null: nullpx

Jorge Castañeda: Clinton y Sanders, ambos tienen algo de razón

Para el autor, ni Sanders ni Clinton explicaron en su debate si aplicarían la norma estricta o el espíritu de la ley de asilo.
10 Mar 2016 – 10:56 AM EST


Por Jorge Castañeda @JorgeGCastaneda, político, intelectual y comentarista, ex Secretario de Relaciones Exteriores de México

El debate en Univisión entre Hillary Clinton y Bernie Sanders el pasado miércoles 9 de marzo puso de relieve algunas diferencias entre ellos en materia migratoria, pero también dilemas de fondo en este tema. Señalo dos diferencias, que reflejan dos problemas sustantivos.

Clinton atacó nuevamente a Sanders por haber votado en contra de la iniciativa de reforma migratoria integral diseñada en parte por el Senador Edward Kennedy en 2007, y que de haberse aprobado, hubiera transformado la situación de millones de indocumentados. Sanders respondió que buscó mejorar la parte de dicha reforma dedicada a un programa de trabajadores temporales o visitantes, para que no equivaliera a un esquema de “esclavitud”, y que múltiples organizaciones hispanas como LULAC también criticaron y se opusieron a aquella iniciativa Ambos tienen algo de razón.

En realidad la mejor reforma propuesta hasta ahora fue la llamada McCain-Kennedy de 2006, que nació muerta en el Senado. Establecía un buen equilibrio logrado hasta ahora entre los dos componentes indispensables para una adecuación del sistema migratorio de Estados Unidos: la documentación del conjunto de personas sin papeles (más o menos 12 millones de personas) y la legalización de los flujos futuros (más o menos 300 mil al año) de ahora en adelante.

Desde siempre, la comunidad latina, la Iglesia Católica, los sindicatos y la izquierda norteamericana han promovido lo primero, y rechazado lo segundo. Los verdaderos reformadores, como Kennedy y hasta George W. Bush, entendieron que sin lo segundo, lo primero era imposible. Aún hoy, ante el mito del supuesto fin de la migración desde México y Centroamérica (es falso el “neto cero”: solo funciona si se cuentan las deportaciones como retornos voluntarios), la sociedad y la economía estadounidenses siguen necesitando a cientos de miles de trabajadores extranjeros cada año. Hillary tiene razón: sin un programa de trabajadores temporales, no habrá reforma; Sanders tiene razón: si no se hace bien ese programa, puede resultar odioso e insostenible.

Lo mismo sucede con las deportaciones de menores de edad. Bernie Sanders acusó a Clinton de apoyar las deportaciones o las expulsiones por el gobierno de Obama de miles de menores de edad no acompañados de Centroamérica. Clinton respondió que ella no deportaría a ningún niño, pero que había un proceso de asilo en Estados Unidos y que debía seguirse. Ambos tienen algo de razón.

Los niños –y sus madres o hermanos mayores– huyen de la terrible violencia criminal que azota a Guatemala, Honduras y El Salvador. Tienen un temor fundado por su vida, definición jurídica de la justificación del asilo. Pero no huyen, estrictamente hablando, de una guerra y de un temor individual y específico, que suele ser la causa más aceptada para otorgar el asilo. Por lo tanto el asilo no siempre procede, y de no otorgarse, procede la deportación.

Al mismo tiempo, mientras eso sucede, y no alcanzan los centros de detención de menores, Estados Unidos le ha pedido a México que haga su trabajo sucio, sellando la frontera entre México y Guatemala, para que el dilema lo padezca el país azteca y no Washington. Sanders no dice –y Jorge Ramos y Maria Elena Salinas no le preguntaron– si seguiría presionando a México para realizar esta indigna tarea, y Clinton no dijo si pensaba que debe aplicarse la letra estricta de la ley de asilo, o el espíritu de la misma, equiparando la situación de violencia en el llamado Triángulo del Norte a una guerra civil. En todo caso, un gran debate, magníficos moderadores, y un triunfo de Univisión.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad