null: nullpx

GOP, amurallado y hacia atrás como el cangrejo

“Ya la Convención Republicana está amurallada. No es solo el muro de seguridad que rodea el recinto, sino el de división y aislacionismo que Trump levantó con los latinos y otros sectores electorales, y que esta semana, con su nominación, el Partido Republicano acoge, irónicamente, con los brazos abiertos”.
Opinión
Asesora ejecutiva de America's Voice
2016-07-20T15:08:59-04:00


CLEVELAND, Ohio.- En medio de la Convención Nacional Republicana más antiinmigrante y poco diversa de los últimos tiempos, es imposible ignorar la llamada "autopsia" que el Partido Republicano se autopracticó en 2013 tras su desastroso desempeño en los comicios generales de 2012.

El análisis señalaba que “debemos abrazar y defender una reforma migratoria amplia”, y que “si los hispanos perciben que un nominado o candidato republicano no los quiere en Estados Unidos, los latinos no prestarán atención a cualquier otra cosa que digamos”.

Amén.

Por eso me sorprenden las personas de diversa ideología, no solo republicanos, que se lamentan de que al hablar de hispanos solo se mencione el tema migratorio cuando se trata de una comunidad diversa con múltiples intereses y problemas en diferentes rubros.

Es cierto, pero si los republicanos atajaran este tema de manera pragmática y humana de una vez por todas y lo sacaran de la mesa, podría pasarse a discutir otros asuntos, podrían competir por el voto latino y dejarían de dar armas a los demócratas.

La fama de antiinmigrantes los republicanos se la han ganado solitos y a pulso, y su terquedad de no querer negociar en el tema migratorio y solo emplearlo para alborotar a su base, como ha ocurrido a lo largo de esta campaña y como está ocurriendo en Cleveland, es lo que hace que el tema migratorio siga sobre el tapete y utilizado como caballito de batalla por todos los sectores.

Además del famoso muro fronterizo, Trump ha propuesto deportar a los 11 millones de indocumentados, y se opone a las acciones ejecutivas migratorias. Y su compañero de fórmula, el excongresista y gobernador de Indiana, Mike Pence, le sigue los pasos de cerquita. Pence, quien aceptaría este miércoles la nominación vicepresidencial con un discurso ante la Convención, ya ha esgrimido propuestas migratorias extremas, incluyendo un plan migratorio centrado en el reforzamiento fronterizo y en el concepto de "presentarse para ser deportado", en el cual los indocumentados irían a sus países de origen, para retornar, algunos, como trabajadores huéspedes, y aguardar 17 años para solicitar la ciudadanía estadounidense. Indiana es además uno los estados signatarios de la demanda republicana que bloqueó las acciones ejecutivas migratorias de 2014 que quedaron, de momento, congeladas.

Es decir, que del concepto de "autodeportación" del nominado republicano de 2012, Mitt Romney, y tras la famosa autopsia del 2013, el Partido Republicano ha seguido para atrás, como el cangrejo, en su manejo del tema migratorio.

Ahora, con la fórmula Trump-Pence, ha redoblado y solidificado su postura antiinmigrante encaminándose hacia un irreparable daño con los votantes hispanos, y tiene como cómplices a los líderes republicanos del Congreso, Mitch McConnell, en el Senado, y Paul Ryan, en la Cámara Baja.

Cristina, una colombiana que lleva 16 años viviendo en Cincinnati, y que se habría beneficiado de la Acción Diferida para Padres de Ciudadanos y Residentes Permanentes (DAPA), lo describe claramente: "Este país, en vez de estar yendo hacia adelante, está yendo hacia atrás". Como el cangrejo.

Quienes se oponen a una reforma migratoria, dijo Cristina, "están a favor de una inmigración ilegal porque no les conviene que haya una reforma para poder seguir abusando de los indocumentados". Trump, agregó, es "un Hugo Chávez capitalista".

En la Plaza Pública, frente al ayuntamiento de Cleveland, en la zona de protestas, jóvenes de diversas partes del país, desplegaron pedazos de tela simulando un muro, pero uno de solidaridad, dijeron, para contrarrestar el odio de Trump. Al final de su manifestación desplegaron el muro de tela por las calles aledañas.

Pero ya la Convención Republicana está amurallada. No es solo el muro de seguridad que rodea el recinto, sino el de división y aislacionismo que Trump levantó con los latinos y otros sectores electorales, y que esta semana, con su nominación, el Partido Republicano acoge, irónicamente, con los brazos abiertos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad