null: nullpx

Leche de almendras, soya, avena, coco... ¿pueden reemplazar a la de vaca?

Las alternativas vegetales se multiplican y es fácil perderse en el laberinto de opciones, entre las que también está la de avellanas, coco o incluso guisantes. ¿Merecen la pena estas bebidas?
12 May 2018 – 11:39 AM EDT
Comparte
1/16
Comparte
¿Deben llamarse leche? La industria de las bebidas vegetales ha crecido como la espuma en los últimos años. Pero una cuestión importante se mantiene en el aire: ¿Se les puede llamar leche? La FDA está considerando la prohibición de la palabra leche para designar estas bebidas, tal y como ya ocurre en varios países europeos. Crédito: iStockPhoto
2/16
Comparte
Una alternativa saludable. Al margen de la polémica del nombre, las bebidas vegetales pueden ser una alternativa saludable, en especial para las personas con intolerancias o alergias. Crédito: iStockPhoto
3/16
Comparte
Atención al azúcar añadido. Hay grandes diferencias nutricionales entre unas marcas y otras, como señalan algunos estudios. Es fundamental estar especialmente vigilante del azúcar añadido. En algunos casos, y dependiendo de las marcas, estaremos bebiendo agua azucarada en lugar de algo saludable. Crédito: iStockPhoto
4/16
Comparte
Como ocurre con tantos otros productos, es crucial leer con atención la lista de ingredientes. Recuerda que el sirope de agave o la panela también son azúcares añadidos. Crédito: iStockPhoto
5/16
Comparte
Menos proteínas. Las bebidas vegetales tienen menos proteínas que la leche de vaca. Los frutos secos como las avellanas o las almendras están repletos de proteínas y las almendras son muy ricas en calcio, pero estos nutrientes se pierden durante el procesamiento de estas bebidas. Crédito: iStockPhoto
6/16
Comparte
Algunos fabricantes fortifican las leches vegetales, pero no está claro que estos nutrientes añadidos, sobre todo calcio, se absorban y se usen de forma tan eficiente como los que están naturalmente presentes en los alimentos. Crédito: iStockPhoto
7/16
Comparte
Leche de soya. Es ideal para personas alérgicas a la proteína de la leche, con intolerancia a alguno de sus componentes o para vegetarianos. De las bebidas alternativas a la leche de vaca, es la que presenta mayores ventajas y similitudes. Los nutricionistas recomiendan que esté enriquecida con calcio y, para los vegetarianos, con vitamina B12. iStockPhoto
8/16
Comparte
Leche de avena, arroz o almendras. Las proteínas de estas bebidas tienen menor valor que la de la soya. La leche de almendra, por otro lado, necesita una gran cantidad de agua para su fabricación, por lo que no es un producto recomendable desde el punto de vista medioambiental. Crédito: iStockPhoto
9/16
Comparte
La leche de arroz, por otra parte, puede ser beneficiosa para las personas que padezcan problemas gastrointestinales, por su capacidad astringente. Crédito: iStockPhoto
10/16
Comparte
¿Es la leche de vaca tan buena como promete la industria? Un creciente número de estudios lo ponen en duda y en particular cuestionan lo que los fabricantes a menudo colocan como su principal valor: la elevada cantidad de calcio que contiene. No está clara, por ejemplo, la efectividad de la leche para proteger contra rupturas de caderas. Crédito: Unsplash
11/16
Comparte
Por otra parte, la leche tiene muchas calorías. Su contenido proteico es alto, pero la mayoría de los estadounidenses no necesita más proteínas en su dieta. Crédito: iStockPhoto
12/16
Comparte
Leche cruda: rica, pero peligrosa. Si bien es cierto que el sabor de la leche que sale directamente de la vaca –sin calentar ni pasteurizar– es mucho más intenso, la leche cruda, que se puso de moda en los últimos tiempos en EEUU, representa un problema de salud. La presencia de algunas bacterias puede causar diarreas, vómitos o náuseas.
13/16
Comparte
Leche de cabra: otra alternativa. Las propiedades organolépticas (color, olor, sabor) de la leche de cabra son ligeramente diferentes de la de vaca: más blanca, más ácida y un poco más espesa. Contiene más grasa y proteína que la de vaca. Crédito: iStockPhoto
14/16
Comparte
Algunos estudios comparativos entre las proteínas de la leche de vaca y las de cabra concluyen que esta última podía ser buena una alternativa hipoalergénica a la leche de vaca en la dieta humana, en particular para los niños. Crédito: iStockPhoto
15/16
Comparte
Leche de coco. Este sustituto de la leche de vaca se hace a partir de coco prensado y suele estar fortificado con calcio. Tiene un contenido bajo en proteínas y presenta un nivel de grasa saturada más alto que otras alternativas de origen vegetal, como la leche de arroz, avena o soya. Es, no obstante, una buena opción para la pastelería, por su ligero sabor a coco. Crédito: iStockPhoto
16/16
Comparte
Leche de guisante. Se trata de la última en sumarse a la larga lista de leches vegetales. Es apta para los alérgicos a los frutos secos y a la lactosa, no tiene gluten y es mucho más amable para el medio ambiente que la leche de almendra. También tiene más proteina y calcio que otras bebidas vegetales.
Comparte
RELACIONADOS:Nutrición
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés