publicidad
En el segundo debate presidencial, Trump llegó a amenazar con encarcelar a su adversaria si él llegaba a la Casa Blanca.

Una y otra vez Clinton ataca a Trump con un argumento falso

Una y otra vez Clinton ataca a Trump con un argumento falso

Hillary Clinton ha hecho de la crítica a Donald Trump por su supuesta opinión sobre los salarios en el país, una de sus acusaciones favoritas. Pero no es cierta.

En el segundo debate presidencial, Trump llegó a amenazar con encarcelar...
En el segundo debate presidencial, Trump llegó a amenazar con encarcelar a su adversaria si él llegaba a la Casa Blanca.

Ya en abril en el Detector de Mentiras habíamos considerado casi mentira la acusación de Hillary Clinton de que para Donald Trump los salarios en Estados Unidos están muy altos en la actualidad.

Resaltamos, además, esta acusación como uno de los argumentos más errados que emitió Clinton en una campaña de primarias en la que por lo general evitó lanzar acusaciones muy alejadas de la realidad. Pero en las últimas semanas, Clinton ha vuelto a insistir en el punto, dando una imagen engañosa de la verdadera postura de Donald Trump sobre los salarios en el país.


“Donald Trump thinks wages are too high. He actually stood on the debate stage and said so”


¿Su mentira favorita?

La engañosa frase se ha convertido en parte habitual de los grandes discursos de Clinton. Durante el publicitado evento de campaña en el que Bernie Sanders, su duro rival de primarias, le dio finalmente su respaldo público, Clinton lanzó la frase, al tiempo que se comprometió a luchar por elevar el salario mínimo, punto de honor para el senador de Vermont.

También la repitió días antes, cuando tuvo su primer evento junto al Presidente Obama en Carolina del Norte. “En mis primeros 100 días como presidenta, haremos la inversión más grande en nuevos trabajos con buenos salarios desde la Segunda Guerra Mundial (…) Donald Trump piensa que los salarios están muy altos. Él de hecho se paró en el escenario de un debate y dijo eso”.

publicidad

¿Por qué es falsa la acusación?

Es cierto, como recuerda Clinton, que Trump habló sobre los salarios, y dio su opinión sobre un posible aumento del salario mínimo, en un debate televisado junto a los demás aspirantes republicanos.

Ocurrió en noviembre, cuando se le preguntó al multimillonario si estaba de acuerdo con elevar el salario mínimo a $15 la hora, a lo que él contestó que no. “Con impuestos muy altos, salarios muy altos, no vamos a poder competir contra el mundo. Odio decirlo, pero debemos dejarlo [el salario mínimo] de la manera que está”.

Tal como señalamos en nuestro análisis de esa respuesta, Trump parece referirse a un supuesto escenario a futuro en el que el salario mínimo nacional aumente a $15 la hora. En ningún momento afirma que en la actualidad los salarios sean muy altos, aunque, en esa respuesta, tampoco dice que los salarios son muy bajos.

Trump, ahora, se queja de los bajos salarios

Aun si aceptamos que la respuesta de Trump en ese debate dejó espacio para la interpretación, no podemos darle la razón a Clinton al hacer su acusación, ya que desde ese entonces (noviembre 2015) el candidato republicano se ha referido a la propia polémica, y ha ido más allá, denunciando a menudo el mal estado de los salarios en el presente.

Dos días después del debate, en una entrevista con Fox News, Trump aclaró que él no afirmó que los salarios estén muy altos en la actualidad, y que su respuesta se basaba en rechazar el aumento del salario mínimo.

Más recientemente, el virtual nominado republicano ha usado como parte de sus críticas a la situación económica actual el mal estado de los salarios. En su discurso a finales de junio sobre lo que está en juego en la elección, Trump aseguró que el sistema político y económico en el país está “amañado”, entre otros, por los “grande donantes quienes quieren mantener bajos los salarios”.

Añadió que los salarios reales de los trabajadores no han sido elevados en 18 años, y que los planes de Clinton sólo empeorarán la situación. Días más tarde dijo que el frenazo en el crecimiento económico desde 2002 ha creado un déficit de 20 millones de empleos, y que esa es la cifra que “pondría a Estados Unidos nuevamente a trabajar con salarios decentes”.

Veredicto

Clinton engaña al decir, frecuentemente, que la opinión de Donald Trump sobre los salarios en el país es que están muy altos. Utiliza sin contexto una respuesta que dio el virtual nominado republicano hace ocho meses para acusarlo, por lo que consideramos su argumento una mentira.

Incluso si Trump hubiera querido decir en noviembre del año pasado que los salarios en el país están muy altos, es evidente que en los últimos meses ha dicho lo contrario, por lo que Clinton tampoco estaría en lo correcto al acusarlo de que esa es su postura actual. También por ese motivo actualizamos nuestro veredicto de casi mentira en abril, a mentira ahora.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad