publicidad

Extienden la espera por sentencia del venezolano Leopoldo López

Extienden la espera por sentencia del venezolano Leopoldo López

El líder opositor tendrá que esperar al jueves para conocer la decisión del tribunal que lleva su causa, y que podría condenarlo a hasta 14 años de cárcel.

Por Juan Pablo Arocha, desde Caracas @JPArocha

El opositor venezolano Leopoldo López tendrá que esperar al próximo jueves para conocer la decisión del tribunal que lleva su causa, y que podría condenarlo a hasta 14 años de cárcel. Al filo de la medianoche del viernes, la jueza Susana Barreiros decidió suspender la sesión de la audiencia, y convocar una nueva jornada para la próxima semana.

López, quien permanece detenido desde el 18 de febrero de 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde, es acusado de ser el autor intelectual de incendios intencionados, instigación pública, daños y asociación para delinquir, como parte de los sucesos violentos que se generaron en una manifestación pública frente a la Fiscalía General de Venezuela el 12 de febrero de 2014, donde dos personas perdieron la vida.

La jueza Barreiros habría decidido suspender la audiencia para que el proceso no alcanzara la madrugada de este viernes, de acuerdo a lo que informaron abogados de los acusados. A López no le dio tiempo de presentar sus alegatos, que había prometido exponer en una hora, pues apenas hubo espacio para que hablaran ante el tribunal sus representantes jurídicos.

“Si la juez Barreiros actúa con independencia, autonomía y sin presión política, el jueves nuestros defendidos serán absueltos”, afirma la abogada Elenis Rodríguez, parte del equipo de defensa.

publicidad

Si el tribunal encuentra culpable a López, podría pasar hasta 14 años en prisión, de acuerdo a las estimaciones que han trascendido de la Fiscalía, en cálculo por las penas impuestas en las leyes venezolanas a los delitos que se le imputan.

Larga jornada

Aunque la audiencia estaba prevista que iniciara en la mañana de este jueves, no fue sino hasta la 5:30 de la tarde cuando el tribunal abrió el despacho. En los alrededores del juzgado se presentaron decenas de simpatizantes de López, así como representantes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática, la plataforma que aglutina a los grupos del antichavismo.

La calle que rodea al Palacio de Justicia fue cerrada por las autoridades policiales para que los simpatizantes de la oposición no se acercaran al edificio. La tensión era tal que uniformados retuvieron por cuatro horas al diputado Juan Guaidó tras intentar tomar fotografías con su celular dentro de las instalaciones del tribunal antes que se iniciara el juicio.  

Aunque los activistas de Voluntad Popular, el partido de López, hicieron el intento por mantener el ánimo de los asistentes en la calle, la mayoría da por descontado que la sentencia de la jueza Barreiros será en contra el exalcalde del municipio capitalino de Chacao.   

“Todos sabemos que nuestro compañero Leopoldo López es inocente. El gobierno debe cesar las persecuciones políticas. No puede ser que en pleno siglo XXI la política se use para meter preso a alguien que piense distinto a un gobierno”, ha dicho el jueves el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski.  

Un fugado

Una de las razones claves para el retardo en el inicio de la audiencia tuvo que ver con la ausencia en el tribunal de Marco Coello, uno de los cuatro jóvenes que estaban siendo procesados en la misma causa de López. El juzgado esperó sin éxito a que llegara para iniciar la jornada, hasta que la Fiscalía confirmó que huyó del país la tarde de este jueves, en un vuelo hacia la ciudad de Miami, Estados Unidos.

A Coello el tribunal le había otorgado libertad condicional, con régimen de presentación cada semana, tras recibir informes médicos que avalaban que el joven de 19 años de edad sufría de estrés postraumáticos y depresión severa con rasgos suicidas.

Ahora la jueza Barreiros solicitó la intermediación de Interpol para que, con la declaración de una Alerta Roja, fuese rastreado internacionalmente para su captura y extradición.

Aunque López era el único que permanecía encarcelado, como imputados dentro del proceso judicial lo acompañaban Christian Holdack, Ángel González, Demian Martín y el propio Coello. Todos también acusados de participar en los hechos violentos que enmarcaron la manifestación ante la Fiscalía General de Venezuela el 12 de febrero de 2014.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad