null: nullpx

Las noticias falsas sobre el covid-19 ahora mienten sobre uso de datos personales

Expertos entrevistados por Animal Político explican que el oxímetro emite luces que son capaces de pasar por el dedo y medir la presencia de oxígeno en la sangre. Nada más que esto. No captura ni mucho menos guarda la huella de nadie.
Opinión
Directora adjunta de la International Fact-Checking Network y fundadora de la Agência Lupa.
2020-07-09T15:17:56-04:00
Comparte
El oxímetro es el aparato que se usa para medir el oxígeno pero no se ha comprobado que pueda captar huellas ni datos personales. Crédito: Hector Vivas/Getty Images

Uno de los más importantes síntomas del covid-19 es la baja oxigenación del cuerpo. Y, para medir la cantidad de O2 en la sangre de un ser humano, los científicos desarrollaron un pequeño aparato, que se asemeja a una pinza de ropa, que se llama oxímetro.

Cuando el paciente llega a una unidad de salud, el enfermero o el médico suelen acoplar el oxímetro a la punta de uno de los dedos del supuesto enfermo (a veces a la oreja también) y, en algunos segundos, ve en una pequeña pantalla iluminada si el porcentaje de oxígeno en la sangre del paciente está por debajo de los niveles considerados normales o no.

En México, esta semana, ha empezado a circular por las redes sociales la noticia falsa de que los oxímetros roban las huellas digitales y que, por lo tanto, cualquiera que lo utilizara estaría arriesgándose a tener sus datos personales expuestos. Una falsedad absurda revelada por los fact-checkers de Animal Político y compartida con los 99 miembros de la Alianza CoronaVirusFacts, el proyecto de colaboración montado por la Red Internacional de Verificadores en enero y que ya reúne a más de 7,500 contenidos verificados sobre el covid-19.

Como bien explican los fact-checkers mexicanos, "la lectura de huellas digitales requiere tecnologías completamente diferentes" a las utilizadas por los oxímetros. Lo que hacen los bancos, por ejemplo, es totalmente diferente de lo que hacen estos aparatos médicos.

Expertos entrevistados por Animal Político explican que el oxímetro emite luces que son capaces de pasar por el dedo y medir la presencia de oxígeno en la sangre. Nada más que esto. No captura ni mucho menos guarda la huella de nadie. Sería, por lo tanto, una gran tontería no permitir el uso de este aparato por un médico o una enfermera durante una pandemia que ya ha matado a miles de personas por falta de aire.

Esta noticia falsa se suma, sin embargo, a otras que buscan relacionar la tecnología utilizada para hacer frente al nuevo coronavirus con posibles usos indebidos de datos personales.

En junio, los fact-checkers italianos de Facta dijeron que eran falsas las cadenas de WhatsApp que insisten en atacar la aplicación Immuni - desarrollada para saber con qué personas los infectados por covid-19 habían tenido contacto - y aseguraban que utilizarían la agenda de contactos de cada teléfono móvil de Italia.

Los verificadores tuvieron que sacar una nota detallada, explicando que Immuni había sido aprobada oficialmente y que respetaba todas las políticas de privacidad de datos de la Unión Europea.

En la misma semana, el equipo de verificación de la Agencia EFE, en España, publicó otro chequeo explicando que era absurda la idea de que Google estaba instalando en secreto una app de covid-19 en los teléfonos móviles para vigilar los movimientos de los usuarios.

La conclusión del trabajo es clara: no era cierto. Los mensajes que se viralizaban por las redes sociales hablaban de una tecnología para rastrear contagios anunciada había casi dos meses por Google y Apple y que no guardaría datos personales. Era algo que el usuario era libre de activar o no.

Pero en medio de la pandemia, cuando el miedo es lo que prevalece, este tipo de desinformación gana fuerza y crece en las redes sociales. Más porque muchos ya están cansados de estar en casa y de hacer un uso excesivo de Internet y de las redes sociales.

Sin embargo, atacar a la tecnología como un todo y creer en mensages como las anteriores, sin un filtro crítico, puede que no sea el movimiento más inteligente en la lucha contra el covid-19.


Comparte

Más contenido de tu interés