null: nullpx
Obituario

Muere el cardenal Bernard Law implicado en un escándalo de pedofilia que sacudió la Iglesia católica en Estados Unidos

El exarzobispo de Boston encubrió a sacerdotes contra los que había pruebas de abuso sexual a niños, según reveló una investigación del diario 'The Boston Globe' que dio la vuelta al mundo y causó una profunda crisis en la Iglesia católica estadounidense.
20 Dic 2017 – 05:12 AM EST

El cardenal estadounidense Bernard Law, implicado en un gran escándalo de sacerdotes pedófilos y señalado por encubrimiento cuando era arzobispo de Boston, murió este miércoles a los 86 años, anunció el Vaticano.

Law estaba enfermo y había sido hospitalizado recientemente en Roma, según informó The Associated Press.

Su nombre está vinculado a la trama de abusos sexuales a niños cometidos por unos 90 sacerdotes en Boston y sus alrededores durante varias décadas y el encubrimiento de la jerarquá católica, que fue desvelado por el diario The Boston Globe en 2002.


Law fue señalado por no tomar medidas contra los sacerdotes que habían sido denunciados reiteradamente por abusos sexuales y limitarse a trasladarlos de parroquia, como descubrió el rotativo que llevó a cabo una exahustiva investigación por la que ganó el prestigioso Premio Pulitzer.

El cardenal llegó a ser uno de los líderes más importantes de la Iglesia católica en Estados Unidos. Tuvo una gran influencia en nombramientos del Vaticano en archidiócesis estadounidenses y tenía el favor del entonces papa Juan Pablo II.

En un primer momento se negó a hacer comentarios tras la publicación de los artículos, posteriormente se disculpó y prometió reformas. Sin embargo, salieron a la luz nuevos registros que mostraban cómo Law y otros habían expresado más preocupación por los sacerdotes acusados que por las víctimas.

Debido al escándalo, Law presentó su dimisión como arzobispo de Boston en 2002, pero el papa Juan Pablo II le trasladó a Roma y dos años después le nombró arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor, una de las más importantes, por lo que siguió formando parte de la cúpula eclesiástica.

La denuncia causó gran revuelo en la comunidad católica del país que exigía saber lo sucedido y pedían ampliar las investigaciones a otras diócesis.

Cientos de víctimas acabaron testificando y el relato de la investigación del Boston Globe se convirtió en la película Spotlight, ganadora del el Oscar al mejor film en 2016.

Desde 1950, más de 6,500, o en torno al 6% de los sacerdotes estadounidenses, han sido acusados de abusos sexuales a menores, y la Iglesia estadounidense ha pagado más de 3,000 millones de dólares en acuerdos con las víctimas, según estudios encargados por los obispos estadounidenses y reportes de medios citados por The Associated Press.

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.