Maltrato Animal

Cierran templo budista tras hallar 40 cachorros de tigre muertos

Las autoridades encontraron a las crías en un congelador. El centro era muy visitado por los turistas, que podían fotografiarse acariciando y alimentando a los tigres.
1 Jun 2016 – 3:50 PM EDT

Las autoridades tailandesas encontraron este miércoles 40 cachorros de tigre congelados en el templo budista de Pha Luang Ta Bua Yanasampann, conocido popularmente como el "Templo de los Tigres".

Los agentes del Departamento de Conservación de Parques Naturales realizaron este descubrimiento en el tercer día de inspecciones del centro para liberar a los animales tras denuncias de maltrato. El templo fue clausurado tras este hallazgo.

Además de los felinos, imágenes difundidas por el medio khaosod, muestra otros animales muertos junto a los cachorros.

Tan solo una de las crías fue reportada como muerta a las autoridades, tal como requiere la ley.

Las autoridades han conseguido liberar hasta este miércoles 52 tigres y permanecen aún 85 en las instalaciones del centro.


Desde hace años, asociaciones de protección de los animales han criticado este recinto e incluso han acusado a los monjes de participar en operaciones de tráfico ilegal de animales. En zonas de Asia, especialmente por la medicina tradicional china, algunas partes de los tigres son muy codiciadas.

En diciembre del 2014, tres tigres "desaparecieron" de las instalaciones y nunca se pudo explicar dónde acabaron. Numerosas ONG reforzaron sus críticas y sus sospechas del tráfico de animales.

El departamento de Parques Nacionales de Tailandia ya anunció que presentará una denuncia contra el templo por "conservación ilegal de cadáveres de animales".

El centro, que se encuentra en el oeste del país a unas 75 millas de Bangkok (160 kilómetros), abrió sus puertas en el 2001 con tan solo siete tigres. La popularidad del destino hizo que dejara de lado su carácter más espiritual y se convirtiera en un foco turístico.

Los visitantes podían entrar al centro -tras el pago de la entrada- y fotografiarse con estos animales exóticos -tras desembolsar otra cantidad- acariciándolos, jugando con ellos o alimentándolos.


Las asociaciones han denunciado que los animales eran drogados para que permanecieran tranquilos junto a los turistas. Los monjes siempre lo han negado y han sostenido que su buen comportamiento con los humanos se debía al adiestramiento.

El corresponsal del diario El Mundo informó que los religiosos habían creado una empresa, Tiger Templo Co., para gestionar sus ingresos que llegaron a ser de 2.8 millones de dólares anuales, según el Bangkok Post.

Los religiosos justificaron en marzo los cadáveres al hecho de una alta mortalidad entre las crías de los tigres. Además, explicaron que desde 2010 han congelado los cachorros en lugar de quemarlos. También criticaron a los que "sacan conclusiones demasiado pronto".

Esta no ha sido la primera vez que las autoridades de Tailandia han intentado arrebatar a los monjes a los animales. Una operación similar a la de esta semana fue lanzada en 2015 pero tuvo que ser abortada ante la oposición de los religiosos.

RELACIONADOS:Maltrato AnimalContrabando
Publicidad