null: nullpx
Control de Armas

Nueva Zelanda prohíbe los fusiles de asalto tras el ataque mortal contra dos mezquitas

“Todas las armas semiautomáticas utilizadas en el ataque terrorista del viernes serán prohibidas”, anunció la primera ministra, Jacinda Ardern, una medida que celebraron tanto los familiares de las víctimas como los vendedores de armas.
21 Mar 2019 – 3:39 AM EDT

A menos de una semana de los ataques de un supremacista blanco dos mezquitas de Nueva Zelanda que cobraron la vida de 50 personas, la primera ministra de ese país, Jacinda Ardern, anunció la inmediata prohibición de fusiles de asalto, los cargadores de alta capacidad y los “rifles semiautomáticos estilo militar”, como las armas que se utilizó el atacante el pasado viernes.

El hombre arrestado por los ataques, a quien la premier neozelandesa no llama por su nombre, había comprado sus armas legalmente por internet con una licencia estándar para portar armas e incrementó su capacidad al usar cargadores de 30 cartuchos “con una simple compra en línea”.

“Todas las armas semiautomáticas utilizadas en el ataque terrorista del viernes serán prohibidas”, agregó Ardern, cuyo gobierno tiene previsto además tomar medidas para evitar la difusión de mensajes de odio en las redes sociales.

Una de las mayores cadenas de tiendas de armas en el país, Hunting & Fishing New Zealand, dijo que respalda “cualquier medida gubernamental para prohibir permanentemente ese tipo de armas”.

“Aunque en el pasado las hemos vendido a un número pequeño de clientes, los sucesos de la semana pasada han obligado a una reconsideración que nos ha llevado a creer que ese tipo de armas de guerra no tienen sitio en nuestro negocio, ni en nuestro país”, afirmó el director general Darren Jacobs en un comunicado.

Con prohibición o sin ella, la compañía ya no tendría en existencia ningún arma de asalto de ninguna categoría y también dejaría de vender armas de fuego en internet, señaló.

La Policía ha publicado ya los nombres de 34 de las 50 víctimas mortales del ataque, atribuido al australiano Brenton Tarrant, de 28 años, que disparó con armas semiautomáticas contra los musulmanes que rezaban en las mezquitas Al Noor y Linwood en Christchurch, en la Isla Sur.

Del total de los 50 heridos en el ataque, todavía continúan hospitalizados 29, de los cuales 9 siguen graves, entre ellos una niña de 4 años que fue trasladada a Auckland, en la Isla Norte.

El jefe policial Mike Bush dijo que los investigadores también procuraban concluir su trabajo en las dos mezquitas.

“Estamos trabajando para restaurarlas de una forma absolutamente respetuosa”, afirmó.

Tristes despedidas

El anuncio de Ardern llega cuando algunos de los fallecidos estaban siendo sepultados. Al menos seis funerales se efectuaron el jueves, incluidos los de un adolescente, de un entrenador de equipos juveniles de fútbol y de una conversa musulmana a la que le encantaba dialogar con otras mujeres en la mezquita.

Polly Collins, de 64 años, de Christchurch, estaba encantada de escuchar el anuncio de Ardern mientras visitaba un monumento conmemorativo improvisado con flores en honor de las víctimas.

“La primera ministra es sorprendente”, afirmó. “No es como en Estados Unidos, donde tienen todas estas cosas (los ataques) y luego dicen ‘Oh sí, enmendaremos las leyes de armas’, y no se hace nada”.

En el cementerio, las despedidas solemnes continuaron en honor de Sayyad Ahmad Milne, de 14 años, quien era conocido por ser un muchacho extrovertido y el arquero del equipo de fútbol sala de la secundaria Cashmere, donde estudiaba. Tariq Rashid Omar, de 24, se graduó de la misma escuela, jugaba fútbol en el verano y era un querido entrenador de varios equipos juveniles. También fue sepultado el jueves.


Linda Armstrong, de 64 años, una neozelandesa de tercera generación que se convirtió al islam después de los 50, también fue enterrada, así como Hussein Mohamed Khalil Mustafá, de 70, Matiullah Safi, de 55, y Haji Mohamed Daoud Nabi.

Las víctimas mortales incluyen a Mucaad Ibrahim, que con sus tres años es el más joven de todos los fallecidos en el atentado, y Sayyad Milne, un estudiante neozelandés de 14 años que fue enterrado en el cementerio Memorial Park, en el este de Christchurch.

En las próximas horas se celebrarán las exequias de Haji-Daoud Nabi, un afgano de 71 años que migró a Nueva Zelanda en la década de 1970 y quien salvó algunas vidas durante el ataque armado a la mezquita de Al Noor.

Nueva Zelanda se prepara para recordar mañana a las víctimas, cuando se cumpla una semana del ataque y las mezquitas de Al Noor y Linwood abrirán sus puertas por vez primera desde la matanza para la habitual oración de los viernes.

"Había cuerpos por todos lados": las imágenes del atentado terrorista que dejó al menos 49 muertos en Nueva Zelanda

Loading
Cargando galería
Publicidad