuestra economía.

Por ejemplo, programas como DACA + y DAPA, permiten que los trabajadores ganen mejores salarios, lo cual, a su vez, podría ayudar a aumentar acumulativamente el producto interno bruto de Estados Unidos en 230,000 millones en los próximos diez años. Esto fortalecería nuestra economía y podría aumentar los ingresos de todos los estadounidenses por un estimado de 124,000 millones de dólares. Junto con este crecimiento económico, los programas también crearían un promedio de 28,814 empleos en Estados Unidos cada año, en los próximos diez años.

Claramente, hay más que suficiente para todos. No tiene sentido que dividamos familias y las separemos cuando la consecuencia de esto reprimirán severamente el crecimiento del PIB de Estados Unidos a largo plazo.

Más de 6,1 millones de ciudadanos de los Estados Unidos viven con por lo menos un miembro de la familia que será afectado por el resultado del caso Estados Unidos v. Texas. Con esta sentencia, el Tribunal Supremo tenía la oportunidad de mostrarle al mundo que seguimos siendo una nación que se destaca por la justicia, al igual que una nación que sabe tomar decisiones inteligentes: el tipo de decisiones que solo la mejor economía del mundo podría tomar.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad