null: nullpx
Obituario

Muere a los 99 años el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II

"Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor", anunció la Casa Real británica en un comunicado. Felipe de Edimburgo, un exoficial de la Marina, conoció a la futura reina poco antes de la Segunda Guerra Mundial. Estuvieron casados 73 años.
9 Abr 2021 – 07:09 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

"Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina ha anunciado la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo", anunció este viernes un comunicado de la Casa Real británica, difundido en redes sociales.

"Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor", agregó la comunicación.

Felipe de Edimburgo, de 99 años, príncipe consorte de Reino Unido, pasó la mayor parte de su vida adulta, 73 años, como esposo de la reina Isabel II de Inglaterra.


A sus 99 años, el esposo de la reina Isabel fue sometido este año a una operación del corazón y otros procedimientos médicos.

Felipe e Isabel se conocieron mientras él era oficial de la Marina durante la Segunda Guerra Mundial y se casaron después de que la guerra terminó en 1947. Isabel II fue coronada solo cinco años después de la muerte de su padre, el rey Jorge VI.

Guapo, alto y atlético, a Felipe se le atribuye un fuerte sentido del deber hacia su esposa, un ingrediente vital para el éxito en la familia real. Como resultado, a pesar de ser un inmigrante, el público lo consideraba con afecto por cumplir diligentemente con su papel de súbdito leal de la corona.

Felipe divirtió y ocasionalmente sorprendió a la corte y al público británico con sus opiniones y su comportamiento brusco con la prensa sensacionalista con la que tenía poca tolerancia. Estaba particularmente consternado por la forma en que la familia real era retratada en la prensa británica, resultado de numerosos escándalos de infidelidad que fueron objeto de un intenso escrutinio público.

“Con frecuencia me han representado mal”, dijo a un entrevistador en 2014 que lo describió como tímido e inseguro. “ No odio a la prensa; me parece que es muy desagradable. Pero si esa es la forma en que quieren comportarse, bueno...".

Nacido en Corfú, Grecia, el 10 de junio de 1921, también fue conocido por su título de duque de Edimburgo o como Felipe Mountbatten, príncipe de Grecia y Dinamarca.

El padre de Felipe era el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca, hijo menor del rey Jorge I de Grecia. Su madre, la princesa Alice, era la nieta de la reina Victoria, la monarca que más tiempo gobernó Reino Unido antes de Isabel II.

Exiliado

Poco después del nacimiento de Felipe, su padre fue arrestado en Grecia y acusado de traición. A la familia se le permitió exiliarse y la Real Armada Británica envió una cañonera para sacar a la familia de Corfú.

Tuvo una infancia solitaria. El matrimonio de sus padres se vino abajo cuando él tenía nueve años y su madre se fue para unirse a una orden religiosa. El joven príncipe vio poco a su padre y pasó la mayor parte de su infancia viviendo con parientes.

En 1933, a los 12 años, fue enviado al sur de Alemania para su educación y evitó por poco estar bajo la tutela del movimiento de las Juventudes Hitlerianas en su escuela. Pero la familia lo rescató en 1934 y lo envió a Escocia.

Criado principalmente en Reino Unido, Felipe se educó en Gordonstoun School, un internado notoriamente duro en Escocia. En 1938, ingresó en el Royal Naval College, donde se destacó en el entrenamiento naval. Fue allí donde conoció a Isabel, de 13 años, que luego se convertiría en su esposa. El príncipe Felipe se encargó de entretener tanto a Isabel como a su hermana Margaret cuando visitaron la escuela naval.

Desde enero de 1940 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, sirvió con la Armada Real en el Mediterráneo y el Pacífico. Su barco, el HMS Valiant, estuvo en el centro de la batalla de Cabo Matapan en 1941 que destruyó a la armada italiana. Terminó la guerra como uno de los 1er tenientes más jóvenes de la Armada Real.


Mientras tanto, la princesa Isabel pasó la guerra en Londres, al lado de su padre, el rey Jorge VI, un tímido tartamudo que luchó por dar discursos inspiradores en tiempos de guerra a un público temeroso a través de la radio.

No fue hasta después de la guerra que Felipe e Isabel comenzaron a verse. Cuando Felipe le propuso matrimonio, el rey se opuso al principio porque fue bautizado como ortodoxo griego.

"Lilibet"

Con el tiempo, Felipe se convirtió en anglicano, la iglesia protestante de Inglaterra. También se le concedió oficialmente la nacionalidad británica en 1947, unos meses antes de casarse con Isabel, a quien siempre llamaba "Lilibet".


Felipe continuó en servicio activo en la Armada Real al mando de una fragata, hasta que Isabel llegó al trono el 6 de febrero de 1952. Entonces sus deberes reales lo obligaron a dejar la armada, lo que ha lamentado públicamente. Con solo 26 años, Felipe estaba descontento con el cambio en sus vidas y con tener una esposa dedicada a los quehaceres diarios del estado y tomando su nuevo rol muy en serio.

Su comportamiento fue mal visto por algunos en la corte real que lo desaprobaron por su estilo informal e irreverente y su deseo de hacer cambios a la realeza para adaptarse a los tiempos.

Rumores de infidelidad

Cuando era más joven, hubo rumores de infidelidad, ninguno de los cuales ha sido probado. Cuando un periodista le preguntó en una entrevista, respondió: “¿Alguna vez te has parado a pensar que durante los últimos 40 años nunca me he mudado a ningún lugar sin un policía que me acompañe? Entonces, ¿cómo diablos podría salirme con la mía con algo así? "


En 1979, su tío Earl Louis Mountbatten, ex jefe de la Armada, fue asesinado por una bomba colocada a bordo de su barco de pesca en Irlanda, por miembros del Ejército Republicano Irlandés Provisional.

Si bien gran parte de su tiempo lo dedicaba a cumplir con los deberes reales, Felipe estaba muy involucrado en organizaciones filantrópicas. Se desempeñó como presidente del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y su programa de Premios Duke of Edinburgh alentó a millones de niños, en su mayoría en edad escolar, a participar en el servicio comunitario, desafíos al aire libre como desafíos de caminatas de dos o tres días y actividades de acondicionamiento físico.

El príncipe Carlos

Felipe tuvo una relación difícil con Carlos, su hijo mayor y heredero al trono. Mientras que Felipe era conocido como un príncipe sensato y, a veces, de mal genio, se percibe que Carlos tiene un carácter más sensible e indeciso.

Creyente en la disciplina dura, Felipe envió a Carlos a su antiguo internado en Escocia para endurecerlo, por lo que su hijo aparentemente lo odiaba. Sin embargo, Felipe estaba feliz porque Carlos se uniera a la Royal Navy, y también porque aprendiera a volar, aunque su carrera militar duró solo cinco años. Ambos hombres compartieron un interés de por vida en el medio ambiente, y Carlos es un reconocido activista del cambio climático.

Cuando la princesa Diana se casó con el príncipe Carlos en 1981, desarrolló una relación cercana con su suegro, el príncipe Felipe, según una biógrafa real, Ingrid Seward.

La princesa Diana y el príncipe Felipe se escribieron cartas cuando su matrimonio con Carlos se estaba desmoronando. Felipe y Diana se mantuvieron en contacto cuando Diana y Charles se separaron en 1992 y el esposo de la reina dejó claro en sus cartas a la princesa Diana que no aprobaba el romance de Carlos con otra mujer, Camilla Parker Bowles.


Felipe se mantuvo fiel a sus deberes hasta cumplir 96 años, manteniendo una agenda pública ocupada, asistiendo a eventos en todo el mundo para las muchas organizaciones a las que pertenecía.

También le gustaba conducir. Es famoso por llevar al presidente estadounidense Barack Obama y a la primera dama Michelle Obama desde su helicóptero en una visita al Reino Unido en 2016, con la reina en el asiento trasero.


En una de sus últimas apariciones públicas hace dos años, Felipe tuvo que disculparse con una mujer que quedó herida después de un accidente automovilístico que involucró al príncipe.

Él culpó del accidente a la luz del sol que oscureció su vista. Felipe, que en ese momento tenía 97 años, conducía un Land Rover en una vía pública cerca de la casa de Sandringham.

“Me gustaría que supiera cuánto lamento mi participación en el accidente”, escribió Felipe en la carta. "He cruzado ese cruce tantas veces ... pero solo puedo imaginar que no pude ver venir el automóvil, y estoy muy arrepentido por las consecuencias", agregó.

La mujer herida, Emma Fairweather, dijo a los medios que estaba impresionada por su carta. “Me pareció muy agradable que se despidiera como 'Felipe' y no como el título formal. Me sorprendió gratamente la naturaleza personalizada ”, dijo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés